Microorganismos antárticos podrían usarse para disminuir el uso de fertilizantes a base de fósforo

Publicado en SobreCiencia.
Léelo completo en su sitio: https://www.sobreciencia.uy/microorganismos-antarticos-podrian-usarse-para-disminuir-el-uso-de-fertilizantes-a-base-de-fosforo/

Investigación del Instituto Clemente Estable. Entrevista a la Dra. Natalia Bajsa.                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                        El Instituto de Investigaciones Biológicas Clemente Estable (IIBCE) y la Facultad de Agronomía de la Udelar, abrieron un llamado dirigido a estudiantes de Ingeniería Agronómica, Licenciatura en Biología y en Bioquímica, para participar de un trabajo de investigación denominado “Microorganismos involucrados en la absorción de fósforo en plantas de ambientes extremos”.

Esta propuesta de tesis o pasantía en ecología microbiana, se realizará en la Isla Rey Jorge de la Antártida, entre mayo y junio de este año.

SobreCiencia conversó con la Dra. Natalia Bajsa, una de la investigadoras referentes, integrante del Laboratorio de Ecología Microbiana del IIBCE.
Bajsa contó que están trabajando con microorganismos que ayudan al crecimiento de dos plantas nativas vasculares que hay en la Antártida, y señaló que uno de los mecanismos de promoción de crecimiento, es facilitar la captura de fósforo.

– “A veces en los suelos existen grandes cantidades de fósforo, pero no están disponibles para las plantas. Hay algunos microorganismos que pueden pasar ese fósforo insoluble a una forma soluble que las plantas puedan utilizar. La Antártida es un ambiente seco y con pocos nutrientes, por lo tanto, estas plantas tienen que tener mecanismos de absorción de nutrientes más desarrollados y diferentes a los que hay en los climas templados. Hay dos tipos de microorganismos que tienen esa capacidad, que son bacterias y micorrizas, que se forman entre hongos y la planta, también para captar nutrientes”- detalló.

El objetivo es utilizar estos procesos naturales para que los productores sustituyan los fertilizantes por mecanismos más sustentables, como la introducción de estos microorganismos para mejorar la fertilidad de los suelos.

– “La idea es favorecer estos procesos para que vuelvan a ocurrir naturalmente y que no haya que agregar un insumo externo a los cultivos. Utilizar estos microorganismos es más barato, porque no se precisan insumos externos ni otro tipo de manejos. Tal vez la producción no sea tan alta, pero cuando se hace la diferencia entre lo que se invirtió y lo que se ganó, en general la producción orgánica termina siendo más conveniente, y sin deterioro del recurso”- agregó Bajsa.

La científica anunció que el próximo 25 de abril se realizará un Seminario titulado “Plan Nacional de Agroecología en Uruguay”, organizado por el núcleo TÁ, con el objetivo de generar insumos para la aplicación del Plan Nacional de Agroecología, una ley que se aprobó en Uruguay a fines del año pasado.
El evento, que se realizará en el Salón Dorado de la Intendencia de Montevideo. contará con la presencia de invitados extranjeros, entre ellos Eduardo Cerdá (Argentina), que cuenta con una amplia experiencia en la utilización de estas formas de cultivo a gran escala.

“Hay más cantidad de productores orgánicos que necesitan un asesoramiento, y este Plan Nacional de Agroecología tiene el objetivo de implementar los mecanismos para promover esas formas de producción; en investigación, en formación, en asistencia técnica y en todos los aspectos que cubren los sistemas de producción alimentaria”- puntualizó.

Bajsa destacó el potencial exploratorio de la Antártida y el trabajo del Instituto Antártico Uruguayo, que posibilita las investigaciones en esa región. Recordó que el Tratado Antártico promueve la cooperación entre los países en investigación, por lo que este proyecto no puede traducirse en un rédito económico particular, y aclaró que los microorganismos en sí, no pueden patentarse.

Los estudiantes interesados en participar de la investigación “Microorganismos involucrados en la absorción de fósforo en plantas de ambientes extremos“, tienen tiempo hasta el próximo 21 de abril.

Más información aquí

Texto: Alexandra Perrone

Entrevista: Gustavo Villa


 

Anuncios

Ejercicios físicos intensos breves reducen riesgos de enfermedades no transmisibles

Publicado en SobreCiencia.
Léelo completo en su sitio: https://www.sobreciencia.uy/ejercicios-fisicos-intensos-breves-reducen-riesgos-de-enfermedades-no-transmisibles/

La dificultad que tienen las personas para dedicar tiempo a la actividad física, propicia  nuevas modalidades, como la “sprint interval training”.                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                          Stefano Benítez, magister en investigación de actividad física y deportes, habló nuevamente con SobreCiencia tras publicar un nuevo trabajo vinculado a  conocer los efectos del ejercicio físico en muy cortos períodos de tiempo.

Las investigaciones de Benítez partieron de estudios que señalan la dificultad que tienen las personas para dedicarle tiempo a la actividad física, algo que produce un alto índice de casos de enfermedades crónicas no transmisibles.

Actualmente, y tras ganar un fondo de investigación de la Comisión Sectorial de Investigación Científica (CSIC), trabaja en un proyecto en conjunto con el Instituto Superior de Educación Física (ISEF).

El experto publicó hace pocos días, junto a otros científicos, el artículo “Efectos combinados de esfuerzos muy cortos durante el entrenamiento de velocidad y de resistencia en las adaptaciones físicas y fisiológicas después de dos semanas de entrenamiento” en la European Journal of Applied Physiology (Revista Europea de Fisiología Aplicada).

Los estudios se basaron en la investigación de los efectos de una modalidad de ejercicios denominada “sprint interval training”, dentro del “high intensity interval training”, una modalidad   que ha crecido exponencialmente en el campo científico. Benítez detalló a SobreCiencia los efectos que este tipo de ejercicios generan a nivel fisiológico.

En un primer trabajo comparamos dos tipos de esfuerzos a máxima intensidad, con una carga ajustada al peso corporal, que pueden ser realizadas en bicicleta en elíptica o en cintas. Y observamos en este primer trabajo que los esfuerzos más cortos eran más eficientes, porque lograban menores niveles de fatiga, mantenían la respuesta mecánica en una forma más alta a nivel de potencia, trabajo y fuerza. Y aparte de eso lograban una exigencia cardiorespiratoria interesante en los participantes, que eso a largo plazo puede inducir a adaptaciones crónicas en lo que es el consumo de oxígeno y el funcionamiento cardiovascular”, explicó.

El científico dijo que debido a la falta de tiempo de las personas, los modelos de ejercicio físico se están enfocando a intentar reducir el volumen y estudiar cuál dosis puede causar mayores efectos a nivel de salud. Explicó que es por eso que se ha dejado un poco de lado el entrenamiento continuo de baja intensidad, y se apunta hacia modelos más intensos, dando su origen en el valor que tiene la intensidad en generar adaptaciones fisiológicas.

Nosotros planteamos una propuesta bastante innovadora para lo que había en el área. En primera instancia planteamos entrenamientos con un volumen reducido de 12 minutos en total, con entrada en calor y vuelta a la calma. El sujeto en doce minutos terminaba de hacer todo.

Esfuerzos máximos de cinco segundos en bicicleta y en sentadilla, con cargas muy bajas, más o menos entre seis y doce series, dependiendo de la sesión que hacía cada uno de los grupos, y un tercer grupo que combinaba las dos modalidades de entrenamiento. Y de ahí en más, estudiamos durante dos semanas qué efectos se generaban en la capacidad cardiorespiratoria y en marcadores de estrés oxidativo. También medimos algunas variables fisiológicas y físicas vinculadas con el rendimiento de los sujetos”, detalló.

Benítez dijo que la idea es tratar de hacer cosas simples, que no demanden mucho tiempo, y que permitan que las personas mejoren en sus capacidades físicas y en su estado de salud.

Con una frecuencia de tres veces por semana se logran adaptaciones súper positivas, y ya hay algunos estudios que separan una frecuencia de cuatro días con una de tres, y no ven muchas modificaciones. Con dos o tres veces por semana con entrenamientos medianamente intensos, el sujeto va a mantener una calidad de vida medianamente buena. Con veinte minutos con una mediana intensidad, se puede lograr beneficios para la salud.

Se debería tener una política nacional de fomentar, cuidar e instrumentar de una forma científica y con calidad de lo que se hace y se certifica, porque a la larga estamos teniendo muchos problemas de salud, las personas tienen muchas discapacidades físicas, ausentismo laboral, que genera un daño enorme para el país, que tal vez no se ve en el día a día, pero sí a largo plazo”-concluyó.

Texto: Alexandra Perrone

Entrevista: Gustavo Villa


 

Colectivo de investigadores uruguayos creció un 65% en diez años

Publicado en SobreCiencia.
Léelo completo en su sitio: https://www.sobreciencia.uy/colectivo-de-investigadores-uruguayos-crecio-un-65-en-diez-anos/

Más de 1800 científicos forman parte del Sistema Nacional de Investigadores (SNI).                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                  Este lunes 1º de abril se llevó a cabo el evento por los 10 años del Sistema Nacional de Investigadores (SNI), una iniciativa que promueve, mediante una evaluación periódica, la categorización y el incentivo económico de los investigadores. Busca el apoyo a la producción de conocimiento y  la expansión de la comunidad científica nacional.

El presidente del Academia Nacional de Ciencias, Rafael Radi, dijo a SobreCiencia que en los últimos treinta años, tres grandes hitos marcaron un empuje en el sistema científico nacional. Mencionó que en 1987 se creó el Programa de Desarrollo de las Ciencias Básica (Pedeciba), en 1998 el Fondo Nacional de Investigadores y en 2007 el SNI. Este proyecto fue creado por el artículo 305 de la Ley 18.172 (correspondiente a la rendición de cuentas 2007) en el ámbito de la Agencia Nacional de Investigación e Innovación (ANII).

Radi puntualizó que en la primera edición del SNI, que se convocó en 2008, fueron categorizados y seleccionados 1100 investigadores. Diez años después, la cifra alcanzó a los 1817 científicos que abarcan seis grandes áreas de conocimiento: ciencias exactas y naturales, médicas y de la salud, agro veterinarias, sociales, humanísticas e ingenierías y tecnologías.

El Sistema Nacional de Investigadores se ha transformado en un análisis y categorización sistemático de todas las capacidades científico-tecnológicas del Uruguay a nivel de los individuos. El SNI censó y categorizó, a punto de partida de presentaciones individuales, a aquellos investigadores que cumplen con una serie de criterios que le brindan estándares de calidad en su producción, formación e impacto a nivel internacional. En estas seis macro áreas, el conjunto de investigadores ha crecido en el entorno del 65% en diez años”, señaló.

Radi hizo referencia a las ventajas que brinda a los científicos formar parte del SNI. Explicó que además del reconocimiento tras un proceso de evaluación muy exigente, permite un acceso a otros instrumentos de promoción de la investigación, como la presentación a proyectos o dirección de tesis. Explicó además que el SNI es un sistema de incentivo, ya que todos los investigadores reciben una pequeña contribución económica mensual, reconociendo de forma material su pertenencia al Sistema.

En el SNI hay cuatro niveles, empezando por más jóvenes y hasta los más consolidados. Los períodos de evaluación oscilan entre tres y cuatro años. y se revalúa todo de vuelta. Uno puede salir del sistema si en ese periodo de actuación no logró un nivel de productividad, de formación de recursos humanos o de generación de conocimiento original acorde a los criterios de evaluación que se especifican en cada llamado”, explicó.

Para aquellos que no ingresan al sistema, las evaluaciones marcan puntos débiles que se estimulan a que sean superados en un futuro llamado. El ejercicio de presentarse sirve como directiva para que en la próxima convocatoria, se presenten tomando en cuenta las consideraciones de los evaluadores. El porcentaje de recambio en cada llamado, es del orden del 10 %”, amplió.

Radi dijo que hoy, en términos reales, el apoyo económico que aporta el SNI a los investigadores que lo integran, ha sufrido un deterioro importante en relación a lo que fue al comienzo. Algo que, subrayó, debe ser corregido en el mediano plazo si se quiere mantener este aporte como uno de los objetivos que planteaba la ley.

Desde la Academia de Ciencias, desde la Universidad, desde la ANII, todos nos estamos preparando para renovar las agendas, para volver a ponerlas arriba de la mesa y para hacerle llegar a los partidos políticos y los candidatos cuál es nuestra mirada acerca de lo que debe ser la inserción de la ciencia y la tecnología en el futuro quinquenio de Uruguay. Entiendo que no hay una posición ‘en contra de’, pero para generar una posición a favor, o pro activa; hay que hacer mucho trabajo, porque las campañas políticas tratan un conjunto de temas que son muy grandes, y siempre cuesta hacer ingresar este tema en la campaña política. Pero tenemos que hacerle llegar al conjunto de la sociedad la relevancia de lo que es tener un sistema científico, pujante, potente y categorizado”, dijo.

El Sistema Nacional de Investigadores es un capital enorme que el Uruguay tiene en todas las áreas del conocimiento. Hay que aprovecharlo de forma más intensa, no solamente para el sector académico, sino también al no académico y al público y privado”, concluyó.

 

Texto: Alexandra Perrone

Entrevista: Gustavo Villa

 


 

Incubacoop abrirá en abril llamado a proyectos de emprendimiento

Publicado en SobreCiencia.
Léelo completo en su sitio: https://www.sobreciencia.uy/incubacoop-abrira-en-abril-llamado-a-proyectos-de-emprendimiento/

La incubadora de emprendimientos apuntó a propuestas intensivas en innovación y conocimiento.                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                  La incubadora de iniciativas en áreas intensivas en innovación y conocimiento Icubacoop abrirá en abril el llamado a proyectos. Es la cuarta generación de proyectos de la incubadora, informó en SobreCiencia el gerente ejecutivo de Incubacoop, Alfredo Belo.

En esta oportunidad se trabaja en una modalidad que da posibilidades de reformulación de proyectos a partir de evaluaciones previas, señaló Belo. Tampoco hay una competencia directa, si bien los cupos son limitados, comentó.

El gerente de Incubacoop informó que en la generación anterior de propuestas hay varias referidos a turismo. Hay un emprendimiento de 25 de Mayo y otro de Cardal, detalló.

Más información para presentar las postulaciones se puede obtener en la página web de Incubacoop.

Texto: Web Radio Uruguay

Entrevista: Gustavo Villa

 


 

 

Programa de Inclusión Social de la CSIC abrió llamado 2019 a proyectos

Publicado en SobreCiencia.
Léelo completo en su sitio: https://www.sobreciencia.uy/programa-de-inclusion-social-de-la-csic-abrio-llamado-2019-a-proyectos/

Tendrán prioridad las propuestas enfocadas en el Sistema de Cuidados.                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                         El programa de Inclusión Social de la Comisión Sectorial de Innovación Científica (CSIC) lanzó este lunes la convocaría 2019 a proyectos de investigación. En esta edición tendrán prioridad aquellas propuestas enfocadas en el Sistema Nacional Integrado de Cuidados (SNIC).

La coordinadora académica en CSIC, Judith Sutz, dijo en SobreCiencia que el objetivo del programa es aportar a la identificación de problemas en cuya solución la ciencia podría ayudar. Uno de los primeros pasos, comentó, es que esos problemas sean percibidos como de interés académico.

Se propone el enfoque sobre el Sistema de Cuidados porque es una apuesta nacional de una enorme importancia”, subrayó Sutz. La curva demográfica hace que sea esencial su desarrollo, comentó y señaló que seguramente se platearán problemas que el conocimiento puede solucionar. “Descubrir cuáles son y en qué la ciencia puede aportar no es simple”, agregó.

Lo más importante es hacerse la pregunta. Después pelearemos por encontrar la respuesta y después por implementarla. Pero lo más importante es seguir haciendo preguntas que quizá sin este programa no se habrían hecho”, dijo Sutz.

Texto: Web Radio Uruguay

Foto: universidad.edu.uy

Entrevista: Gustavo Villa