Investigadores uruguayos crearon dispositivo de rehabilitación muscular

Publicado en SobreCiencia.
Léelo completo en su sitio: https://sobreciencia.uy/investigadores-uruguayos-crearon-dispositivo-de-rehabilitacion-muscular/

Permite cuantificar y dosificar maniobras de rehabilitación.  El dispositivo será presentado en el SABI 2020.                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                        Del 4 al 6 de marzo se llevará a cabo en el Argentino Hotel de Piriápolis el 22º Congreso de Bioingeniería y la 11ª Jornada de Ingeniería Clínica de la Sociedad Argentina de Bioingeniería (SABI 2020).

Uno de los instrumentos que se presentarán es el Dinabang, un dispositivo de rehabilitación muscular en pacientes con plastia del ligamento cruzado anterior.

Darío Santos, magister en ciencias médicas, licenciado en fisioterapia y uno de los desarrolladores de este dispositivo,  dijo a SobreCiencia que Dinabang es el resultado del trabajo interdisciplinario entre ingenieros, docentes e investigadores del área de las ciencias médicas y de educación física. Explicó que uno de los aportes es que permite cuantificar y dosificar maniobras de rehabilitación para que los ejercicios sean los adecuados y así evitar que la lesión se resienta.

Santos agregó además que el dispositivo también tiene aplicaciones en la prevención, sobre todo en el deporte, ya que es capaz de detectar asimetrías musculares que puedan predisponer a lesiones.

Es un esfuerzo conjunto entre el Hospital Británico y la Universidad de la República para dar valor y poder identificar los esfuerzos, y así poder planificar la rehabilitación y la fisioterapia de esta zona del muslo que necesita recuperar su fuerza”, detalló.

Santos contó que Dinabang surgió de un proyecto de final de carrera de los estudiantes de ingeniería eléctrica Rodrigo Barboza, Jorge Domínguez y Agustín Fernández.  Los tutores del proyecto fueron Francisco Veirano y Pablo Pérez del Instituto de Ingeniería Eléctrica de Facultad de Ingeniería de la Universidad de la República, y el propio Santos, del Núcleo de Ingeniería Biomédica (NIB) de Facultad de Medicina e Ingeniería de la Udelar.   Los docentes asociados fueron Pablo Castrillo, Franco Simini y Fernando Silveira.

Barbosa y Domínguez  constituyeron posteriormente una empresa llamada “Movi”, y actualmente son los que están comercializando el dispositivo.

Nosotros de alguna manera estamos otorgando todo lo que es el proceso y las líneas de investigación con Dinabang, para permitir incorporar medidas de referencia y valores a los que se debe alcanzar“, dijo Santos.

Santos anunció que previo al “SABI 2020” se llevarán a cabo, el lunes 2 y el martes 3 de marzo, dos Cursos Precongreso, uno en el Hospital de Clínicas sobre la rehabilitación de la rodilla, y otro en Punta del Este, específicamente sobre la aplicación de la tecnología a la rehabilitación y al deporte.

Más información de los cursos aquí

Texto: Web Radio Uruguay/SobreCiencia

Escuchar entrevista:


Ciencia y tecnología: en lugares de dirección, los hombres duplican a las mujeres

Publicado en SobreCiencia.
Léelo completo en su sitio: https://sobreciencia.uy/ciencia-y-tecnologia-en-lugares-de-direccion-los-hombres-duplican-a-las-mujeres/

Se presentó el informe “Mujeres en ciencia, tecnología e innovación en Uruguay”.                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                           La Mesa Interinstitucional Mujeres en Ciencia, Innovación y Tecnología presentó el informe “Mujeres en ciencia, tecnología e innovación en Uruguay”.

Mariana Sotelo y Virginia Alonso, integrantes de la mesa, repasaron en SobreCiencia que uno de los datos que revela la investigación es que en cargos gerenciales y de dirección participan un 32% de los hombres que trabajan en ciencia y tecnología y un 15% de mujeres.

Otro de los datos que emergieron del trabajo, es que un 38% de los investigadores en ciencia y tecnología que trabajan en el diseño de políticas son hombres y un 21% son mujeres, repasó Sotelo.

Además de que ya desde los primeros niveles de formación ingresan menos mujeres, acotó Alonso, a medida que se va ascendiendo en los grados académicos va disminuyendo la proporción de mujeres.

Algunas de las causas son la tenencia de hijos a cargo y el cuidado del hogar, tareas que según la investigación son mayoritariamente hechas por las mujeres, apuntaron.  Sotelo agregó  que un 50% de las investigadoras consultadas dijo ser la principal encargada de esas tareas y entre los hombres, dijeron encargarse de esas funciones un 7%.

También hay barreras institucionales referidas, por ejemplo, al tiempo de licencia maternal, agregó. Si bien algunas instituciones vienen implemento políticas de mejoramiento de esas condiciones, aún hay mucho por hacer, dijeron.                       “Se necesitan políticas para eliminar las desigualdades”, enfatizó Sotelo,  y apuntó que las barreras empiezan temprano.               “Hay muchísimo por trabajar desde la educación inicial”, expresó.

Texto: Web Radio Uruguay

 

Presentación: Mujeres en Ciencia, Tecnología e Innovación en Uruguay: un factor clave para avanzar en igualdad de género y desarrollo sostenible

Resumen ejecutivo-Informe País

Escuchar entrevista:


 

El día que no debería existir

Publicado en Cosmotales .
Léelo completo en su sitio: https://cosmotales.co/2020/02/17/el-dia-que-no-deberia-existir/

smiling-girl-using-laptop-thumbnail.jpg

La figura de Marie Curie es sin duda la más reconocida entre las mujeres que dedicaron su vida a la ciencia. Su ejemplo ha sido inspirador y su historia sintetiza fielmente el arduo camino de las mujeres para abrirse espacios en el mundo científico, venciendo estereotipos, antisemitismo y, en resumen, enfrentándose a una sonada discriminación.

Es desconcertante confirmar que un siglo después, cuando Marie Curie continúa siendo un ícono del mundo científico y de la cultura popular, las nuevas generaciones de mujeres científicas siguen teniendo que luchar, como ella, en muchos aspectos de su inclusión en una estructura científica dominada por hombres, y que desde temprana edad los sueños de muchas de ellas, que quieren dedicar su vida a la ciencia, se ven truncados por sus propias familias y entorno. Esta situación debe seguir dándose a conocer, como un paso importante para llamar la atención de la sociedad a todos los niveles, y sacar a la luz una gran cantidad de sesgos que siguen afectando la educación y la participación de las mujeres en la ciencia. 

Sumado a ello están los sesgos en el reconocimiento al trabajo de las mujeres en la ciencia en los cuales todos caemos. En la investigación en astronomía, por ejemplo, reconocemos el apellido Herschel como el científico británico del siglo XVIII, observador del cielo, y descubridor del planeta Urano, pero en una buena cantidad de casos se refiere a su hermana Caroline, considerada la primera astrónoma profesional, descubridora de ocho cometas, tres nebulosas, y quien elaboro varios catálogo astronómicos. Lo propio pasa con muchos apellidos que leemos en referencias en artículos científicos o libros, y asignamos casi que instintivamente a hombres.

En el año 2015, la Asamblea General de las Naciones Unidas proclama el Día Internacional de la Mujer y la Niña y la Ciencia, que desde entonces se celebra anualmente el 11 de febrero, con el objetivo de reconocer el rol crítico que juegan las mujeres y las niñas en la ciencia, y como parte de la prioridad global para la igualdad entre hombres y mujeres.

En una sociedad igualitaria entre hombres y mujeres deberíamos alcanzar la situación en que nadie tenga que escribir sobre estas cuestiones, y mucho menos necesitemos un Día de la Mujer y la Niña en la Ciencia para hacer un llamado de atención sobre tales desigualdades y recordar que las mujeres y las niñas desempeñan un papel fundamental en áreas científicas y tecnológicas.

Midiendo la velocidad de la luz en el agua

Publicado en el blog de Martín Monteiro .

Léelo completo en su sitio: http://fisicamartin.blogspot.com/2020/02/midiendo-la-velocidad-de-la-luz-en-el.html

Hace un tiempo mostraba un método muy sencillo y directo para medir la velocidad del sonido en el agua utilizando un smartphone sumergible a modo de hidrófono. Ahora, siguiendo la línea de “hacer física con dispositivos” (#DevicePhysics), inspirado en Eugenia Etkina, como lo comentaba en una nota anterior, voy a mostrar una forma de medir la velocidad de la luz en el agua utilizando un medidor láser de distancia (MLD). Estos instrumentos son muy fáciles de usar. Por ejemplo, si se quiere medir la altura de un techo, simplemente se apoya el MLD en el piso, apuntando hacia arriba y tras unos breves pulsos de luz se obtiene la distancia en la pantalla.

Un Punto Azul Pálido

Publicado en el blog de Martín Monteiro .
Léelo completo en su sitio: http://fisicamartin.blogspot.com/2020/02/un-punto-azul-palido.html

El 14 de febrero de 1990, Carl Sagan solicitó que la sonda espacial Voyager-1 girara para registrar la fotografía más distante jamás tomada de la Tierra, 40 veces más lejos que el Sol (tan lejos como Plutón). En esa imagen nuestro planeta aparece como un simple punto en la inmensidad del espacio, inspirando las profundas reflexiones que Carl Sagan escribió en su libro de 1994, “Un punto azul pálido: una visión del futuro humano en el espacio.”

“Mira ese punto. Eso es aquí. Ese es nuestro hogar. Eso somos nosotros. En él, todos los que amas, todos los que conoces, todos de quienes alguna vez escuchaste, cada ser humano que ha existido, vivió su vida allí. La suma de todas nuestras alegrías y sufrimientos, miles de religiones seguras de sí mismas, ideologías y doctrinas económicas, cada cazador y recolector, cada héroe y cobarde, cada creador y destructor de civilizaciones, cada rey y campesino, cada joven pareja enamorada, cada madre y padre, niño esperanzado, inventor y explorador, cada maestro de la moral, cada político corrupto, cada “superestrella”, cada “líder supremo”, cada santo y pecador en la historia de nuestra especie, vivió ahí – en una mota de polvo suspendida en un rayo de sol.
La Tierra es un escenario muy pequeño en la vasta arena cósmica. Piensa en los ríos de sangre vertida por todos esos generales y emperadores, para que en su gloria y triunfo, pudieran convertirse en amos momentáneos de una fracción de un punto. Piensa en las interminables crueldades cometidas por los habitantes de una esquina del punto sobre los apenas distinguibles habitantes de alguna otra esquina. Cuán frecuentes sus malentendidos, cuán ávidos están de matarse los unos a los otros, cómo de fervientes son sus odios. Nuestras posturas, nuestra importancia imaginaria, la ilusión de que ocupamos una posición privilegiada en el Universo… es desafiada por este punto de luz pálido.
Nuestro planeta es una solitaria mancha en la gran y envolvente penumbra cósmica. En nuestra oscuridad —en toda esta vastedad—, no hay ni un indicio de que vaya a llegar ayuda desde algún otro lugar para salvarnos de nosotros mismos. La Tierra es el único mundo conocido hasta ahora que alberga vida. No hay ningún otro lugar, al menos en el futuro próximo, al cual nuestra especie pudiera migrar. Visitar, sí. Asentarnos, aún no. Nos guste o no, por el momento la Tierra es donde tenemos que quedarnos. Se ha dicho que la astronomía es una formadora de humildad y carácter. Tal vez no hay mejor demostración de la locura de la soberbia humana que esta distante imagen de nuestro minúsculo mundo. Para mí, subraya nuestra responsabilidad de tratarnos mejor los unos a los otros, y de preservar y querer ese punto azul pálido, el único hogar que conocemos.”
Carl Sagan

Gracias por leerme.
Ojalá te haya gustado esta nota.
Me gustaría conocer tus opiniones. No dudes en compartir tus comentarios al final de esta página.
Si te gustó, puedes compartirlo en tus redes.
¡Gracias por tu apoyo!
En este botón puedes dejarme una pequeña colaboración:

https://redlbc.files.wordpress.com/2020/02/1edbd-d1.png?w=300