Apagado: un volcán muy prendido

Publicado en Aficienciando.
Léelo completo en su sitio: https://aficientifico.wordpress.com/2018/01/15/apagado-un-volcan-muy-prendido/

Cuando se piensa en volcanes, suele hacerse en grandes montañas que se ven a largas distancias, cubiertas de un impecable manto blanco que refleja los rayos del sol y son motivo de postales turísticas. Algunos pueden no ser tan armónicos, pero siguen imponiendo su presencia. Sin embargo, existen otros que los podemos tener al lado […]

Anuncios

Ciencia en el Vaticano: ¿El papa Francisco entiende si le hablo de CRISPR? Por Lorena Díaz

Publicado en Chile Científico.
Léelo completo en su sitio: http://chilecientifico.com/ciencia-en-el-vaticano-el-papa-francisco-entiende-si-le-hablo-de-crispr/

Lorena Díaz

La visita del papa Francisco a nuestro país coincide, en algunos días, con la realización del #CongresoFuturo2018 (entre 15 y el 21 de enero).

El interés de los medios por cubrir e informar acerca de estos dos eventos ha sido claramente dispar, lo cual es consecuencia directa del conjunto de medidas adoptadas por el gobierno ante la visita papal, comenzando por la rápida aprobación del feriado del día 16 de enero para la Región Metropolitana.

Los avances científicos y tecnológicos, y el vínculo de estos con la sociedad, la cultura, la salud, el trabajo, la política y el desarrollo sustentable, son materias que aún parecen ser “menos populares” y son relegadas al último lugar de nuestra lista de prioridades.

Ciencia y religión han sido enfrentadas históricamente bajo el argumento de “diferencias irreconciliables”, partiendo por la incompatibilidad entre la teoría darwiniana de la evolución y el creacionismo religioso.

Sin embargo, la Iglesia Católica se ha pronunciado en más de una ocasión con la intención de conciliar este conflicto, reconociendo la veracidad de la teoría de la evolución “en cuanto busca el origen del cuerpo humano en una materia viva preexistente -pero la fe católica manda defender que las almas son creadas inmediatamente por Dios[1]. Esta postura fue reiterada por el papa Juan Pablo II [2] y, más recientemente, por el papa Francisco al aclarar que “Él creó a todos los seres y los dejó desarrollarse según las leyes internas que dio a cada uno para que llegaran a su plenitud[3].

La Iglesia Católica no es una institución negada ni desactualizada en lo que a ciencias se refiere, contrario a lo que muchos podrían pensar. De hecho, la academia de ciencias más antigua del mundo es la Academia Pontificia de Ciencias, fundada el año 1603. Para tener una referencia, la Royal Society de Londres fue conformada el año 1660, mientras que la National Academy of Sciences de Estados Unidos fue fundada en 1863.

El académico de la Universidad Católica, Rafael Vicuña

La Academia Pontificia es la única academia de ciencias supranacional, con 36 países representados en sus 80 miembros vitalicios, dentro de los que se encuentra el chileno Rafael Vicuña. El bioquímico, doctor en filosofía y ex decano de la Facultad de Ciencias Biológicas de la Universidad Católica es miembro de la Academia Pontificia desde el año 2000 y, a partir de 2009, forma parte de su Consejo Directivo. Además, en 2014 fue convocado a participar en el Consejo Pontificio de la Cultura, donde junto al filósofo francés Jean-Luc Marion, son los únicos laicos.

La Academia Pontificia de Ciencias sesiona dos veces al año en Roma y, en conjunto con la Academia de Ciencias Sociales y el Consejo de la Cultura, asesoran e informan al papa en ejercicio sobre los temas contingentes. Según Vicuña, la Academia Pontificia no es ‘la voz’ del Vaticano en ciencias, sino una muestra de que la Iglesia se interesa en el avance de la ciencia. Y agrega que “en el caso de Francisco, él ha manifestado un interés muy especial por nuestro trabajo[3].

El papa Francisco ha promovido la discusión en torno a la dignidad del hombre, proponiendo temas como el de los narcóticos, el desarrollo sustentable, el cambio climático, la contaminación del aire y el tráfico de órganos. En la última plenaria, por ejemplo, Vicuña comenta que tuvo que exponer acerca de la modificación genética de embriones[3], un tema tremendamente controversial desde las primeras publicaciones sobre la tecnología CRISPR-Cas9.

Stephen Hawking, miembro vitalicio de la Academia Pontifica de Ciencias desde 1986.

Desde la vereda de la comunidad científica, la participación activa en la Academia Pontificia se remonta a sus primeros años, cuando Galileo Galilei fue incorporado en 1610. Más tarde, los premios Nobel de física Max Planck (1918), Niels Bohr (1922) y Werner Heisenberg (1932), también formaron parte de la Academia. Así mismo lo hicieron los premios Nobel de fisiología Alexander Fleming (1945) y Rita Levi-Montalcini (1986).

Actualmente en la Academia Pontificia participan los premios Nobel David Baltimore (fisiología y medicina, 1975), Ada E. Yonath (química, 2009), Shinya Yamanaka (fisiología y medicina, 2012) y Robert Eric Betzig (química, 2015), entre otros, además de científicos connotados como Stephen W. Hawking, Beatrice Mintz, Yves Coppens y Francis Collins.

El que una institución como la Iglesia Católica, fuertemente enraizada en su tradición e ideología, con el alcance que tiene su postura sobre los católicos -que se estima alcanzan cercadel 31% de la población mundial[4]– muestre preocupación por mantenerse al día con respecto a la ciencia y la tecnología, es una señal muy positiva.

A pesar de que hoy la iglesia se percibe como arcaica y desactualizada, desconectada con los tiempos modernos y con los cambios sociales que experimenta el mundo -lo cual es cierto en muchos aspectos-, al parecer sí existe preocupación por mantenerse al día en el ámbito de los avances científicos. Más aún, saber que su máxima autoridad recibe asesoría respecto a estos temas de manera periódica y que existe completa libertad para discutirlos en todos sus aspectos, puede ayudar a derribar algunos de los prejuicios que tenemos frente a esta institución y sus representantes.

Llevándolo al ámbito político, sería deseable que un presidente contara con esta asesoría, un comité de expertos de diversas áreas de las ciencias naturales y de las ciencias sociales, que expongan sobre las problemáticas actuales y logren llegar a una postura consenso respecto a ellos. Especialmente en el Chile de hoy, una iniciativa de este tipo se agradecería enormemente.

Referencias:

[1] Pio XXI.Vaticano II. Carta Encíclica Humani Generis del Sumo Pontífice Pio XXI “Sobre las falsas opiniones contra los fundamentos de la Iglesia Católica”. 12 de agosto de 1950, Roma, Italia. Obtenido de:http://w2.vatican.va/content/pius-xii/es/encyclicals/documents/hf_p-xii_enc_12081950_humani-generis.html

[2] Juan Pablo II. Mensaje del Santo Padre Juan Pablo II a los miembros de la Academia Pontificia de Ciencias. 22 de octubre de 1996, Ciudad del Vaticano, Roma, Italia. Obtenido de: http://w2.vatican.va/content/john-paul-ii/es/messages/pont_messages/1996/documents/hf_jp-ii_mes_19961022_evoluzione.html

[3] Vergara, P. & Vial, M. S. “El papa en su dimensión más cotidiana y en la de los grandes temas que hoy lo preocupan” [en línea]. El Mercurio, domingo 24 de diciembre de 2017. <http://impresa.elmercurio.com/Pages/NewsDetail.aspx?dt=2017-12-24&dtB=24-12-2017%200:00:00&PaginaId=16&bodyid=10> [consultado: 2 de enero 2018].

[4] PewResearch Center.The Changing Global ReligiousLandscape [enlínea]. 5 de abril de 2017. <http://www.pewforum.org/2017/04/05/the-changing-global-religious-landscape/> [consultado: 5 de enero 2018].

La entrada Ciencia en el Vaticano: ¿El papa Francisco entiende si le hablo de CRISPR? se publicó primero en Chile Científico.

Un mar caliente, privado de tortugas marinas machos …

Publicado en Historias Cienciacionales.
Léelo completo en su sitio: http://historiascienciacionales.tumblr.com/post/169634604971

Un mar caliente,
privado de tortugas marinas machos             

/ Cada vez están
naciendo menos tortugas macho en las playas del norte de Australia.
Parece que el calentamiento global es la causa. Según un estudio
reciente, en los últimos 20 años la proporción de hembras de las
tortugas marinas cercanas a la Gran Barrera de Coral es cada vez
mayor. Puesto que el sexo de una tortuga se determina por la
temperatura a la que empollan los huevos, los investigadores autores
del estudio piensan que el aumento constante de las temperaturas del
agua del mar es la principal causa de ese desequilibrio entre los
sexos. Y alertan que es posible que la población se quede sin un
solo macho en el futuro.

Este fenómeno se
venía sospechando desde hace años, pero era difícil corroborarlo
porque es complicado enterarse del sexo de una tortuga. No son
animales que tengan rasgos sexuales claramente distinguibles entre un
sexo y otro. Para averiguar el sexo, los científicos autores del
estudio, liderados por Michael P. Jensen, de la Administración
Nacional Océanica y Atmosférica de Estados Unidos, analizaron los
niveles hormonales en la sangre de cientos de individuos, de
diferentes edades, y provenientes de diferentes zonas alrededor de la
Gran Barrera de Coral en las aguas de Australia.

Mientras que la
población al sur de la Gran Barrera mostró una proporción
ligeramente mayor de hembras, 65%, la población al norte tiene un
sesgo muy extremo: sólo una de cada 100 tortugas es macho. Lo que es
más, cuando los científicos organizaron los datos de acuerdo a la
edad, notaron una tendencia. Entre las tortugas más viejas la
proporción es de alrededor de 86.8% de hembras, pero entre las
tortugas más jóvenes la proporción es 99.1 a 99.8% . Las playas
del norte han tenido aumento de temperaturas promedio en los últimos
años, pero las del sur no tanto. Este estudio muestra que esas
temperaturas han superado en general los 29.3 °C, que es la
temperatura encima de la cual un huevo de tortuga produce una hembra.

Los investigadores,
que publicaron sus resultados esta semana en la revista Current
Biology
, alertan que el cambio climático puede conducir a tener
poblaciones enteramente conformadas de tortugas hembras, con lo que
se amenazaría la población de estas tortugas, que es la más grande
de la especie en el mundo. Y, por tanto, se podría poner en peligro
de un colapso poblacional a estas especies de reptiles o, según los
autores mencionan, llevarlas a la extinción.  

________________

En la imagen, una
cría de tortuga, en una foto tomada por Keenan Adams, y tomada de
Wikimedia Commons:
https://commons.wikimedia.org/wiki/File:Green_Sea_Turtle_(6215133142).jpg

Aquí puedes leer el
artículo original de Jensen y sus colegas, en inglés y de libre
acceso:
http://www.cell.com/current-biology/fulltext/S0960-9822(17)31539-7

Aquí puedes leer
algunas coberturas del estudio:
https://www.elpais.com.uy/vida-actual/estudio-revela-tortugas-verdes-australia-han-dejado-criar-machos.html

http://www.abc.es/natural/cambioclimatico/abci-norte-gran-barrera-coral-solo-nacen-hembras-tortuga-verde-201801121329_noticia.html

Estela de avión asusta a personas en ciudad de México (jueves 11 Enero 2018)

Publicado en El reptiliano escéptico .
Léelo completo en su sitio: http://elreptilianoesceptico.blogspot.com/2018/01/estela-de-avion-asusta-personas-en.html

Estoy leyendo en Twitter a diversas personas preguntar qué objeto está “cayendo” en el cielo. Los tweets los podemos visualizar aquí ( 1 – 2 – 3 -)

Es una estela de color naranja. Piensan que es un bólido, o chatarra espacial. Pero no es así.

La estela tiene todas las características de un contrail de un avión comercial, básicamente vapor de agua que sale de sus toberas. Al ser tomadas las imágenes por el atardecer, los últimos rayos del sol hacen tomar a la estela una coloración amarillenta, naranja o roja.

Aquí unas fotografías:

Y aquí un vídeo demostrativo:

Referencias: 
Sociedad astronómica del Caribe 

La megaestructura alienígena que se hizo polvo de…

Publicado en Historias Cienciacionales.
Léelo completo en su sitio: http://historiascienciacionales.tumblr.com/post/169484909371

La megaestructura
alienígena que se hizo polvo de misterio                            

/ En octubre de 2015,
apareció una noticia de astronomía que vigorizó los anhelos de los
aficionados a la búsqueda de inteligencias extraterrestres. Un grupo
de astrónomos llevaba estudiando meses una estrella con un
comportamiento anómalo y entre las propuestas para explicarlo estaba
la de una superestructura de una civilización alienígena. Pero a
inicios de este año, parece que esa estructura se ha hecho polvo.

El astrónomo Jason
Wright, de la Universidad Estatal de Pennsilvania, fue el que sugirió
la idea. Había variaciones inusuales en el brillo de la estrella,
llamada KIC 8462852. y que originalmente había sido identificada por
el observatorio buscaplanetas Kepler y por ciudadanos que apoyaban
voluntariamente a los astrónomos debido a la gran cantidad de datos
que el telescopio genera a diario. Normalmente, las fluctuaciones en
la luminosidad de una estrella pueden indicar la presencia de
planetas alrededor de ella. Son minúsculos eclipses que podemos
detectar a miles de años luz. Pero en los datos del Kepler había
patrones difíciles de asociar al paso de un planeta. No se trataba
de un patrón regular y periódico. Los datos sugerían, más bien,
la presencia de varios cuerpos pequeños y erráticos que eclipsaban
el brillo de la estrella. Usualmente, la posibilidad de inteligencia
extraterrestre es la última en a lista de explicaciones de los
astrónomos. Pero en esa ocasión, el investigador se arriesgó a
incluir de manera explícita la siguiente hipótesis en la lista: ¿y
si ese patrón fuera causado por una megaestructura alienígena, en
específico, por una esfera de Dyson?

La esfera de Dyson
fue una idea propuesta por el astrónomo Freeman Dyson en 1960. Él
proponía una hipotética megaestructura construida alrededor de una
estrella con el fin de cosechar la energía solar. Decía que la
evidencia de este tipo de estructuras en alguna estrellas podría
indicar la presencia de civilizaciones inteligentes en el cosmos.

Luego de que la
noticia saliera a la luz, por todo el mundo se discutió la
posibilidad de que alrededr de KIC 8462852, hubiera una esfera de
Dyson. Era difícil que el entusiasmo no exudara en los textos. Sin
embargo, los investigadores dejaron claro todo el tiempo que esa idea
se trataba sólo de una propuesta más, y, la verdad, de la última
en la lista de las posibilidades. Entre las otras opciones, había
una nube de cometas, un disco circunestelar como los que hay
alrededor de estrellas jóvenes, una estrella oblongada que causaría
órbitas extrañas en sus planetas, e incluso el paso de una segunda
estrella frente a KIC 8462852 y que arrastrara material de tamaño y
movimiento irregular.

Los científicos no
se dejaron llevar por el entusiasmo. O por lo menos no lo
demostraron. Pero sí aprovecharon el revuelo mediático para obtener
recursos y con ellos hacer análisis más detallados. La astrónoma a
cargo del proyecto inicial de observación, Tabitha Boyajian, también
de la Universidad Estatal de Pensilvania, fundó en 2016 una campaña
en Kickstarter con el fin de comprar tiempo de observación en
telescopios de todo el mundo. Mil setecientas personas donaron poco
más de 100 mil dólares al proyecto, y con esos fondos, Boyajian y
sus colegas compraron tiempo en la Red Global de Telescopios del
Observatorio Las Cumbres, que coordina observatorios de todo tipo por
todas partes del mundo. De marzo a diciembre de 2017, se recogieron
datos de la estrella. Hace algunos días, el equipo publicó sus
primeros análisis en la revista Astronomical Journal Letters y los
resultados son contundentes y despiadados. Es sumamente probable que
todo sólo se trate de polvo estelar.

El equipo de
investigadores, que suma alrededor de 200 individuos, basa sus
conclusiones en un análisis del tipo de radiación que los
observatorios captaron de la estrella. Es posible analizar el brillo
de un astro en varios fragmentos del espectro electromagnético.
Cuando un cuerpo opaco pasa enfrente de una estrella, todo tipo de
luz es bloqueado. Pero en el caso de KIC 8462852, la luz azul era
filtrada más que la luz roja. La luz azul tiene una longitud de onda
más corta que la roja, lo que implica que puede ser bloqueada por
cuerpos pequeños. Esto significa que lo que sea que está entre la
estrella y nosotros no es un cuerpo opaco. No podría ser un planeta.
Ni asteroides. Y definitivamente tampoco megaestructuras alienígenas
como una esfera de Dyson. Pero quizá sí polvo estelar.

Este estudio
disminuye hasta casi cero las probabilidades de que haya una esfera
de Dyson alrededor de esta extraña estrella, que también ha sido
llamada “la estrella de Tabby”, por el apócope de Tabitha. Sin
embargo, no deja por ello de ser una estrella interesante. Todo ese
polvo tiene que venir de algún lado, y ahora el reto es plantear las
explicaciones para ello. Este primer análisis cancela también otras
explicaciones, como la de la estrella oblonga, o el de una colisión
de planetas. Así que el mismo Jason Wright arrojó una más: un
agujero negro entre la estrella y nosotros, que acumula polvo
alrededor de él.

El equipo ha
estudiado cerca del 10% de todos los datos que obtuvieron gracias al
apoyo ciudadano. Así que la historia de KIC 8462852 no está cerca
de terminar. Lo que sí parece haber llegado a su fin es la
improbable, pero ilusionadora idea de que había indicios de una
civilización extraterrestre avanzada en ella. No deberíamos, sin
embargo, perder el interés en ella por eso. Aún sigue siendo una
estrella que debe explicarse, y quién sabe si lo que encontremos sea
más espectacular que lo que estábamos esperando.

____________________________

En la imagen, una
representación artística del anillo de polvo alrededor de la estrella de Tabby, tomada de
Wikipedia:  https://en.wikipedia.org/wiki/KIC_8462852

Aquí una nota de
prensa (en español) de los primeros reportes de la estrella:
http://www.europapress.es/ciencia/astronomia/noticia-descubierto-telescopio-kepler-megaestructura-extraterrestre-20151015191204.html

Aquí el blog de
Jason Wright (en inglés) en el que propone la idea del agujero
negro:

http://sites.psu.edu/astrowright/2016/09/01/what-could-be-going-on-with-boyajians-star-part-vi-black-holes/

Aquí el sitio de
Kickstarter de la campaña:
https://www.kickstarter.com/projects/608159144/the-most-mysterious-star-in-the-galaxy

Aquí la versión de
pre-prensa del artículo, publicado el pasado miércoles en
Astronomical Journal Letters: https://arxiv.org/abs/1801.00732