El IIBCE es pionero en investigaciones vinculadas al sistema nervioso periférico

Publicado en SobreCiencia.
Léelo completo en su sitio: https://www.sobreciencia.uy/el-iibce-es-pionero-en-investigaciones-vinculadas-al-sistema-nervioso-periferico/

Entrevista al Dr. José Roberto Sotelo.                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                   Las investigaciones del Departamento de Proteínas y Ácidos Nucleicos (DPAN) del Instituto de Investigaciones Biológicas Clemente Estable (IIBCE), han abierto una nueva frontera de conocimiento respecto a la traducción axonal de proteínas y a los mecanismos de mantenimiento de las células del Sistema Nervioso Periférico (SPN).

José Roberto Sotelo, investigador del DPAN, explicó a SobreCiencia que hasta hace poco tiempo se consideraba que los axones no tenían síntesis proteica y que su grupo de investigación, junto a otros escasos grupos en el mundo, demostraron que esa teoría no era cierta.

Sotelo recordó que los axones son prolongaciones de las neuronas, junto con las dendritas, y que por ellas se conduce la información eléctrica que se requiere para muchísimas acciones. Su grupo de investigación demostró que los axones sí tienen síntesis proteica, y por lo tanto, cuentan también con lo necesario para realizarla, como ARN mensajeros, ARN de transferencia, y todos los elementos para regular dicha síntesis.

Esto no es un detalle, porque uno de los problemas que tienen los axones es que cuando se cortan no todos regeneran. Los axones del sistema nervioso central no regeneran y producen problemas muy graves para el paciente, como perder la sensibilidad en la zona donde se interrumpieron los axones, o perder la posibilidad de generar una orden en esos circuitos. Se disminuye la vida útil de la persona. Pero los axones periféricos casi todos regeneran, por lo tanto era necesario que se realizaran síntesis proteicas para reconstruir la parte que se había destruido por un accidente o por una enfermedad”, explicó.

El experto especificó que su principal línea actual de investigación está centrada en que no solamente se fabrican proteínas dentro de los axones, sino que también las células de Schwann (células que acompañan a las neuronas durante su crecimiento y desarrollo de su función y recubren a los axones con una vaina aislante de mielina) son capaces de pasarles ARN mensajeros y otros tipos de ARN a los axones.

Esto ha acomplejado el asunto, porque lo que los científicos pensaban es que todo el ARN que necesitaba el axón para la síntesis proteica, provenía exclusivamente del transporte axonal desde el soma de la neurona hacia la periferia. Pero la célula de Schwann también le pasa al axón ARN mensajeros, ARN de transferencia y también proteínas. Esta investigación ha sido publicada hace cuatro o cinco años, y es un tema nuevo que está creciendo”, detalló.

Sotelo destacó que si bien el fin último de la investigación es la aplicabilidad a la salud humana, su grupo trabaja en lo que se denomina “investigación original”, porque son temas que deben ser investigados desde el punto de vista básico, ya que existen  “agujeros ” de conocimiento con respecto a ellos. Agregó además, que esa forma de ver la investigación es la que ha mantenido al IIBCE en el panorama mundial de la ciencia.

El científico explicó que estas investigaciones se realizan con ratas de laboratorio —cumpliendo con las normas éticas— ya que es un buen modelo para analizar la biología celular y molecular de las neuronas, que si bien tiene diferencias con el ser humano, los conocimientos que se obtienen de una experimentación en ratas, son aplicables a nuestra biología.

Por último Sotelo subrayó la importancia de dar a conocer las investigaciones que se realizan en el Instituto.

Texto: Alexandra Perrone

Entrevista: Gustavo Villa


 

Dr. José Roberto Sotelo

Anuncios

SobreCiencia en la 32ª Feria Nacional de Clubes de Ciencia, en Piriápolis

Publicado en SobreCiencia.
Léelo completo en su sitio: https://www.sobreciencia.uy/sobreciencia-en-la-32a-feria-nacional-de-clubes-de-ciencia-en-piriapolis/

El “caracol Tucu Tucu”, “caldo de ortiga para ahuyentar hormigas”, y un “horno solar”, son algunas de las propuestas que pasaron por el estudio móvil de Radio Uruguay.                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                         La charla comenzó con los integrantes del Club de Ciencia del Liceo departamental de Rocha respecto al “Caracol Tucu-Tucu”.
Marina Sosa, Sol Brito y David Chapore, de Rocha, realizan una investigación sobre un caracol que habita en nuestras costas, una especie amenazada y no muy conocida, ya que ha sido poco estudiada y hay muy pocas publicaciones respecto a ella.

– “La iniciativa fue porque luego de encontrar el caracol no sabíamos qué era y nos dimos cuenta que los caracoles exóticos como el elis aspersa o el otala, son considerados nativos y son más comunes, y este caracol que es endémico de Uruguay no lo tienen presente”-

Nosotros decidimos ponerle ‘caracol Tucu-.Tucu’ por sus características, porque es un caracol de la dunas que se entierra, y Tucu Tucu es un roedor también de las dunas, que se entierra” expresaron.

Contaron además que esta especie de caracol se puede ver muy poco, porque es nocturno y sale solamente en días muy lluviosos, y durante el día, permanece enterrado. Agregaron que podría haber una subespecie en otras zonas del país.

La especie figura en el libro “Especies prioritarias para la conservación” del Sistema Nacional de Áreas Protegidas (SNAP-MVOTMA).

También conversamos con los integrantes de las Escuela  Nº 125 de Rivera: Valentina, Clara y su docente, Yovana; sobre el “caldo de ortiga para ahuyentar hormigas”, un método orgánico para no eliminarlas, ya que explicaron “son necesarias para la huerta, porque tienen un trabajo similar a las lombrices y hacen la distribución de las semillas”.

Los ingredientes del caldo de ortiga son ortiga y agua, más epecíficamente un kilo de ortiga y diez litros de agua, y para aplicarlo, un jarra de caldo de ortiga por tres de agua, ya que el olor es muy fuerte. Se aplica con un rociador por encima de las hojas de los vegetales que se quieran proteger.

“El primer día las hormigas estaban y el segundo también, el tercer día ya no estaban en los vegetales, estaban en el cantero, y el cuarto día ya no estaban. Fuimos a hablar con los vecinos de la zona para que no usaran productos químicos, y fuimos a enseñarles a hacer el caldo…el procedimiento hay que repetirlo dos o tres veces por semana”-agregaron.

La escuela Nº 125 está en una zona rural, más cercana a la ciudad de Melo que a la propia capital del departamento de Rivera, en Pueblo de los Ángeles.

Se vieron muy involucradas en el tema, y esperamos volver, a veces nos sentimos muy solas estando en el medio rural y aportar un poquito, para ellas, es muy importante”, dijo la maestra.

Escuchar entrevista:


 

Por su parte, Ángeles y Juan Ignacio del Paraje Rolón, al norte del departamento de Río Negro, se acercaron a hablar de su proyecto del “horno solar”, para calentar la leche de las crías ovinas y bovinas que son rechazadas por las madres.

– “Decidimos hacer algo para poder calentarles la leche y la que tomen a temperatura. Descubrimos que para calentar la leche a una temperatura adecuada, podríamos utilizar una energía no contaminante y decidimos utilizar energía solar, renovable y con bajos costos…y pudimos alimentarlos, el horno calentó 40 grados y la leche 19”- contaron.

En el último tramo de la transmisión desde el estudio móvil de RNU, llegaron Sofía Cabezas desde Mercedes, y Luciano de 11 años, desde Cerro de las Cuentas, en Cerro Largo.

Luciano habló de su proyecto de “frutos nativos”, con el que descubrieron que nadie los consume, y que es necesario contarle a la gente que tienen más propiedades que los que son exportados de otros países, por ejemplo, dijo, el guayabo del país “tiene más vitamina C que el kiwi”- expresó.

Sofía, quién  ya participó en los clubes de ciencia y viajó el año pasado a EE:UU con su proyecto; habló del modelo de “biodigestor”, un sistema cerrado herméticamente que lo que hace es descomponer la materia orgánica sin oxígeno, lo que produce gas metano debido a unas colonias de bacterias presentes en dicha materia orgánica.

– “Lo que hacemos es extraer y medir ese volumen de biogas y comparamos con qué agregado de materia se genera más biogas y también comparamos con qué agregado de materia se genera más biogas en determinado tiempo. Tomamos como base excremento de vaca y a otros agregamos residuos domésticos como de fruta y verdura. El siguiente paso es poder filtrar el metano para poder obtenerlo puro y transformarlo en energía”, explicó.

 

La 32ª abre al público nuevamente hoy viernes de 13:30 a 16:30, en el Argentino Hotel de Piriápolis. Mañana sábado 10 de noviembre será la ceremonia de entrega de premios.

Texto: Alexandra Perrone

Entrevistas: Gustavo Villa

 

 

 

Científica uruguaya trabaja en desarrollo y control de productos para estudiar metabolismo celular

Publicado en SobreCiencia.
Léelo completo en su sitio: https://www.sobreciencia.uy/cientifica-uruguaya-trabaja-en-desarrollo-y-control-de-productos-para-estudiar-metabolismo-celular/

Radicada en Boston, Verónica Silva tiene más de diez años de experiencia en entornos académicos, clínicos y de industria.                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                              Luego de culminar su licenciatura y maestría en Bioquímica en la Facultad de Ciencias de la Universidad de la República (UdelaR), Verónica Silva se fue de Uruguay en el año 2010, ya decidida a no continuar con la carrera académica tradicional.

Sus estudios en nuestro país se basaron en la Biología Redox, y esa formación la llevó a trabajar como encargada de diferentes laboratorios de investigación en Israel y Estados Unidos. Actualmente trabaja como científica de control de calidad (QC Scientist) en Agilent Technologies, Boston, Estados Unidos.

Silva contó a SobreCiencia que si bien en Uruguay todos los integrantes de un laboratorio son un poco encargados de todo; en los grandes laboratorios del mundo sí existe ese rol de gestionar la logística y el buen funcionamiento de equipos, y de asegurar que los investigadores cuenten con los materiales que necesitan.

Yo acá no hago investigación científica como se la conoce, sí hago desarrollo. Yo trabajo para la división de análisis celular y tenemos un equipo que estudia el metabolismo de la célula. Nosotros tenemos lo que llamamos kits, o sea productos que funcionan con ese equipo para estudiar diferentes cosas de las células. Mi función es asegurarme que estos productos que nosotros vendemos estén en condiciones para que el cliente o el usuario tengan la mejor experiencia. Nuestro laboratorio tiene que validar esos nuevos desarrollos para que lleguen al usuario final y poder darles las herramientas para que avancen en sus investigaciones”, detalló.

La experta agregó que Agilent es una empresa grande que está incursionando en esta nueva división de análisis celulares, ya que históricamente se enfocaba en equipamiento un poco más pesado para análisis de muestras, como por ejemplo, el control de antidoping en los juegos olímpicos.

Ahora están enfocándose más en todo lo que es estudiar la célula y en lo que son las farmacéuticas -que en esta área de Boston es lo que más se hace- y ofrecer herramientas para avanzar en el desarrollo. Estos productos llegan a todo el mundo, seguro son utilizados en Uruguay, porque el usuario final puede ser una farmacéutica o puede ser un investigador en la Facultad de Ciencias. Estamos muy pendientes de lo que se está utilizando en el mercado y saber qué tan útiles son los productos que estamos utilizando”, puntualizó.

Respecto a su formación en Uruguay, Silva dijo que los científicos uruguayos están “formados diferente”, ya que al otro lado del mundo existen cargos muy diferenciados entre sí y muy específicos, mientras que en nuestro país todos hacen todo y eso es lo que aporta muchísimo al desempeño científico cuando se trabaja en el exterior.

En el área de Redox particularmente Uruguay es muy fuerte, está muy bien representado en el mundo, se hace muy buena ciencia. Como referencias son el grupo de Rafael Radi en Facultad de Medicina, y Ana Denicola y Beatriz Álvarez en la Facultad de Ciencias;  son líderes en el área de Redox en el mundo y son muy reconocidos”, concluyó.

Texto: Alexandra Perrone

Entrevista: Gustavo Villa


 

En el Clemente Estable trabajan en generar neuronas a partir de células madre ubicadas en retina y tejido adiposo

Publicado en SobreCiencia.
Léelo completo en su sitio: https://www.sobreciencia.uy/en-el-clemente-estable-trabajan-en-generar-neuronas-a-partir-de-celulas-madre-ubicadas-en-retina-y-tejido-adiposo/

A nivel mundial ya se realizan tratamientos experimentales en humanos. Entrevista a la Dra. Anabel Fernández.                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                            Hasta hace unas pocas décadas atrás se creía que la génesis de nuevas neuronas en el cerebro adulto no era posible. Sin embargo, desde que se descubrieron las células madre, hay un abanico infinito de posibilidades para comprender, prevenir y curar enfermedades que afectan el sistema nervioso como Alzheimer y Parkinson.

Anabel Fernández, investigadora grado 3 de la División Neurociencias del Instituto de Investigaciones Biológicas Clemente Estable (IIBCE),  contó que hace años vienen trabajando en la neurogénesis en la vida adulta y en varias líneas de investigación con células madre.

 


“El sistema nervioso, que es algo tan importante para nuestro organismo, que es la computadora de nuestro cuerpo y el que comanda todas nuestras acciones; es de los sistemas más complejos que tenemos, y que a su vez, está organizado por circuitos que son muy precisos para comandar todas las acciones. Y digamos que hay partes de ese “disco duro” que no se cambian tan frecuentemente, y otras que sí. Y por eso, hay daños en el sistema nervioso que son bastante irreparables. Pero desde que se descubrió que hay células madre, células que están reservadas en ciertas partes del cerebro, esas sí a demanda pueden tener la capacidad de generar nuevas neuronas e ir a sustituir a algunas que vayan muriendo por diferentes razones, como alguna enfermedad o algún daño. Pero eso no pasa igual en todas las partes del cerebro”,- detalló.

Fernández explicó que en todos los vertebrados, incluyendo el hombre, hay dos zonas del cerebro que sí o sí siempre tienen un recambio permanente de neuronas. Ellas son la zona vinculadas al bulbo olfatorio y la ventricular, donde está el líquido cefalorraquídeo.

Se generan neuronas para el bulbo olfatorio y para un lugar que tiene que ver con nuestra memoria, que es el hipocampo. Pero por ejemplo, una de las cosas que más se resienten en la enfermedad de Alzheimer es cuando tenemos esa falta de renovación de células, que empieza a fallar la memoria, muy típico en los pacientes de esta enfermedad que pierden la memoria reciente. Esto tiene que ver con la falta de reposición de las nuevas neuronas para que esos circuitos funcionen normalmente”, explicó.

La experta expresó que en el caso de la enfermedad de Alzheimer no es tanto el paradigma de neuronas que se mueren, sino que la tasa de reemplazo no es suficiente. Sin embargo, aclaró que en el caso del Parkinson sí hay muerte neuronal, y agregó que hoy en día se llevan a cabo experimentos donde reemplazan neuronas y los pacientes mejoran, aunque aún no son métodos que puedan sostenerse en el tiempo.

Fernández destacó la importancia del conocimiento de las células madre como una poderosa herramienta para tratar de prevenir determinadas enfermedades, una esperanza que vive en los investigadores que trabajan en esta área.

“La célula madre viene del embrión, de la zona donde se genera el sistema nervioso. Son células que quedan en estado diferenciado, y que se pueden renovar, se replican a un ritmo más lento que otras, y que quedan como en stock. Y frente a diferentes señales del organismo, esas células comienzan a dividirse y diferenciarse a neuronas, reproduciéndose a sí mismas. Hay células madres que están en el cerebro, en el sistema nervioso, y esas tienen la capacidad de generar células del sistema nervioso, pero también hay otras células madre que están dispersas por todo el organismo, que también tienen esa capacidad. Por ejemplo, en la médula ósea hay células madres con capacidad de pluripotencialidad, o sea que si las trasplantamos al sistema nervioso, también podrían transformarse en neuronas”, puntualizó.

Agregó que también tenemos células madre en el tejido adiposo, y que en el IIBCE se viene desarrollando una investigación en conjunto con un grupo de científicos de Estados Unidos.

Explicó que en varias partes del mundo se realizan algunos tratamientos en humanos vinculados a problemas articulares y musculares, y que por ahora, que se ven buenos resultados. Remarcó además que hay células del tejido adiposo que pueden ser transferidas a otros tejidos con la finalidad de revascularizar una zona, o sea, generar vasos para que un determinado tejido dañado tenga una mayor alimentación.

Nosotros estamos en la parte básica en distintos modelos de vertebrados trabajando con la neurogénesis y la identificación de las células madre en el cerebro. Buscamos identificar las células madre pluripotenciales del tejido adiposo. Otra línea en la que estamos trabajando es en células madre existentes en la retina que están en distintos lugares de procesamiento de la visión, así como en la olfación. Para esos usamos modelos experimentales como los peces anuales. Allí podemos hacer trabajos y explorar como se activan las células madre, como se activa la neurogénesis en relación a estímulos comportamentales. Trabajamos en colaboración con investigadores de Cuba, que trabajan estimulando el cerebro en las ratas de una manera fisiológica para ver si aumenta la neurogénesis en el hipocampo”, señaló.

La científica destacó la importancia de que exista una parte clínica involucrada como parte de un equipo multidisciplinario, en donde los conocimientos de la ciencia básica puedan comprobarse en la clínica. “Que haya una parte clínica involucrada nos da un salto cualitativo en la investigación que nos estimula mucho a seguir trabajando y nos va dirigiendo el camino para seguir la investigación”, concluyó.

Texto: Alexandra Perrone

Entrevista: Gustavo Villa

Equipo integrado por un uruguayo gana Premio Breakthrough

Publicado en SobreCiencia.
Léelo completo en su sitio: https://www.sobreciencia.uy/equipo-integrado-por-un-uruguayo-gana-premio-breakthrough/

Los investigadores desarrollaron una terapia para tratamiento de la atrofia muscular espinal.                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                            El uruguayo Adrian Krainer, investigador del Cold Spring Harbor Laboratories, en Estados Unidos, es uno de los integrantes del equipo que ganó el Premio Breakthrough. El galardón se les otorgó por desarrollar una terapia para la atrofia muscular espinal (AME).

La AME es una enfermedad degenerativa de las motoneuronas de la columna que resultan en debilidad y parálisis en los músculos, explicó Krainer en SobreCiencia.

Escuchar entrevista:


 

Las casos de AME aparecen porque existe un gen semidefectuoso que no produce la proteína fundamental para la motoneurona y la terapia logra que ese gen funciones de manera en forma más eficaz, explicó el investigador.

La Fundación Breakthrough está patrocinada Sergey Brin, Priscilla Chan y Mark Zuckerberg y el premio que otorga — a ciencias biosanitarias, física fundamental y matemáticas— es de 22 millones de dólares.

Krainer hizo el liceo en Montevideo y su formación universitaria en Estados Unidos desde 1977. Se graduó en bioquímica en la Universidad de Columbia, es doctorado por la Universidad de Harvard y trabaja en el laboratorio Cold Spring Harbor desde hace 32 años.

Texto: Web Radio Uruguay.