CALENDARIO MARZO 2018: HÉROES CIENTÍFICOS LATINOAMERICANOS

Publicado en Revista Persea.
Léelo completo en su sitio: https://www.revistapersea.com/calendario2018/marzo-venezuela

Hemos creado un calendario 2018 para descargar con el tema Héroes Científicos Latinoamericanos. Elegimos a 12 grandes científicos: 6 héroes y 6 heroínas que representan a 12 países de América Latina. Cada mes revelaremos un héroe o heroína.

 

Ilustración de Ada Peña

Ilustración de Ada Peña

 

Marzo: Klaus Jaffe, Venezuela. Químico y bioquímico. Doctor en Comportamiento Animal por la Universidad de Southampton, Reino Unido, 1979. Profesor e investigador de la Universidad Simón Bolívar, Caracas, desde 1980. Experto en el estudio de insectos sociales. Premio Lorenzo Mendoza Fleury de la Fundación Empresas Polar, 1985.   

 

Texto: Alexandra De Castro

Descarga tu calendario en A4 y pégalo en la pared de tu oficina o espacio favorito. Archivo con fondo original: Marzo.jpg . Versión para impresión económica fondo blanco: Marzo fondo blanco

Texto de Alexandra De Castro en PDF.

Diseño gráfico: Ada Peña.

Diseño gráfico: Ada Peña.

La vida en sociedad facilita la lucha por la supervivencia. El éxito evolutivo de los insectos aglutinados en metrópolis de cientos de millones de individuos en un solo nido lo demuestran contundentemente. ¿Qué podemos aprender de estas colectividades colosales? es la pregunta que mantiene cautivado sin tregua al químico y biólogo caraqueño Klaus Jaffe.

Desde oscuras colonias bajo tierra, distintas especies de hormigas han acompañado a nuestro héroe científico venezolano durante el desarrollo de su larga trayectoria. Klaus Jaffe es un líder extraordinario, quien desde su visión panorámica y multidisciplinaria de la ciencia y de los procesos de generación de saberes, estableció sólidas líneas de investigación sobre el estudio de insectos sociales, control de plagas, interacción animal-planta, evolución de las sociedades humanas, entre otras.  

En 1980 cofundó el Laboratorio de Comportamiento y Evolución de la Universidad Simón Bolívar donde ha mantenido un récord de labores ininterrumpidas desde entonces, ese laboratorio hoy sigue produciendo conocimientos. Allí se formaron decenas de profesionales de las ciencias biológicas y sociales. Y es que nuestro héroe científico ha sido no solamente tutor académico de cientos de tesistas de pregrado y postgrado, sino ejemplo e inspiración para varias generaciones de estudiantes e investigadores jóvenes.

Luchador incansable en toda circunstancia, Jaffe ha logrado ser sumamente prolífico: es autor de más de doscientos artículos científicos y casi una decena de libros. No en vano ostenta el premio Lorenzo Mendoza Fleury de la Fundación Empresas Polar (1985), entre tantos otros galardones, reconocimiento que es otorgado a las mentes más brillantes y fecundas de la ciencia en Venezuela.  

Su visión integradora sobre la evolución de las sociedades de insectos y humanas lo llevó a crear el Doctorado en Ciencias Interdisciplinarias de la Universidad Simón Bolívar, puntal en educación y la investigación del siglo XXI. Además, ha trabajado en varios proyectos de importancia regional con la UNESCO y es miembro de la Academia de Ciencias de América Latina.

Como científico siempre atento y dispuesto a la interacción ciudadana, nuestro héroe concedió a Revista Persea una breve pero muy provechosa entrevista. Disfrutemos de sus ideas.

RP: ¿Qué o quién inspira su trabajo?       

KJ: La ciencia moderna está abocada a problemas cada vez más complejos y sus métodos deben ajustarse para lograr incorporar áreas al análisis científico que no han sido cubiertas por las disciplinas tradicionales. Es el caso de la ciencia interdisciplinaria de los sistemas complejos que explora interfaces como la bioeconomía, sociobiología y dinámica evolutiva de sociedades. Estos temas son fundamentales para entender las dinámicas económico-sociales de nuestros países y el mundo.

RP: ¿Cómo cree que su trabajo inspira a otros, a sus colegas, estudiantes, comunidades?

KJ: Las habilidades requeridas para trabajos interdisciplinarios incluyen varias en la que los latinoamericanos tenemos ventajas comparativas. Entre ellas es la de establecer redes sociales de cooperación e inventar nuevas formas de abordar problemas. Estas ventajas y los retos de estudiar sistemas complejos que afectan directamente nuestra vida diaria son elementos inspiradores de estas investigaciones cuyos resultados se derraman fácilmente a otras disciplinas y a la comunidad.

RP: ¿Cuál es la lección más importante que ha aprendido en su vida profesional o qué obstáculo muy difícil ha tenido que vencer?

KJ: Nuestra mente, nuestras convicciones y nuestras aspiraciones emotivas no son la mejor guía para avanzar nuestro conocimiento científico. Una buena dosis de humildad, una incondicional aceptación de la evidencia empírica y una motivación creativa constante, son los retos que debe superar todo ser humano que busque éxito en la ciencia.   

 

El 15 de Junio de 2017 Klaus Jaffe fue proclamado Profesor Emérito de la Universidad Simón Bolívar, la universidad técnica más importante de Venezuela. Sin duda alguna, nuestro héroe científico latinoamericano de marzo 2018 es gran ejemplo de constancia, excelencia, ímpetu y compromiso con el saber científico y la sociedad.

Si quieres conocerlo mejor, te recomendamos ver estos videos:

Video presentado en el acto de Profesor Emérito de Klaus Jaffe en la Universidad Simón Bolívar, el 15 de Junio de 2017.

Luis Figueroa conversa con Klaus Jaffe, catedrático e investigador de la Universidad Simón Bolívar. Klaus Jaffe explica qué es la sociedad, su evolución y los diferentes tipos de sociedades biológicas. También habla sobre la diferencia entre sociedad, comunidad y tribu.

 

Selección de efemérides de marzo

  • 1/3/1966, la sonda soviética Venera 3 llega a Venus. Aunque en realidad se estrelló en el aterrizaje, es el primer objeto hecho por el hombre que llegó a la superficie de otro planeta.
  • 2/3/1894, nace Aleksandr Oparin, biólogo ruso, pionero de los modelos sobre el origen de la vida. 
  • 3/3/1847, nace Alexander Graham Bell, inventor estadounidense, gran contribuyente al desarrollo de las telecomunicaciones y a la tecnología de la aviación.
  • 7/3/1930, nace Stanley Miller, químico estadounidense. Diseñador del famoso experimento sobre el origen de la vida que lleva su nombre. El creativo experimento consiste en recrear en el laboratorio las condiciones ambientales que teóricamente había sobre la superficie de la Tierra primitiva, en el momento de la apareción la vida.   
  • 9/3/ 1934, nace el cosmonauta ruso Yuri Gagarin, el primer hombre que fue al espacio.
  • 13/3/2013, es inaugurado el observatorio ALMA en Chile.
  • 14/3/1879, nace el físico alemán Albert Einstein. No requiere presentación, padre de las teorías especial y general de la relatividad, revolucionario de la mecánica y de la gravitación, importante contribuyente de la física estadística y mecánica cuántica, premio Nobel de física 1921.  
  • 16/3/1750, nace Caroline Herschel, astrónoma alemana, descubridora de varios cometas. 
  • 18/3/1965, Alexey Leonov realiza la primera caminata espacial .
  • 23/3/1882, nace la gran matemática alemana Emmy Noether. Las investigaciones de Emmy Noether ejercieron una amplia y profunda influencia en el desarrollo del álgebra moderna y de la topología.  Calificada por Albert Einstein como genio de las matemáticas, hizo contribuciones invaluables al álgebra abstracta y probó dos teoremas fundamentales para la física.  A pesar de sus admirables contribuciones, no fue contratada por la Universidad de Göttingen, simplemente por el hecho de ser mujer, y solo se le permitió tomar la figura de asistente del prominente matemático David Hilbert. En 1919, Hilbert y Einstein intercedieron por ella y así obtuvo permiso para dar clases, sin embargo, sin salario. 
  • 28/3/1895, nace Ángela Ruiz Robles, inventora del precursor del libro electrónico.
  • 29/3/1919, nace el físico argentino José Antonio Balseiro, creador del Instituto de Física Balseiro, Argentina.
  • 31/3/1596, nace el filósofo y matemático francés René Descartes, padre de la geometría analítica y gran contribuyente de la filosofía de la ciencia.
Anuncios

PALPAR EL SOL

Publicado en Revista Persea.
Léelo completo en su sitio: https://www.revistapersea.com/astrofsica-y-cosmologa/palpar-el-sol

Alexandra De Castro

08/2/2018

Ilustración de Ada Peña

Ilustración de Ada Peña

Majestuosa y emplumada, la divina serpiente Kukulkán desciende del cielo por la pirámide de Chichén Itzá durante el equinoccio de primavera. Según una leyenda maya, ella trae consigo toda la energía del Sol a la Tierra para dar vida a los cultivos y alejar el hambre y la penuria.

Efectivamente, durante el equinoccio de primavera aparece un efecto visual, hermoso: el juego de la luz del Sol y la sombra de las grandes escalinatas en el templo de Chichén Itzá evoluciona durante el día como una serpiente que se desliza hacia abajo.

Templo de Chichén Itzá, foto tomada el 21 de marzo de 2009. Crédito: Wikipedia. 

Templo de Chichén Itzá, foto tomada el 21 de marzo de 2009. Crédito: Wikipedia. 

Descenso de la serpiente Kukulcán. 

El equinoccio es el momento del año en el cual el día es tan largo como la noche. Durante el año hay dos, en marzo y septiembre. En el hemisferio norte, el de marzo da paso al inicio de la primavera. En Yucatán, México, marca las temporadas de lluvia y sequía.  

Según los mayas, el equinoccio de primavera indica que llegó el momento propicio para iniciar la siembra del maíz.  

Así como los mayas, todas las culturas han entendido la importancia de nuestra relación con el Sol. Y es que nuestra estrella tiene una influencia considerable sobre los procesos naturales que ocurren en la Tierra y sobre las actividades humanas en general. El Sol afecta el desarrollo de la vida, el clima, la aviación, los viajes al espacio y hasta las telecomunicaciones.

No cabe duda que estudiar nuestra estrella es fundamental. Es por eso que este año, 2018, vamos a tocar el Sol. Sí, como lo lees. Vencer el temor a los peligros que supone enfrentar al gran titán y desarrollar la tecnología para observarlo desde muy cerca, es una de las tareas que se han propuesto ingenieros y científicos de la Universidad de Johns Hopkins y de la NASA con la puesta en marcha del proyecto espacial Sonda Solar Parker (en inglés Solar Parker Probe).

Sonda Solar Parker acercandose al Sol. Composición artística. Crédito de la imagen: Universidad de Johns Hopkins.

Sonda Solar Parker acercandose al Sol. Composición artística. Crédito de la imagen: Universidad de Johns Hopkins.

Ingenieros y Técnicos de la NASA y de la Universidad de Johns Hopkins haciendo pruebas a la Sonda Solar Parker. Crédito de la foto:  Ed Whitman.

Ingenieros y Técnicos de la NASA y de la Universidad de Johns Hopkins haciendo pruebas a la Sonda Solar Parker. Crédito de la foto:  Ed Whitman.

El nombre de la sonda fue elegido en honor al astrofísico estadounidense Eugene Parker, experto en la dinámica y composición de las estrellas. Parker propuso una serie de modelos sobre cómo es que el Sol libera su energía y sobre el comportamiento del campo magnético solar.  Entre otras cosas, formuló un mecanismo que podría explicar por qué la capa más externa del Sol es mucho más caliente que otras capas internas. Parker propone que muy pequeñas explosiones o nanofulguraciones, pero muchas, podrían producir este calentamiento.  Se espera que la Sonda Solar Parker recoja datos directos para poner a prueba estos modelos innovadores.     

 Una misión muy caliente y una nave muy audaz

La misión de la Sonda Solar Parker es penetrar la inhóspita corona solar para estudiar el origen, evolución del viento solar, la actividad solar y las eyecciones de masa repentinas de la corona. La corona es la capa más externa del Sol, una suerte de atmósfera solar, es relativamente poco densa, 10 millones de veces menos densa que la superficie del Sol, pero mucho más caliente, propiedad que sigue siendo un misterio para los astrónomos. El viento solar está compuesto por partículas subatómicas que son emanadas constantemente a grandes velocidades por el Sol y cuyo flujo es controlado por el campo magnético del solar.

En particular dos preguntas fundamentales rondan las mentes a cargo del proyecto Sonda Solar Parker: ¿Por qué la corona solar es tan caliente, incluso más que otras capas internas del Sol? y ¿Cuáles son los mecanismos de aceleración del viento solar?    

Foto tomada con una cámara ultravioleta de la sonda Probe-2 de la Agencia Espacial Europea.  

Foto tomada con una cámara ultravioleta de la sonda Probe-2 de la Agencia Espacial Europea.  

La corona se puede observar a simple vista desde la Tierra durante un eclipse. Foto de Luc Viatour, eclipse de 1999, Francia. 

La corona se puede observar a simple vista desde la Tierra durante un eclipse. Foto de Luc Viatour, eclipse de 1999, Francia. 

La sonda orbitará al Sol a aproximadamente a unos 6.2 millones de kilómetros de su superficie durante su perihelio, un acercamiento sin precedentes en la historia de la exploración del espacio. Y, por supuesto, que tendrá que enfrentar condiciones extremas de calor y radiación: cerca de mil cuatrocientos grados centígrados valdrán la pena resistir, a cambio de toneladas de datos científicos.

El pequeño laboratorio viajero hará diferentes mediciones directas de la intensidad y flujo del campo magnético, la velocidad del viento solar, la densidad de partículas subatómicas cargadas (electrones, protones y núcleos atómicos pesados) y la temperatura de la corona.

Todas estas mediciones estarán a cargo de instrumentos a bordo de la nave que han sido diseñados en colaboración con varios grupos de investigación en diversas universidades norteamericanas: la Universidad de California,  Berkeley, grupo dirigido por el Prof. Stuart Bale y Los Angeles, grupo del profesor Marco Velli; la Universidad de Michigan y el Observatorio Astrofísico Smithsonian (grupo dirigido por el Prof. Justin Kasper) y la Universidad de Princeton (grupo del Dr. David McComas).

También será incluido un instrumento de captura y procesamiento de imágenes de campo amplio para estudiar estructuras de la corona. Esta cámara-telescopio es diseñada y construida por un grupo del Laboratorio Naval de Investigaciones dirigido por el Dr. Russell Howard.

Como un caballero andante de la ciencia espacial, la Sonda Solar Parker portará un súper escudo-armadura hecho de un compuesto de carbono muy resistente al calor. El protector térmico consiste de una espuma compuesta de carbono atrapado entre dos paneles de carbono, un material que es capaz de disipar calor para reducir considerablemente la temperatura de la nave.   

Sin duda, es una misión sumamente atrevida pero de capital importancia en el desarrollo de una nueva disciplina orientada al entendimiento de la influencia del Sol sobre la Tierra y el resto de los planetas: la meteorología espacial.  

Las tempestades del sistema solar

Si te preocupa el clima en la atmósfera de la Tierra y su evolución, te preocupas poco. Más allá de la exósfera (la última capa de la atmósfera) hay todo un mundo climático generado por nuestra cercanía al Sol.

Los predios del sistema solar están dominados por el campo magnético del Sol o heliósfera. La heliósfera es una especie de burbuja gigante que da forma a la región influenciada por el campo magnético solar. Se extiende a más de varios miles de millones de kilómetros de la órbita de Plutón y está en interacción con el medio interestelar local.

 

La heliósfera, concepto artístico. El Sol y los planetas del sistema solar están dentro de la capa esférica púrpura que representa a una zona de dominio del viento solar. Leyenda de elaboración propia, crédito de la imagen: NASA. 

La heliósfera, concepto artístico. El Sol y los planetas del sistema solar están dentro de la capa esférica púrpura que representa a una zona de dominio del viento solar. Leyenda de elaboración propia, crédito de la imagen: NASA. 

 

El estudio de la heliósfera y del medio interestelar local, la zona que se encuentra justo después de la heliósfera, se conoce como meteorología espacial.

El clima heliosférico, en la vecindad del Sol, es furioso, tempestuoso y toda esa vehemencia estelar nos afecta directamente. El campo magnético y la  atmósfera de la Tierra nos protege de la mayoría de las tormentas solares, pero nuestra tecnología es vulnerable y nuestra dependencia en ella nos pone en riesgo. Una eyección de corona solar muy intensa podría ocasionar graves daños a las telecomunicaciones y a la electrónica en general e incluso ocasionar cambios en las órbitas de los satélites artificiales.  

Es por esto que es importante desarrollar modelos del clima heliosférico. En el futuro se pretende alcanzar un nivel de desarrollo en el campo de la meteorología espacial que permita hacer predicciones como las que se hacen hoy del clima en la atmósfera terrestre. Para lograr este nivel de avance es necesario obtener la mayor cantidad de datos de mediciones científicas posibles. 

El lanzamiento de la Sonda Solar Parker está programado entre el 31 de julio y el 19 de agosto de 2018. Será una travesía de más de 6 años que incluye varios sobrevuelos cerca de Venus hasta lograr la aceleración necesaria para llegar a posicionarse en su órbita final, palpando el Sol.  El éxito de la misión será una victoria para la humanidad.

 

JAQUE MATE A LOS GLACIARES TROPICALES Y A LOS TESOROS QUE ESCONDEN

Publicado en Revista Persea.
Léelo completo en su sitio: https://www.revistapersea.com/ambiente-1/jaque-mate-a-los-glaciares-tropicales

Félix Moronta

01/2/2018

Venezuela será el primer país del mundo cuyos glaciares desaparezcan.

Ilustración de Ada Peña

Ilustración de Ada Peña

Caribay solía pasear cándidamente por las montañas de los andes venezolanos. Ella era la hija de la Luna y del Sol. Controlaba el canto de los pájaros, la floración de las plantas y tenía todo el poder de la naturaleza. Sin embargo, sentía que le faltaba algo más: quería el plumaje de cinco águilas blancas que deambulaban aquellos parajes; el más bello que había visto jamás.

Caribay se dedicó a perseguir a esas aves, quienes volaban de cumbre en cumbre sin dejarse atrapar. Su frustración y sus llantos compadecieron a su madre, la Luna, y esta mandó a las águilas a que se posasen cada una en los cinco picos más altos de aquellas montañas. Finalmente, Caribay podría atraparlas y hacerse con sus plumajes. Pero ninguna de las dos contaba con que una súbita ventisca congelaría a las aves, haciendo que quedaran ahí en forma de hielo y nieve para el resto de la eternidad.

Según la mitología andina venezolana, fue más o menos así el origen de las nieves perpetuas sobre los picos Humboldt y Bonpland (4940 y 4883 msnm respectivamente), La Concha (4922 msnm), El León (4740 msnm), El Toro (4727 msnm) y Bolívar (4978 msnm), del parque nacional Sierra Nevada. En el transcurso de miles de años, esas nieves se fueron acumulando, compactando y recristalizando hasta originar gruesas masas de hielo: glaciares.

 

Panorámica de los cinco picos con nieves «perpetuas» en los Andes venezolanos

Panorámica de los cinco picos con nieves «perpetuas» en los Andes venezolanos

 

¿Glaciares en el trópico?

Parece paradójico, pero sí. Los glaciares tropicales son particularmente especiales, únicos y sensibles. Se ubican en las regiones más cálidas del planeta y en latitudes donde las estaciones no existen, por lo  que no acumulan hielo. Son relativamente pequeños y se encuentran en las cotas más altas de montañas aisladas. Por esta razón, son especialmente sensibles a los cambios climáticos y son considerados como excelentes indicadores del calentamiento global. Una triste excelencia, si se quiere.

Los glaciares tienen una enorme importancia ambiental y económica. La disponibilidad de agua fresca que emana de ellos es usada para riego y para uso doméstico. También para la recreación de montaña, el turismo, los animales y las plantas. Pueblos y ecosistemas enteros dependen del deshielo glaciar natural.

Ciudades como La Paz o Quito, por poner apenas dos ejemplos, dependen casi exclusivamente del deshielo de los glaciares para suplir de agua potable a su población. En otros países, como Perú y Colombia, numerosas poblaciones rurales y agrícolas también dependen de estas fuentes de agua fresca.

Además de esto, ellos esconden otro secreto que fue el que motivó la escritura de este artículo. Ya verán.

Las nieves no resultaron tan perpetuas

Con lo que no contaba Caribay, era que los humanos íbamos a arruinarlo todo. Que nuestro crecimiento y desarrollo traería como consecuencia que nuestro planeta se calentara. Que pondríamos en jaque a los glaciares del mundo y en jaque mate a los glaciares tropicales. Ya cuatro de sus águilas han escapado, la quinta lo hará dentro de poco tiempo.

Ya han desaparecido cuatro glaciares venezolanos. Al quinto y último glaciar le quedan, aproximadamente, 10 años de vida. El menguante glaciar La Corona, en el pico Humboldt, es hoy diez veces más pequeño que en 1991. El derretimiento de esta masa de hielo es la etapa final de un proceso que ha durado 20000 años, cuando el glacial originalmente cubría 600 km2 en el periodo de glaciación más reciente. El cambio climático acelera su fin. Esta masa de hielo desaparecerá por completo y Venezuela se convertirá en el primer país del mundo en perder todos sus glaciares.

 

Pico Humboldt y el glaciar La Corona, el último que queda en el país

Pico Humboldt y el glaciar La Corona, el último que queda en el país

 

 

Proyección de las áreas glaciares de Venezuela. La pérdida es inevitable.

Proyección de las áreas glaciares de Venezuela. La pérdida es inevitable.

 

 

Pico Bolívar, el más alto de Venezuela, en 1950 y 2011.

Pico Bolívar, el más alto de Venezuela, en 1950 y 2011.

 

Un tesoro microbiológico (también) se pierde

Como les decía, los glaciares esconden un secreto: microorganismos. No se sabe muy bien cómo llegaron ahí. Tal vez junto con el polvo del aire, o de la lluvia, o de la atmósfera, o todo eso combinado. Lo cierto es que en ese hielo están atrapadas criaturas diminutas que tienen un inmenso interés biotecnológico. Los glaciares son una suerte de bóveda natural que resguarda una diversidad microbiana única.

Estos gélidos microorganismos son capaces de producir enzimas que funcionan a bajas temperaturas. Esto supone una gran ventaja para aplicaciones biotecnológicas industriales, donde la optimización de los procesos es cada vez más demandante. Además, estos bichitos podrían ser también útiles para otras aplicaciones, por ejemplo en la agricultura.

Teniendo esto en mente, investigadores de la Universidad de Los Andes (Mérida, Venezuela) se propusieron aislar bacterias de los hielos tropicales venezolanos. Escalaron hasta esas cumbres, tomaron muestras del hielo glacial en el pico Humboldt, en el laboratorio las sembraron sobre placas para crecimiento bacteriano y Voilà! Revivieron los micro habitantes congelados del glaciar merideño.

Biofertilizantes como alternativa a agroinsumos sintéticos

Una de las medidas para no contribuir más con la emisión de gases invernaderos (que ocasionan el calentamiento global) es hacer de la agricultura una práctica más amigable al ambiente. Para lograr esto, una alternativa es disminuir el uso de fertilizantes sintéticos y aumentar el uso de microbios beneficiosos como complemento. No es una idea nueva, pero recibe cada vez más atención de científicos, agricultores y consumidores. El mercado de los fertilizantes biológicos (biofertilizantes) tiene un crecimiento sostenido y no es difícil imaginar por qué.

Los microbios usados como biofertilizantes son capaces de producir hormonas vegetales que ayudan a la planta a crecer, o les proporcionan nutrientes, u ofrecen protección frente a otros patógenos. Así como nuestra microbiota intestinal está estrechamente ligado a nuestra salud, la microbiota de las plantas es también responsable del sano desarrollo de nuestros cultivos.

Sin embargo, el uso de biofertilizantes ha estado restringido a climas cálidos o templados, principalmente porque los microbios que se usan viven en esas condiciones. Pero ahora las bacterias aisladas del glaciar del pico Humboldt podrían ayudar a los productores andinos a mejorar su agricultura.
 

Biofertilizantes glaciares para la agricultura en climas fríos

 

Los científicos merideños, encabezados por Wilvis Balcázar, determinaron que un grupo de esas bacterias poseen actividades que promueven el crecimiento de las plantas. Ellos demostraron que los microorganismos glaciares son capaces de:

  • Excretar auxinas vegetales. Esta sustancia es la hormona de crecimiento de las plantas. Al producirla, las bacterias ayudan a que la planta crezca sana, fuerte y rápido.

  • Solubilizar el fósforo de las rocas. Algunas bacterias son capaces de «sudar» ácidos orgánicos que solubilizan las rocas. Los minerales que se desprenden de esta solubilización (véanlo como una predigestión), como el fósforo, son nutrientes esenciales para el desarrollo las plantas.

  • Producir antibióticos. Los microorganismos, como cualquier ser vivo, tienen medios de defensa. Ellos deben competir por recursos (comida y «vivienda») y deben protegerse del ataque de enemigos. Su mejor arma son los antibióticos. Estas bacterias producen sustancias que inhiben o impiden el crecimiento de otros microorganismos que enferman a los cultivos.

Y todo esto lo hacen cuando las cultivan entre 0 y 15 °C, ¡Esto resulta asombroso!

 

Ensayo de solubilización de fósforo. Sembraron una gota de 9 cultivos bacterianos glaciares distintos en una placa que contenía fosfatos. Luego de unos días, un halo translúcido se formó alrededor de las bacterias que fueron capaces de solubilizar minerales.

Ensayo de solubilización de fósforo. Sembraron una gota de 9 cultivos bacterianos glaciares distintos en una placa que contenía fosfatos. Luego de unos días, un halo translúcido se formó alrededor de las bacterias que fueron capaces de solubilizar minerales.

Ensayo de antibiosis. Como pequeñas rayas a las 12, 3, 6 y 9 de la placa (si esta fuera un reloj)  sembraron 4 especies de bacterias y en el centro sembraron un hongo patógeno de plantas. La bacteria sembrada a las 6 inhibe el crecimiento de este hongo, Pythium ultimum.

Ensayo de antibiosis. Como pequeñas rayas a las 12, 3, 6 y 9 de la placa (si esta fuera un reloj)  sembraron 4 especies de bacterias y en el centro sembraron un hongo patógeno de plantas. La bacteria sembrada a las 6 inhibe el crecimiento de este hongo, Pythium ultimum.

 

Si bien es cierto que estos análisis son exploratorios y que la actividad de estas bacterias para promover el crecimiento de las plantas debe ser aún demostrado en ensayos de campo, el potencial que tienen estos microorganismos para mejorar la agricultura en climas fríos es tremendo. Me emociona pensar en que los campesinos andinos cuenten con biofertilizantes glaciares para producir nuestros alimentos.

Sin embargo, si consideramos la desaparición inminente de estas masa de hielo, la preservación y el estudio de ese tesoro microbiológico es urgente. Solamente el trabajo de los científicos merideños permitirá asegurar que esto sea una posibilidad en el futuro. Ellos serán los únicos capaces de consolar la tristeza de Caribay por perder a las cinco águilas blancas.

Para saber más:

  1. Balcázar, W., et al. (2015). Bioprospecting glacial ice for plant growth promoting bacteria. Microbiological Research, 117, 1-7.
  2. Braun, C and Bezada, M. (2013). The history and disappearance of glaciers in Venezuela. Journal of Latin American Geography. 12(2), 85-124. 
  3.  The death of Venezuela’s Humboldt glacier. The Economist, October 5, 2017.
  4. Evengaard, A.  Venezuela is Losing its Last Glacier. GlacierHub,  November 9, 2017.
  5.  Infante, D.  La agricultura del conocimiento. Revista Persea, Septiembre 21, 2017

 

NIHON VES: LOS APORTES DE LA INMIGRACIÓN CIENTÍFICA JAPONESA EN VENEZUELA Y LAS COLABORACIONES TECNOCIENTÍFICAS ENTRE VENEZUELA Y JAPÓN

Publicado en Revista Persea.
Léelo completo en su sitio: https://www.revistapersea.com/ciencia-sociedad/nihon-ves

José Álvarez-Cornett

18/1/2018

Ilustración de Ada Peña

Ilustración de Ada Peña

Un jardín nipón-venezolano del conocimiento

La orquídea es la flor oficial de Venezuela y la más querida de los venezolanos. En Japón, la flor oficial es el crisantemo, pero los japoneses están más apasionados por la flor del cerezo (sakura). Los anales de la historia venezolana esconden un hermoso relato sobre los vínculos tecnocientíficos entre Venezuela y Japón. Invocando el espíritu poético, podemos decir que se trata de un bello, fragante y oculto jardín de cerezos y orquídeas.

A la izquierda la flor del cerezo (Prunus serrulata) – sakura, en japonés- y a la derecha una orquídea (Cattleya mossiae).

A la izquierda la flor del cerezo (Prunus serrulata) – sakura, en japonés- y a la derecha una orquídea (Cattleya mossiae).

¿Cómo es la silueta de este jardín del conocimiento nipón-venezolano? Los detalles aún no son claros. Pero, una vista en perspectiva desde lejos permite al menos detectar varios elementos: los aportes de la inmigración de científicos japoneses en Venezuela, los logros de la diáspora tecnocientífica venezolana en Japón,  la colaboración científica que ha existido entre laboratorios y universidades de Venezuela con sus equivalentes en Japón, la formación en Japón de centenares de científicos e ingenieros venezolanos y la cooperación relacionada con la producción y exportación de Venezuela hacia Japón de un producto de alta tecnología como la Orimulsion®, entre otros.

El intercambio de personas, conocimiento y tecnologías, tanto de venezolanos en Japón como de japoneses en Venezuela ha sido, sin duda, muy enriquecedora, no solo para ambos países sino para el mundo. Siendo Venezuela un país en vías de desarrollo, se podría pensar que los aportes en áreas tecnocientíficas han sido solo en un sentido: de Japón hacia Venezuela. Pero la realidad es mucho más interesante, Venezuela también ha contribuido: el intercambio tecnológico y de conocimientos ha sido bilateral.

El futurista y consultor venezolano José Luis Cordeiro, en su  conclusión principal de su estadía de investigación en el Instituto para Economías en Desarrollo-Organización para el Comercio del Japón (IDE-JETRO), expresa:

Japón y Venezuela son dos países muy diferentes pero con muchas oportunidades de cooperar, … son dos economías complementarias.

En el 2018, Venezuela y Japón celebran ochenta años del establecimiento de las relaciones bilaterales y el nonagésino aniversario de la emigración japonesa en Venezuela. Con este artículo el autor desea unirse a este festejo nipón-venezolano.

¿Por qué estudiar la historia de los japoneses en Venezuela es importante?

Los venezolanos necesitamos comprender cómo la inmigración extranjera contribuyó a forjar nuestra sociedad, en particular, en los aspectos tecnocientíficos y académicos. La inmigración de científicos japoneses contribuyó al desarrollo de la microscopía electrónica en Venezuela, a comprender mejor nuestros mares, costas y la química de nuestros productos naturales. Además, los japoneses trajeron conocimientos que nos permitieron procesar mejor la  tecnología de la producción pesquera venezolana. En el plano académico universitario contribuyeron a la educación de centenares de científicos venezolanos.

Ese conocimiento histórico nos acerca como pueblos y constituye una forma de profundizar las relaciones entre Japón y Venezuela. Japón es una sociedad muy avanzada y nos conviene mucho aprender y recibir apoyo de ella. Por ejemplo, en abril de 2016, el gobierno japonés promulgó el Quinto Plan Básico de Ciencia y Tecnología, en donde promueven el concepto de la Sociedad 5.0: una sociedad super inteligente. En esta nueva sociedad la información digital en las nubes del ciberespacio se integra con el mundo material de la vida cotidiana para producir objetos mejorados combinados con información. Tres tecnologías facilitan esta integración, que en inglés se llama Cyber Physical Systems (CPS): la inteligencia artificial, la robótica y la IoT (Internet of Things; en español, Internet de las cosas). Nuestro mundo ya no será igual debido a que estos cambios transformarán a la sociedad y la forma como los humanos interactuamos con nuestro entorno.

Con el objetivo de estudiar los aspectos relacionados con ciencia y tecnología de este jardín nipón-venezolano, hemos creado la línea de investigación NIHON VES: Relaciones provechosas en ciencia e ingeniería entre Japón y Venezuela, del Proyecto VES. A continuación presento algunos aspectos examinados en el marco del proyecto, muchos de ellos no han sido investigados por ningún historiador de la ciencia y la tecnología.

 

La gran ola de Kanagawa, una famosa impresión xilográfica del pintor japonés Katsushika Hokusai (1760-1849), como trasfondo del jardin de conocimientos nipón-venezolano y del proyecto NIHON VES.

La gran ola de Kanagawa, una famosa impresión xilográfica del pintor japonés Katsushika Hokusai (1760-1849), como trasfondo del jardin de conocimientos nipón-venezolano y del proyecto NIHON VES.

Inmigración de tecnocientíficos japoneses en Venezuela

Las áreas tecnocientíficas en las que trabajaron los inmigrantes japoneses en Venezuela son: ciencias marinas, específicamente oceanografía y pesca, ciencias de los alimentos, química de productos naturales, biofísica, medicina, matemáticas, ciencias de los materiales, telecomunicaciones, petróleo y gas (en particular, tecnologías relacionadas con la producción y combustión de la Orimulsion® y tecnologías de producción de gas), en metalurgia (acero y aluminio) y en análisis de riesgo y prevención de desastres.

Hasta ahora hemos identificado quince japoneses que han hecho ciencia y tecnología en Venezuela. Este número, sin embargo, se puede elevar en varias docenas.

El primer inmigrante japonés en Venezuela fue el señor Seijiro Yazawa Iwai (1901-1988), quien llegó en 1928 buscando obtener concesiones petroleras. A partir de 1960, más de una docena de científicos y tecnólogos japoneses han inmigrado a Venezuela. Los estudios preliminares realizados indican que el primero en llegar en 1960 fue el biofísico y fisiólogo Dr. Mitsuo Ogura (1928-2000), profesor de la Facultad de Ciencias de la Universidad Central de Venezuela (UCV), quien tuvo una gran influencia en la institucionalización y desarrollo de la microscopía electrónica en el país.

Otros ejemplos relevantes son: el profesor de la UCV de análisis funcional Yoshikatsu Yoshida; el ingeniero de materiales Profesor Kozo Ishizaki quien estuvo afiliado con la UCV y la Universidad Simón Bolívar (USB); el oceanógrafo físico Jiro Fukuoka (1922-2004) quien trabajó primero para la Estación de Investigaciones Marinas de Margarita — Edimar — de la Fundación La Salle y, posteriormente, para el Instituto Oceanográfico de Venezuela (IOV) de la Universidad de Oriente; y el experto japonés de la Unión de Telecomunicación Internacional Naoshi Shimizu quien trabajó en la formación de técnicos venezolanos en telefonía del Centro de Entrenamiento de Técnicos de Telecomunicación de la empresa de teléfonos CANTV.

 


Figura 3 kozo_ishizaki.jpg


Figura 4 Naoshi Shimizu CETT CANTV 2.jpg


Figura 2 Mitsuo Ogura en su laboratorio.png

De Izquierda a derecha: El Profesor Kozo Ishizaki, foto crédito: Centro de Documentación y Archivo, USB. El experto en telecomunicaciones ingeniero Naoshi Shimizu entrenando a jóvenes venezolanos en el CETT.  El Profesor Mitsuo Ogura (1928-2000) frente a un microscopio eléctronico.

 

La única mujer en el grupo de tecnocientíficos japoneses identificados en Venezuela hasta la fecha es la japonesa-venezolana Makie Kodaira Sugawara, quien nació en Nagano (1947), en la ciudad capital de la Prefectura de Nagano en la región de Chūbu, Japón. Vino a Venezuela siendo muy joven, realizó el bachillerato en el Liceo “José Antonio Paéz” (graduándose de Bachiller en Ciencias en 1969). Posteriormente, ingresó a la Universidad Católica Andrés Bello de donde egresó con el título de Licenciada en Educación, Mención Ciencias Biológicas en 1973 y, a continuación, viajó a Japón para hacer una Maestría en Agricultura en la Universidad de Hiroshima (1977). A su regreso de Japón, Makie Kodaira ingresó como Instructora en el plantel profesoral de la Facultad de Ciencias, adscrita al Instituto de Ciencia y Tecnología de Alimentos, en donde por doce años ejerció como Jefe de la Sección de Productos Pesqueros. En su carrera profesional alcanzó el título de Profesor Titular (2001) y, en el año 2002, se acogió a la jubilación. La Profesora Kodaira está considerada como una experta en Tecnología de Productos Pesqueros.

Aunque se conocen algunos datos de los perfiles biográficos y de los aportes al conocimiento científico, a la institucionalización de la ciencia y el desarrollo tecnológico realizados en Venezuela por científicos japoneses, su vida y obra no han sido objeto de estudio. Un caso extremo es el de Naoshi Shimizu del cual, hoy en día, solo tenemos su foto de 1973 y no tenemos ninguna otra información.

Colaboración científica y formación de talentos

Otro tipo de cultivo del jardín es la colaboración científica entre laboratorios y universidades de Venezuela y Japón. Por ejemplo, el Laboratorio de Temperaturas Bajas del IVIC que dirige el Dr. Ismardo Bonalde ha tenido una estrecha colaboración con científicos japoneses de varias universidades en el estudio de la superconductividad, que ha resultado en varias publicaciones en revistas científicas arbitradas.  Ejemplos aquí y aquí.  

Prof. Joaquín Lira-Olivare

Prof. Joaquín Lira-Olivare

Por otra parte, el director del Centro de Ingeniería de Superficies (CIS) de la USB,  el científico de materiales Joaquín Lira-Olivares también mantiene relaciones con universidades japonesas, en particular, con la Universidad Tecnológica de Nagaoka.

En las investigaciones realizadas en el marco del proyecto NIHON VES, también hemos encontrado colaboraciones japonesas-venezolanas en química; por ejemplo, Masahisa Hasegawa (1938-2012) realizó parte de su trabajo doctoral de la Universidad de Kyoto en el IVIC. En medicina: en el estudio de la Leishmaniasis, detección temprana del cáncer gástrico y en dermatología tropical. En otras áreas: en ciencia de los alimentos y en prevención de desastres por terremotos. Todas estas colaboraciones merecen ser estudiadas en profundidad.

Japón y la Orimulsión

Adicionalmente, durante varios años, desde 1988 hasta aproximadamente 2007, Venezuela exportó a Japón un producto de alta tecnología: el combustible de marca registrada Orimulsion® el cual es un tipo especial de bitumen natural emulsificado que competía con el carbón como combustible para plantas de generación de energía eléctrica.

Para la comercialización de la Orimulsión en Japón, la empresa venezolana Bitor (Bitumenes del Orinoco) realizó una alianza con Mitsubishi Corporation y formó la empresa Mitsubishi Corporation-Bitor Limited (MC Bitor). De izquierda a derecha: Toshio Ogawa, Emi Saeki, Mio Ishihara, Takatoshi Osawa. Sentados: Masayaki Arakawa, Raúl Alemán y Yasuo Nakane. Foto tomada del Reporte Anual de Bitor, 1995

Para la comercialización de la Orimulsión en Japón, la empresa venezolana Bitor (Bitumenes del Orinoco) realizó una alianza con Mitsubishi Corporation y formó la empresa Mitsubishi Corporation-Bitor Limited (MC Bitor). De izquierda a derecha: Toshio Ogawa, Emi Saeki, Mio Ishihara, Takatoshi Osawa. Sentados: Masayaki Arakawa, Raúl Alemán y Yasuo Nakane. Foto tomada del Reporte Anual de Bitor, 1995

La Orimulsión fue un novedoso combustible líquido con una cadena de negocios muy compleja que comprendía la producción del bitumen natural, la emulsificación del bitumen (fabricar la Orimulsión), el transporte del producto a países lejanos y la combustión (o quema) de la Orimulsión en las calderas de las plantas  de energía eléctrica. En 1995, la producción total de Orimulsión fue de 3 millones 685 toneladas y el mercado japonés representó el 23% de la producción total de Orimulsión.

Aunque la Orimulsión es un desarrollo tecnológico venezolano, principalmente, realizado en el Instituto de Tecnología Venezolana para el Petróleo (Intevep), la cadena de negocios ha contado con varias colaboraciones con empresas japonesas: en la comercialización del combustible en Japón (con una alianza con la empresa japonesa Mitsubishi), en la solución del problema de escalamiento (es decir, cómo producir la Orimulsión industrialmente después de su formulación inicial en el laboratorio de investigación), y en la combustión limpia (no contaminante) de la Orimulsión en las calderas de las plantas de generación de electricidad.

En el caso de la solución del problema del escalamiento de la Orimulsión, el ingeniero mecánico Gustavo Núñez Testa (1958-2013) , quien trabajó en el Intevep, jugó un papel fundamental. Durante sus repetidos viajes a Japón logró establecer excelentes relaciones con ingenieros y empresarios japoneses de empresas como Tokushu Kika Kogyo (TKK) (en particular, con Akira Furuichi y Takeshi Asa) para establecer un convenio sobre tecnologías de mezclado de bitumen. No obstante, ninguna de las máquinas mezcladoras japonesas resultó adecuada y los ingenieros del Intevep desarrollaron su propia mezcladora que llamaron Orimixer®.

Sin embargo, esta nueva mezcladora Orimixer, de tecnología venezolana, no hubiese tenido lugar sin el aprendizaje previo logrado mediante el convenio de cooperación realizado con la empresa TKK para entender la tecnología de mezclado.

Otro asunto del que hoy conocemos muy poco es sobre los aportes japoneses para hacer que la Orimulsión fuese un combustible más limpio. Hoy sabemos que Kansai Electric Power Company concluyó un estudio sobre el impacto ambiental de la Orimulsión en diciembre de 1995. Todos los clientes de MC Bitor hicieron pruebas de combustión de Orimulsión y estos trabajos fueron esenciales para la venta de la Orimulsión en el mercado japonés. Esta es una historia oculta que también es valiosa investigar.

Tanque para el almacenamiento de la Orimulsión en la Planta de Producción y Emulsificación en Morichal, estado Monagas. Foto tomada del Reporte Anual de Bitor, 1995. 

Tanque para el almacenamiento de la Orimulsión en la Planta de Producción y Emulsificación en Morichal, estado Monagas. Foto tomada del Reporte Anual de Bitor, 1995. 

Comparando con países como Brasil y Perú, lugares a donde llegaron miles de inmigrantes japoneses, la inmigración japonesa en Venezuela fue muy pequeña. Para 1941, vivían en Venezuela tan solo 52 japoneses (30 hombres y 22 entre mujeres y niños). Para el 2016, según el portal del Ministerio de Relaciones Exteriores de Japón, en Venezuela, había 409 japoneses residentes en el país y el número de descendientes japoneses estaba estimado en 820 personas. Sin embargo, podemos ver que su impacto en ciencia y tecnología está lejos de ser tímido.

Por otra parte, desde principios de los años ochenta del siglo XX, un pequeño grupo de científicos e ingenieros venezolanos se han asentado en tierras niponas y han logrado conquistar cargos importantes en centros japoneses de investigación científica y tecnológica. Desde Japón ellos han hecho aportes importantes a la ciencia y la tecnología, principalmente, en física, ingeniería y ciencias de los materiales.

En una próxima entrega escribiremos sobre la diáspora tecnocientífica venezolana en Japón y sus aportes al conocimiento del mundo.

Para saber más

  1. Para mayor información sobre estos científicos japoneses y conocer otros detalles de la nueva línea de investigación del Proyecto VES referimos al lector al trabajo NIHON VES: Relaciones provechosas en ciencia e ingeniería entre Japón y Venezuela.
  2. Sobre los vidrios superfuertes se puede consultar: 

 

 

Perfil.jpg

José Álvarez-Cornett es Licenciado en Física (Universidad Central de Venezuela (UCV), 1981) con posgrados en Geociencias (Universidad de California, Berkeley) y Negocios (MBA, University of Southern California, 2000). Es geofísico petrolero, especializado en planificación estratégica y negocios Asia-Pacífico que también estudió mandarín y cultura china en el Beijing Language and Cultural University (1992-1995). Ensayista, especialista en curaduría de contenidos – web information advisory – y estrategias de infoatención, profesor universitario (UCV) de historia de la ciencia y la tecnología, colaborador invitado en el Laboratorio de Historia de la Ciencia y la Tecnología del Centro de Estudios de la Ciencia del Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas (IVIC) e investigador principal del Proyecto VES. Además de la historia de la ciencia y la tecnología, está interesado en la cultura y culinaria asiática, el desarrollo sostenible, la prospectiva tecnológica y los futuros personales. Está en Twitter: @Chegoyo 

UN AÑO Y SUS ACONTECIMIENTOS CIENTÍFICOS MÁS EXCITANTES

Publicado en Revista Persea.
Léelo completo en su sitio: https://www.revistapersea.com/editorial/hallazgo-cientifico-favorito-2017

Alexandra De Castro

21/12/2017

Ilustración de Ada Peña

Ilustración de Ada Peña

La naturaleza, a la luz de la ciencia, nos sorprende año tras año. Cerca de mil millones de kilómetros de descubrimientos, ideas que revolucionan y nuevos retos que impulsan la maquinaria de producción de conocimiento. En Revista Persea, como enlace ciencia y sociedad y comprometidos con nuestro público, consultamos por Twitter a nuestros seguidores «¿Cuál es el hallazgo [o evento] científico que más te ha gustado del 2017?» , bajo la etiqueta #HallazgoCientíficoFavorito2017.

 

Así respondió nuestra audiencia:

Light_one_number.jpg

El más popular fue la observación astronómica multimensajera de la colisión de dos estrellas de neutrones que involucró ondas gravitacionales (arrugas en el espacio-tiempo que se propagan) y ondas luz en todo el espectro de electromagnético.

El 17 de Agosto de 2017 a las 12:41:04 UTC los instrumentos de la colaboración LIGO-Virgo detectaron una señal proveniente de la colisión de dos estrellas de neutrones, el evento más cercano detectado por estos observatorios, aproximadamente a unos 150 millones de años luz, señal catalogada como: GW170817. Casi simultáneamente, 1.7 segundos después, sonó la alarma de la sonda monitor de destellos de rayos gamma Fermi-GRBM: un destello de rayos gamma (el GRB 170817A) había sido detectado. Ambos eventos resultaron correlacionados en la dirección de la localización de la observación y confirmados por varios observatorios ópticos los cuales detectaron el evento en el rango de luz de rayos-X, ultravioleta, visible, infrarrojo y radio.  Unos setenta observatorios y alrededor de  cuatro mil científicos están involucrados en este suceso.

No es la primera vez que ocurre una observación astronómica multimensajera pero sí es la primera vez que involucra a las ondas gravitacionales, y no será la última: presenciamos los albores de una era.   

Imagen original del artículo en el Astrofísica Journal del 20 de Octubre. la figura muestra un historia temporal de las diferentes detecciones desde LIGO-Virgo, la sonda Fremi-GRBM del resto de los observatorios ópticos.   

Imagen original del artículo en el Astrofísica Journal del 20 de Octubre. la figura muestra un historia temporal de las diferentes detecciones desde LIGO-Virgo, la sonda Fremi-GRBM del resto de los observatorios ópticos.   

Asimismo, el evento corrobora una vez más que Einstein tenía razón, no solo proporciona evidencia de la existencia de las ondas gravitacionales sino de que, efectivamente, se propagan a la velocidad de la luz.

Una consecuencia esencial de este acontecimiento es que ya los astrofísicos comienzan a clasificar oficialmente a las observaciones de las ondas gravitacionales como “Sirenas Estándar”, esto es, eventos que se usan para medir la constante Hubble, parámetro que representa la rata local de expansión del Universo, fundamental en estudios de escala cosmológica y de la naturaleza de la energía oscura.  Las ondas gravitacionales como sirenas estándar ofrecen una manera completamente independiente de medir la constante de Hubble.  

Además, esta observación se aprovechó para el estudio de la formación de elementos pesados  (nucleosíntesis) como el oro, plomo e incluso los elementos radiactivos como el uranio en este tipo de eventos catastróficos entre estrellas de neutrones. Este hecho había sido estudiado de manera indirecta, sin embargo, la observación multimensajera se aprovechó para el examinar la inmensa cantidad de datos recogidos por estas decenas de telescopios, cuyo análisis mostró que efectivamente estos elementos pesados se forman durante la colisión de estrellas de neutrones.

Expresaron su preferencia por este acontecimiento: Maximiliano ISI , estudiante de doctorado en física en el Tecnológico de California, EE. UU.  y miembro de la colaboración LIGO.  Benjamin Scharifker, investigador en electroquímica  en la Universidad Simón Bolívar, Caracas, Venezuela y Rector de la Universidad Metropolitana, Caracas, Venezuela. Andrés Gomberoff, físico teórico investigador del Centro de Estudios Científicos de Valdivia, Chile.  Ignacio Taboada, profesor de física en Georgia Tech, Atlanta, EE. UU. y miembro de las colaboraciones IceCube y HAWC. José Ocariz, investigador del Instituto Nacional de física Nuclear y de física de Partículas (IN2P3) y Universidad de París Diderot, París, Francia y Martín Monteiro, profesor de física de la Universidad ORT, Uruguay.

Los artículos científicos originales los puedes encontrar aquí, aquí y aquí

yellow-number-2-on-the-ground.jpg

La segunda en popularidad fueron los avances en técnicas de manipulación genética, en particular las que permiten la edición de embriones humanos.

Durante el año 2017, una colaboración científica que reúne especialistas de varias instituciones estadounidenses lograron por primera vez editar exitosamente embriones humanos bajo el método denominado CRISPR-Cas9. El sistema Crispr Cas es un mecanismo que utilizan las bacterias para defenderse del ataque de los virus. Los científicos han aprendido a usarlo para modificar genéticamente cualquier tipo de célula.

Sin duda alguna esto representa un hito para la humanidad que no puede ser desatendido por la sociedad. Las consecuencias que puede traer este tipo de avances son tan diversas y delicadas que es imprescindible la participación ciudadana en cuanto a la ética de sus usos. El progreso en la edición de embriones a nivel genético representa una excelente noticia en cuanto a que se abre la posibilidad de la eliminación de enfermedades genéticas hereditarias.

Más aún, de acuerdo con los resultados de los últimos experimentos, es claro que si los embriones con la mutación reparada se les permitiera desarrollarse en bebés, no solamente ellos estarían libres de la enfermedad genética, sino sus descendientes también.  Dice la investigadora Jennifer Doudna,  bioquímica especialista en técnicas genéticas y codescubridora del CRISPR-Cas9 :

«Se siente como un pequeño paso para humanos, pero un gran paso para la humanidad»

Por otro lado, también existe la preocupación en el aire de que los métodos CRISPR-Cas9 se usen con fines de diseño de humanos.

Método CRISPR-Cas9, ilustración original en el artículo de la revista Nature. 

Método CRISPR-Cas9, ilustración original en el artículo de la revista Nature

 

El artículo científico y el artículo de prensa relacionados al tema los puedes leer aquí y aquí.  

Se inclinaron por este desarrollo científico: Félix Moronta, editor y creador de Revista Persea, biólogo, investigador en el Centro Internacional de Ingeniería Genética y Biotecnología, Trieste, Italia.  Roxana Guajardo, bióloga, profesora e investigadora en la Universidad Central de Venezuela. Víctor Hernández, editor y creador de Revista Persea, biólogo investigador, docente y comunicador de la ciencia, Universidad Autónoma de México.

lane-3.jpg

La tercera en popularidad fue la peculiar visita a nuestro sistema solar de un asteroide particularmente alargado, de origen interestelar.

Durante el mes de octubre los astrónomos estuvieron ocupados observado y recabando datos del misterioso intruso, varios observatorios lo siguieron en su trayectoria, entre otros, el Pan-STARRS1 de Haleakala en Hawaii, el Observatorio Europeo del Sur, ESO en Chile y el Telescopio canadiense francés hawaiiano CFHT en Kamuela, Hawaii.

Trayectoria de Oumuamua (objeto: A/2017 U1) en su paso por el sistema solar. 

Trayectoria de Oumuamua (objeto: A/2017 U1) en su paso por el sistema solar. 

Los científicos no tienen dudas de que el objeto, al cual pusieron por nombre Oumuamua, no proviene de lugar alguno del sistema solar, incluyendo la hipotética nube de Oort. Otro aspecto sumamente interesante es que los análisis del contenido químico de Oumuamua  revelan que es rico en compuestos orgánicos, tal como los asteroides locales. Los astrónomos indican que la presencia de Oumuamua y su detección gracias desarrollo de las técnicas de observación muestra que la densidad de objetos interestelares que nos visitan puede ser mayor a la estimada hasta ahora.  

Proponen este hallazgo como favorito: Edgard Luis, podcaster y bloguero, cazador de pseudociencias y Jorge Zuluaga, profesor de física en la Universidad de Antioquia, Medellín, Colombia.

El artículo científico los encuentras aquí

Oumuamua, representación artística, crédito de la imagen: Observatorio Europeo del Sur.  

Oumuamua, representación artística, crédito de la imagen: Observatorio Europeo del Sur.  

4.png

Para Alejandra Viviescas, estudiante de doctorado en genética de la Universidad del Estado Paulista, Brasil, el evento científico más emocionante del 2017 fue la replicación de una molécula de ADN observada directamente y filmada por primera vez.

Y es que la observación directa pone a prueba definitiva a los modelos de replicación establecidos. Efectivamente, la sorpresa no se hizo esperar: el video muestra a un proceso más aleatorio de replicación de cadenas de ADN que el previamente sugerido por los modelos.

 

Este video muestra la replicación de piezas individuales de la doble hélice del ADN. Esta es la primera vez que dicha replicaión es filmada directamente. Cada hilo brillante que se ve crece de izquierda a derecha es una es una pieza de la doble hélice que se va replicando.

En este enlace puedes leer un artículo de divulgación que extiende el tema y aquí el artículo científico.

five_5.jpg

Para Alexis Rebolledo,  sociólogo y experto en comunicación de la ciencia del Centro de Estudios Científicos de Valdivia, Chile, su evento científico favorito es una propuesta teórica que vio la luz en un par de artículos científicos publicados en el 2017.

Se trata de un modelo que ayuda a explicar un enigma muy antiguo: ¿por qué la constante de gravitación de Newton «G» es tan pequeña?  O puesto en términos más físicos: ¿por qué la gravedad es una interacción tan débil comparada con otras interacciones? Esta es una observación que aflora cuando estudiamos el mundo molecular y subatómico.   

Claudio Bunster y Andrés Gomberoff, investigadores del Laboratorio de Física Teórica de Centro de Estudios Científicos de Valdivia, presentan un modelo que propone a G, en vez de una constante de gravitación universal, un parámetro que puede tomar valores diferentes en regiones diferentes del espacio, separadas por lo que se denomina en física “paredes de dominio”. Una pared de dominio es una discontinuidad en alguna propiedad física que se puede usar para caracterizar un sistema por regiones. En este caso la pared está representada justamente por la discontinuidad en el valor de G.  En este caso, la geometría intrínseca de la pared de dominio también sería distinta vista desde los dos lados donde el valor de G es diferente y esto es importante puesto que la geometría del espacio-tiempo está integrada a la naturaleza según la relatividad general.   

Figura original en el artículo de Bunster y Gomberoff que muestra una pared de dominio que separa dos regiones con valores distintos de la constante de gravitación. 

Figura original en el artículo de Bunster y Gomberoff que muestra una pared de dominio que separa dos regiones con valores distintos de la constante de gravitación. 

La explicación detallada por Alexis la encuentras en este artículo divulgativo. El artículo científico lo encuentras en este enlace.  

6.jpg

Para Luis Miguel Montilla, biólogo y estudiante de Maestría en biología de la Universidad Simón Bolívar, Caracas, Venezuela, el hallazgo del año es el de una nueva especie de pájaro que acaba de surgir en las islas Galápagos.

Estamos en presencia de evolución en marcha, a la vista y disfrute de los científicos y de la humanidad. Tanto el análisis genético a nivel celular como el de las características físicas no dejan dudas a los científicos de que efectivamente se trata de una nueva especie de pinzón. Sus descubridores lo han llamado «Gran pájaro». Realmente no es un nombre muy original, pero sí es una gran noticia para todos.     

Big Bird, nueva especie de pájaro. 

Big Bird, nueva especie de pájaro. 

 

En este enlace encontrarás el artículo científico.  

 

number-7-2.jpg

Gabriel García, físico, investigador del Polo Tecnológico de Pando, Uruguay,  se decanta por el desarrollo de nuevos nano-robot o nanobots de moléculas de ADN. Las bioquímica del ADN está muy bien entendida por los científicos, situación que ofrece la oportunidad de usar las moléculas de ADN como material para fabricar nanobots. 

Los nanobots no son nuevos, sin embargo, hasta hace poco solo podían realizar tareas muy simples como desplazarse en una sola dirección controlada. También pueden ser capaces de recoger una molécula o nanopartícula y transportarla en una dimensión. Los investigadores que trabajaron en este nuevo desarrollo explican que sus nuevos nanobots pueden hacer tareas más complejas, por ejemplo pueden explorar superficies bidimensionales, reconocer y recoger múltiples cargas de nanopartículas, de dos tipos, que están inicialmente ubicados de manera desordenada y las entrega correctamente en un destino específico hasta que las dos cargas quedan clasificadas en dos pilas distintas.  

Las aplicaciones médicas de los nanobots pueden ser considerables, como por ejemplo en la selección y transporte de medicamentos en el torrente sanguíneo o dentro de células específicas.  El artículo está en este enlace.

ADN nanobot cargadores, representación artística.  

ADN nanobot cargadores, representación artística.  

number-8.jpg

Génesis Pérez, estudiante de postgrado y candidata a PhD en física por el Instituto de Física Teórica del Instituto de tecnología de Karlsruhe, Alemania, considera de mucha relevancia el hallazgo arqueológico de varios petroglifos a orillas del río Orinoco, en los raudales de Atures, estado Amazonas, Venezuela.  

El hallazgo fue realizado por Philip Riris, investigador del Instituto de Arqueología de University College London. No está investigada aún la correcta data de creación de estos dibujos, pero lo que sí está claro para los arqueólogos es que  estos y otros hallados anteriormente son de origen precolombinos.  Aquí pueden ver el artículo científico.

 

Nuevos petroglifos encontrados en a orillas del río Orinoco.

Nuevos petroglifos encontrados en a orillas del río Orinoco.

Finalmente, para mi, como físico teórico, soy fan absoluta del evento científico número uno: la detección multimensajera que involucró ondas electromagnéticas y ondas gravitacionales. No obstante, mi corazón se lo llevó Cassini en su Gran Finale, cuando después de 20 años de servicios a la humanidad y una tonelada de conocimientos nuevos, tejió su órbita en danza armoniosa entre los anillos de Saturno y en un final apoteósico se perdió para siempre en la atmósfera del gran planeta anillado.   
 

Cassini, representación artística de la NASA.

Cassini, representación artística de la NASA.