Tres ensayos cortos de divulgación – 3 Aumentando el bienestar: la neurociencia de los buenos hábitos

Publicado en Sinápticas.
Léelo completo en su sitio: https://sinapticas.com/2018/10/29/tres-ensayos-cortos-de-divulgacion-3-aumentando-el-bienestar-la-neurociencia-de-los-buenos-habitos/

©

Leandro Castelluccio

 

El bienestar es un concepto amplio que incluye numerosas dimensiones, pero integradas todas por estados subjetivos de ánimo positivo y placer en el largo plazo. Existen diversas elecciones que impactan tanto positivamente como negativamente en nuestro bienestar. A menudo se subestima el impacto que tienen pequeños simples actos en nuestro bienestar y se sobreestima la utilidad de otras cosas, como suplementos alimenticios, ciertas terapias, lecturas de autoayuda, etc., las cuales no siempre tienen el mismo respaldo empírico. Sin embargo, existe un cúmulo importante de evidencia acerca del impacto positivo que tienen ciertos hábitos, lo cual muchas veces se desconoce, al mismo tiempo que se desconoce cuan alto es el impacto en nuestro bienestar de los mismos. En este ensayo revisaremos las bases científicas del impacto del ejercicio, la meditación, el sueño y la alimentación en nuestro bienestar desde el punto de vista de la neurociencia.


Ejercicio y bienestar

running-573762_640

El ejercicio tiene la capacidad de mejorar o prevenir los trastornos mentales. Siguiendo a Taylor, Sallis y Needle (1985), los trastornos mentales son de gran importancia para la salud pública. Se ha afirmado que la actividad física vigorosa tiene efectos positivos en la salud mental en poblaciones tanto clínicas como no clínicas. La evidencia más sólida sugiere que la actividad física y el ejercicio probablemente alivian algunos síntomas asociados con la depresión leve a moderada. La evidencia también sugiere que la actividad física y el ejercicio podrían proporcionar un complemento beneficioso para los programas de alcoholismo y abuso de sustancias, mejorar la autoestima, las habilidades sociales y el funcionamiento cognitivo, así como reducir los síntomas de ansiedad y alterar aspectos de la enfermedad coronaria (tipo A) relacionada con el comportamiento y respuesta fisiológica a los estresores.

Según Salmon (2001), los efectos emocionales del ejercicio siguen siendo confusos, ya que se informan efectos positivos y negativos. Los resultados de estudios transversales y longitudinales son más consistentes en indicar que el entrenamiento con ejercicios aeróbicos tiene efectos antidepresivos y ansiolíticos y protege contra las consecuencias dañinas del estrés. Los efectos antidepresivos y ansiolíticos se han demostrado más claramente en el trastorno subclínico, y las aplicaciones clínicas aún no se han aprovechado en su totalidad. Los estudios transversales relacionan los hábitos de ejercicio con la protección contra los efectos dañinos del estrés en la salud física y mental, pero la causalidad no está clara. Sin embargo, el patrón de evidencia sugiere que el ejercicio físico recluta un proceso que confiere una resistencia duradera al estrés. Clínicamente, el entrenamiento con ejercicios continúa ofreciendo a los psicólogos clínicos un vehículo para procesos terapéuticos, sociales y psicológicos no específicos. También ofrece un tratamiento psicológico específico que puede ser particularmente efectivo para pacientes para los cuales las intervenciones psicológicas más convencionales son menos aceptables.

Según Guszkowska (2004), los metanálisis de estudios correlacionales y experimentales revelan efectos positivos del ejercicio en personas sanas y en poblaciones clínicas (también en pacientes con trastornos emocionales) independientemente del sexo y la edad. Los beneficios son significativos, especialmente en sujetos con un nivel elevado de ansiedad y depresión, debido a que hay más espacio para un posible cambio. La mayoría de las mejoras son causadas por ejercicios rítmicos, de tipo aeróbicos, en base al uso de grandes grupos musculares (trotar, nadar, montar en bicicleta, caminar), de intensidad moderada y baja. Deben realizarse durante 15 a 30 minutos y realizarse un mínimo de tres veces por semana en programas de 10 semanas o más.

Un artículo más reciente, siguiendo a Dunn, Trivedi, Kampert, Clark y Chambliss (2005), muestra que el ejercicio aeróbico a una dosis compatible con las recomendaciones de salud pública es un tratamiento eficaz para el trastorno depresivo mayor de gravedad leve a moderada. Sin embargo, una dosis más baja es comparable al efecto placebo. Las recomendaciones de salud pública incluyen 150 min de actividad aeróbica de intensidad moderada o 75 min de intensidad vigorosa o su combinación equivalente por semana (Oja & Titze, 2011).

Según Deslandes et al. (2009), específicamente, durante el proceso de envejecimiento, el ejercicio físico podría representar un tratamiento adyuvante potencial para los trastornos neuropsiquiátricos y el deterioro cognitivo, ayudando a retrasar la aparición de procesos neurodegenerativos. Además, aunque el ejercicio en sí mismo podría actuar como un factor estresante, se ha demostrado que reduce los efectos dañinos de otros factores estresantes cuando se realiza en intensidades moderadas.

Según Cotman y Engesser-Cesar (2002), se sabe que el ejercicio en general afecta a casi todos los sistemas del cuerpo, generando beneficios como una mejora de la salud cardiovascular, una mayor densidad mineral ósea (DMO) y un menor riesgo de cáncer, accidente cerebrovascular y diabetes. Además, el ejercicio es un medio para mejorar y proteger la función cerebral. Sin embargo, muchas personas todavía no realizan ningún tipo de ejercicio regular. Como señalan estos autores, la disfunción y la degeneración de las neuronas relacionadas con la edad causan deterioro cognitivo y cambios de personalidad en algunos casos, pero muchas personas recurren a los suplementos, como el gingko biloba, como una solución para los trastornos cognitivos, sin embargo, no hay pruebas de que algún suplemento pueda mantener la función cerebral en un nivel óptimo durante el proceso de envejecimiento. Sin embargo, ahora sabemos de la existencia de factores de crecimiento, como el factor neurotrófico derivado del cerebro (BDNF en inglés), que tiene a las neuronas como objetivo, una molécula que presenta la capacidad de proteger las neuronas, aumentar la plasticidad neuronal, mejorar el aprendizaje y ayudar en el desarrollo general y mantenimiento del cerebro.

El BDNF es capaz de mediar los efectos beneficiosos del ejercicio sobre la plasticidad cerebral. Etse factor apoya la salud y el funcionamiento del tipo neuronal primario en el cerebro, las neuronas glutamatérgicas, que son las principales neuronas de proyección que conectan las regiones cognitivas, sensoriales y cerebrales motoras. El BDNF se sintetiza en el cuerpo celular y se transporta de ida y vuelta a las sinapsis, donde ocurre la comunicación neuronal. Además de mediar en la eficacia sináptica, el BDNF también promueve la diferenciación, la extensión de las neuritas y la supervivencia de una variedad de poblaciones neuronales en cultivo e in vivo. El BDNF está regulado por la actividad neuronal y los mecanismos que inducen el BDNF, como el ejercicio, también mejoran el aprendizaje (Cotman & Engesser-Cesar, 2002). Por ejemplo, en estudios clínicos, el ejercicio aumenta el volumen cerebral en áreas implicadas en el procesamiento ejecutivo, mejora la cognición en niños con parálisis cerebral y mejora la habilidad fonémica en niños escolares con dificultades para leer (Plowman, 2008). Este último autor señala que la actividad física moderada es importante para los jóvenes cuyos cerebros son muy plásticos y quizás aún más crítica para los jóvenes con discapacidades físicas. Además, según el estudio de Drollette et al. (2014), cuyos resultados replican investigaciones anteriores que informan la influencia beneficiosa del ejercicio aeróbico agudo en el rendimiento cognitivo en niños, los niños con menor capacidad de control inhibitorio pueden beneficiarse al máximo de los ejercicios individuales. Los datos demuestran el efecto diferencial de la actividad física en individuos que varían en el control inhibitorio y respaldan aún más el papel del ejercicio aeróbico para la salud del cerebro durante el desarrollo.

Recientemente, el análisis de micromatrices de oligonucleótidos de alta densidad ha demostrado que, además de aumentar los niveles de BDNF, el ejercicio moviliza los perfiles de expresión génica que se predecirían para beneficiar los procesos de plasticidad cerebral (Cotman y Berchtold, 2002).

Por otro lado, según Ma (2008), la regulación positiva de BDNF y la neurogénesis implican la vía inactiva de los mecanismos neurobiológicos de los efectos del ejercicio. Se sugiere que la activación de la norepinefrina (NE) a través de los receptores β-adrenérgicos puede ser esencial para la regulación por aumento de BDNF inducida por el ejercicio. La ruta activa hacia arriba, por otro lado, está asociada con mejoras de varios sistemas de neurotransmisores aferentes al hipocampo, que incluyen NE, serotonina (5-hidroxitriptamina, 5-HT), acetilcolina (ACh) y ácido γ-aminobutírico (GABA). Además, según Sutoo y Akiyama, (1996) el ejercicio conduce a un aumento en el nivel de calcio en el cerebro. Esto, a su vez, mejora la síntesis de dopamina en el mismo y, a través de este aumento, la dopamina modifica y/o afecta la función cerebral, lo que podría inducir cambios fisiológicos, de comportamiento y psicológicos.

Siguiendo a Cotman, Berchtold y Christie (2007), los estudios en humanos y otros animales demuestran que el ejercicio se enfoca en muchos aspectos de la función cerebral y tiene amplios efectos en la salud general del cerebro. Los beneficios del ejercicio se han definido mejor para el aprendizaje y la memoria, la protección contra la neurodegeneración y el alivio de la depresión, especialmente en poblaciones de edad avanzada. El ejercicio aumenta la plasticidad sináptica al afectar directamente la estructura sináptica y potenciar la fuerza sináptica, y al fortalecer los sistemas subyacentes que apoyan la plasticidad, incluida la neurogénesis, el metabolismo y la función vascular. Este cambio estructural y funcional inducido por el ejercicio se ha documentado en varias regiones del cerebro, pero se ha estudiado mejor en el hipocampo. Como mencionamos anteriormente, los factores de crecimiento son los elementos clave de estos efectos. Además, un mecanismo común que subyace a los efectos centrales y periféricos del ejercicio podría estar relacionado con la inflamación, que puede afectar el factor de crecimiento de la señalización tanto sistémicamente como en el cerebro. Por lo tanto, a través de la regulación de los factores de crecimiento y la reducción de los factores de riesgo centrales y periféricos, el ejercicio asegura una función cerebral exitosa (Cotman, Berchtold y Christie, 2007).

Por otro lado, los estudios que examinan la intensidad del ejercicio requerido para optimizar las neurotrofinas sugieren que la moderación es importante. Los aumentos sostenidos en los niveles de neurotrofina ocurren con el ejercicio prolongado de baja intensidad, mientras que el ejercicio de mayor intensidad, en un modelo de rata de lesión cerebral, eleva la hormona del estrés, la corticosterona (Plowman, 2008).

Meditación y bienestar

relaxation-1967892_640

La ciencia ha proporcionado evidencia de mejoras inducidas por la meditación en el bienestar psicológico y fisiológico, incluidos beneficios en las funciones cognitivas de orden superior modificando la actividad cerebral (Luders, Toga, Lepore, & Gaser, 2009). De acuerdo con la investigación de estos autores, se detectaron correlatos de la meditación a largo plazo, con volúmenes de materia gris significativamente más grandes en los meditadores de la corteza orbito-frontal derecha, así como en el tálamo derecho y el giro temporal inferior izquierdo variando por edad y/o bajando los umbrales estadísticos aplicados. Los meditadores también mostraron volúmenes significativamente más grandes del hipocampo derecho. Estas regiones orbito-frontales y del hipocampo se han implicado en la regulación emocional y el control de respuestas (siguiendo a Luders et al., 2009). Según los autores, los volúmenes más grandes en estas regiones podrían explicar las habilidades y hábitos singulares de los meditadores para cultivar emociones positivas, mantener la estabilidad emocional y participar en conductas conscientes. Este es solo uno de los cientos de artículos que muestran efectos duraderos en el volumen y la función del cerebro.

Un tipo de meditación en particular denominada “atención plena” (mindfulness), produce varios efectos psicológicos positivos, incluido un mayor bienestar subjetivo, una reducción de los síntomas psicológicos de reactividad emocional, y una mejor regulación de la conducta. Intervenciones y direcciones sugeridas para futuras investigaciones (Keng, Smoski, & Robins, 2011). Con todos estos beneficios, la meditación de atención plena se ha incorporado cada vez más en las intervenciones psicoterapéuticas. La evidencia sugiere que la práctica de mindfulness se asocia con cambios neuroplásticos en la corteza cingulada anterior, la ínsula, la unión temporoparietal, la red fronto-límbica y las redes de modo predeterminado (default network) (Hölzel et al., 2011).

La meditación consciente también tiene un impacto importante en la regulación del dolor. Siguiendo a Zeidan, Grant, Brown, McHaffie y Coghill (2012), la modulación cognitiva del dolor está influenciada por una serie de factores que van desde la atención, las creencias, el condicionamiento, las expectativas, el estado de ánimo y la regulación de las respuestas emocionales a los eventos sensoriales nocivos. Recientemente, se ha descubierto que la meditación de atención plena atenúa el dolor a través de algunos de estos mecanismos, incluido el control cognitivo y emocional mejorado, así como la alteración de la evaluación contextual de los eventos sensoriales. De acuerdo con los datos cerebrales, al comparar las respuestas neuronales durante la anticipación del dolor entre un grupo con experiencia de meditación y un grupo control sin experiencia de meditación, una región en la mPFC/rACC (en inglés) (corteza prefrontal medial/corteza cingulada anterior rostral) se activó mucho más en el grupo de meditación, con una mayor activación que predice la reducción de las calificaciones desagradables del dolor. En el grupo de control, se encontró una correlación opuesta con una menor actividad general. También hay evidencia de una mayor activación de los meditadores en las regiones relacionadas con el dolor, como la corteza cingulada anterior dorsal (dACC), la ínsula (INS) y el tálamo (Thal), pero se reduce drásticamente en las áreas involucradas en la evaluación, la emoción y la memoria: corteza prefrontal medial, córtex orbitofrontal (OFC), amígdala y corteza prefrontal dorso-lateral (DLPFC) (Zeidan, Grant, Brown, McHaffie, & Coghill, 2012).

Esto tiene sentido cuando pensamos en el objetivo de la meditación de atención plena, el cual implica orientarse a los eventos y experiencias en curso de manera receptiva y atenta, sin juzgar, lo que denota un modo de procesamiento experiencial, que tiene implicaciones para la forma en que percibimos y respondemos a situaciones de estrés. La atención plena entonces promovería formas más objetivamente informadas de actuar ante situaciones estresantes, que luego se pueden ver en términos más benignos o neutrales. Esta es una forma en que la atención plena también puede ayudar con los problemas emocionales. La evidencia apoya esto, demostrando que la atención plena promueve la desensibilización y la reducción de la reactividad emocional ante estímulos potencialmente amenazadores (Weinstein, Brown, & Ryan, 2009). Por lo tanto, la técnica de la atención plena es un método en el que los pensamientos se experimentan como transitorios, más relacionados con los eventos psicológicos que con los reflejos de la realidad absoluta. Esta práctica puede facilitar y fortalecer esta capacidad para una reevaluación positiva.

Según Modinos, Ormel y Aleman(2010), se ha demostrado que la regulación de la emoción negativa a través de la reevaluación induce una mayor actividad prefrontal y una menor actividad de la amígdala. Las diferencias individuales en la atención disposicional reflejan diferencias en el reconocimiento, el desapego y la regulación típicos de la experiencia actual, y se piensa que también funcionan como un mecanismo de control de arriba hacia abajo. En el estudio de estos autores, la reevaluación indujo la actividad en una red cerebral que involucraba porciones predominantemente dorsales de la corteza prefrontal, replicando estudios previos. Un análisis de regresión voxelwise mostró que las diferencias individuales en la tendencia a ser consciente predijeron la actividad en las regiones neurales subyacentes a la revalorización, con la activación de la corteza prefrontal dorsomedial aumentando con más rasgos de atención plena. Además, esta activación prefrontal estaba correlacionada de manera inversa con la respuesta de la amígdala a las escenas negativas, apoyando aún más su papel en la regulación negativa de las regiones de generación de emociones.

Además, la meditación de atención plena podría inducir un modo experiencial de procesamiento de la información. Hay varios estudios que abordan este tema del modo experiencial versus conceptual. Según Gadeikis, Bos, Schweizer, Murphy y Dunn (2017), hay indicaciones de que participar en el procesamiento experiencial (a través de la conciencia directa de la experiencia sensorial y corporal) refuerza la experiencia de la emoción positiva. En su experimento, un mayor uso espontáneo del procesamiento experiencial durante una tarea de memoria se asoció con una mayor experiencia de felicidad. Además, el procesamiento experiencial aumentó la experiencia de felicidad en relación con otras condiciones, aunque no todas. Los resultados sugieren que involucrarse en el procesamiento experiencial es una forma efectiva de regular la experiencia positiva de la emoción durante el recuerdo positivo de la memoria.

La meditación consciente también tiene el potencial de aumentar la función inmunológica. Tal como Davidson et al. (2003) encontraron, se observa aumentos significativos en la concentración de anticuerpos para la vacuna contra la influenza entre los sujetos del grupo de meditación en comparación con los del grupo de control de lista de espera. La magnitud del aumento en la activación cerebral del lado izquierdo predijo la magnitud del aumento de anticuerpos a la vacuna.

Además, se ha demostrado que las intervenciones basadas en la atención plena que se centran en aumentar la conciencia de los pensamientos, emociones y acciones de una persona mejoran aspectos específicos de la función ejecutiva deficiente (FE), incluida la atención, el control cognitivo y la regulación de las emociones. La mala función ejecutiva (FE) se ha asociado con una serie de problemas a corto y largo plazo a lo largo de la vida, que incluyen tasas elevadas de trastorno por déficit de atención con hiperactividad, depresión, abuso de drogas y comportamiento antisocial (Tang, Yang, Leve y Harold , 2012). Según estos autores, una intervención específica basada en la atención plena, el entrenamiento integral de mente y cuerpo (IBMT), muestra mejoras en componentes específicos de EF. Los circuitos neuronales específicos de la corteza cingulada anterior y el sistema nervioso autónomo son dos mecanismos cerebrales que podrían ser la base de las mejoras relacionadas con la IBMT.

La reducción de estrés basada en la atención plena (MBSR) es una meditación clínicamente estandarizada que ha demostrado una eficacia constante para muchos trastornos mentales y físicos. Sin embargo, se ha prestado menos atención a los posibles beneficios que puede tener en sujetos sanos (Chiesa & Serretti, 2009). El metanálisis de estos autores revela que la MBSR muestra el entrenamiento de relajación estándar fueron igualmente capaces de reducir el estrés, pero el MBSR fue capaz de reducir el pensamiento rumiante y la ansiedad de rasgos, así como aumentar la empatía y la autocompasión. En general, la MBSR puede reducir los niveles de estrés en personas sanas.

Sueño y bienestar

sleep-1209288_640

La conservación del sueño en todas las especies animales sugiere que el sueño cumple una función vital. El sueño tiene una función crítica para asegurar la homeostasis metabólica. La función restauradora del sueño puede ser una consecuencia de la eliminación mejorada de productos de desecho potencialmente neurotóxicos que se acumulan en el sistema nervioso central despierto (Xie et al., 2013). La apnea obstructiva del sueño (AOS), por ejemplo, se asocia comúnmente con alteraciones neurocognitivas que no se han relacionado de manera consistente con anomalías específicas de la estructura cerebral. Los resultados neuropsicológicos en el tratamiento previo con OSA indican alteraciones en la mayoría de las áreas cognitivas, y en el estado de ánimo y la somnolencia. Estas deficiencias se asociaron con reducciones focales del volumen de materia gris en el hipocampo izquierdo (corteza entorrinal), la corteza parietal posterior izquierda y el giro frontal superior derecho. Sin embargo, después del tratamiento, se observan mejoras significativas relacionadas con la memoria, la atención y el funcionamiento ejecutivo que, en paralelo, aumentan el volumen de materia gris en las estructuras frontales y del hipocampo (Canessa et al., 2011). Según estos autores, las deficiencias cognitivas y estructurales en la AOS pueden ser secundarias a la privación del sueño y la hipoxemia intermitente nocturna repetitiva. Estos efectos negativos pueden mejorarse con un tratamiento consistente y completo.

Según un estudio de Haack y Mullington (2005), el sueño insuficiente crónico puede contribuir a la aparición y amplificación del dolor y afectar la salud al comprometer la perspectiva optimista y el funcionamiento psicosocial. Según Tanaka y Shirakawa (2004), una pequeña siesta (30 minutos entre las 13:00 y las 15:00 h) y el ejercicio moderado, como caminar por la noche, son importantes para el mantenimiento y la mejora de la calidad del sueño. En su estudio, la salud mental mejoró al mejorar la calidad del sueño. Además, la salud física también mejoró con la mejora de la calidad del sueño.

En un estudio realizado por Pilcher, Ginter y Sadowsky (1997) en sujetos que dormían un promedio de 7 horas por noche, la calidad promedio del sueño estaba mejor relacionada con la salud, afectaba el equilibrio, la satisfacción con la vida y los sentimientos de tensión, depresión, ira, fatiga y confusión que la cantidad promedio de sueño. Además, la calidad de sueño promedio estaba mejor relacionada con la somnolencia que la cantidad de sueño. Estos resultados indican que los profesionales de la salud deben centrarse en la calidad del sueño además de la cantidad de sueño en sus esfuerzos por comprender el papel del sueño en la vida diaria.

De acuerdo con Dahl y Lewin (2002), el sueño parece ser particularmente importante durante los períodos de maduración cerebral. También existe una evidencia creciente de que la privación del sueño tiene sus mayores efectos negativos en el control de la conducta, las emociones y la atención. Según Smaldone, Honig y Byrne (2007), aproximadamente 15 millones de niños estadounidenses se ven afectados por el sueño inadecuado, lo que lo convierte en un tema relevante para la salud de los niños.

Además, el sueño se ha considerado una forma en que el cerebro fortalece la consolidación de la memoria después de un período de aprendizaje (Ekstrand, 1967; Fishbein, 1971; Yaroush, Sullivan, & Ekstrand, 1971). La literatura actual sobre el tema abunda con ejemplos de beneficios relacionados con el sueño en la memoria, en particular, el recuerdo de memorias episódicas ha demostrado ser mejor después del sueño en comparación con la retención obtenida después de un período de vigilia (Plihal & Born, 1997; Ellenbogen , Hulbert, Jiang, & Stickgold, 2009). Además, se ha fomentado que el sueño podría actuar como una herramienta selectiva de la información que se recordará (por ejemplo, Stickgold & Walker, 2013). En general, no parece haber ninguna razón convincente para argumentar que el sueño no tenga un efecto en la consolidación de la memoria, dada la gran cantidad de literatura que respalda este hecho, sin embargo, todavía existe debate sobre el alcance de este efecto y también sobre cómo el sueño influye en la generalización e integración de la información.

De acuerdo con una revisión reciente realizada por Chatburn, Lushington y Kohler (2014), se identificaron 27 estudios en adultos sanos que combinados indican un efecto moderado del sueño para facilitar la memoria asociativa según lo probado en el comportamiento. Estos autores interpretan estos hallazgos como modelos de procesamiento asociativo basados en reactivación. Según ellos, el sueño facilita la integración de la nueva información en los esquemas existentes y la extracción de reglas y conjuntos de información que pueden generalizarse.

Por lo tanto, mantener un hábito de sueño saludable de buena calidad y cantidad tiene un gran impacto en nuestra salud y bienestar general.

Alimentación y bienestar

vegetables-1085063_640

Las intervenciones dietéticas han surgido como inductores ambientales efectivos de la plasticidad cerebral. Entre estas intervenciones dietéticas, existe la restricción calórica (en inglés CR: una reducción constante de la ingesta diaria total de alimentos), un ayuno intermitente (en inglés IF, alimentación diaria) y suplementos dietéticos con polifenoles y ácidos grasos poliinsaturados (PUFA en inglés), todos los cuales tienen el potencial de afectar los marcadores de plasticidad cerebral en estudios con animales (Murphy, Dias & Thuret, 2014). Estos autores también discuten los estudios epidemiológicos y de intervención que informan los efectos de la CR, la IF y los polifenoles dietéticos y los PUFA en el aprendizaje, la memoria y el estado de ánimo. Los datos revisados ​​refuerzan el importante concepto traslacional de que la dieta, un factor de estilo de vida modificable, tiene la capacidad de modular la salud y la función cerebral.

Según Bourassa, Alim, Bultman y Ratan (2016), los beneficios de una dieta rica en fibra en el colon han sido bien documentados en estudios epidemiológicos, pero su impacto potencial en el cerebro ha sido poco estudiado. Los autores revisan la evidencia de que el butirato, un ácido graso de cadena corta (SCFA en inglés) producido por la fermentación bacteriana de la fibra en el colon, puede mejorar la salud del cerebro. Según los autores, el butirato ha sido ampliamente estudiado como un inhibidor de la histona desacetilasa (HDAC), pero también funciona como un ligando para un subconjunto de receptores acoplados a proteína G y como un metabolito energético. Estos diversos modos de acción lo hacen adecuado para resolver la amplia gama de desequilibrios que se encuentran con frecuencia en los trastornos neurológicos. Según la evidencia, plantean la hipótesis de que el metabolismo de una dieta rica en fibra en el intestino puede alterar la expresión de genes en el cerebro para prevenir la neurodegeneración y promover la regeneración.

La dieta parece ser también un factor importante en la salud psicológica, donde una dieta vegana particularmente proporciona un efecto protector. Tsai, Chang y Chi (2012) por ejemplo, encontraron que el consumo más frecuente de verduras parece ser protector contra los síntomas depresivos en los ancianos. Vale la pena señalar que la ingesta de frutas, verduras y antioxidantes es menor en los adultos mayores con depresión, como señalan Payne, Steck, George y Steffens (2012) en su estudio.

Estudios respecto al estado de ánimo y la salud psicológica, como el de Akbaraly et al. (2009) confirman que los patrones dietéticos tienen un impacto en los síntomas depresivos. Estos autores encontraron que después de ajustar los potenciales factores de confusión, los participantes en el tercil más alto del patrón de alimentos integrales (basados en plantas) tenían menores probabilidades de depresión CES-D (en inglés) (Escala de depresión y estudios epidemiológicos) que aquellos en el tercil más bajo. Por el contrario, el alto consumo de alimentos procesados ​​se asoció con una mayor probabilidad de depresión CES-D. Los autores concluyen que en los participantes de mediana edad, un patrón dietético de alimentos procesados ​​es un factor de riesgo para la depresión CES-D 5 años después, mientras que un patrón alimenticio integral es protector. Además, una dieta vegana tiene el potencial de aumentar la productividad y la calidad de vida, incluida la salud mental antes mencionada. Katcher, Ferdowsian, Hoover, Cohen y Barnard (2010) determinaron la aceptabilidad de un programa de nutrición vegano en el lugar de trabajo y sus efectos en la calidad de vida relacionada con la salud y la productividad laboral, donde el grupo vegano reportó mejoras en salud general, funcionamiento físico y salud mental , vitalidad y satisfacción general con la dieta en comparación con el grupo de control. El grupo vegano también informó una disminución en los costos de los alimentos y una mayor dificultad para encontrar alimentos cuando comen fuera, en comparación con el grupo de control. El grupo vegano reportó una disminución del 40-46% en las deficiencias de productividad relacionadas con la salud en el trabajo y en las actividades cotidianas.

Por otra parte la relación Omega-6/Omega 3 tiene un papel en la salud mental. Tal como los autores Vaz, Kac, Nardi y Hibbeln (2014) estimaron, la prevalencia de riesgo de suicidio (SR en inglés) y episodio depresivo mayor (MDE en inglés) en embarazo precoz y la relación del estado sérico de los ácidos grasos con estos resultados, y se encontró que un mayor estado sérico de AA y ADA, dos ácidos grasos omega-6, se asociaron con una mayor probabilidad de SR y MDE en mujeres brasileñas embarazadas independientemente de variables de confusión.

Por lo que una dieta basada en plantas de alimentos de tipo integrales (frutas, verduras, hortalizas, legumbres y frutos secos) también es un factor importante que tiene el potencial de tener efectos positivos en nuestro bienestar.

Referencias

Akbaraly, T. N., Brunner, E. J., Ferrie, J. E., Marmot, M. G., Kivimaki, M., & Singh-Manoux, A. (2009). Dietary pattern and depressive symptoms in middle age. The British Journal of Psychiatry195(5), 408-413.

Bourassa, M. W., Alim, I., Bultman, S. J., & Ratan, R. R. (2016). Butyrate, neuroepigenetics and the gut microbiome: can a high fiber diet improve brain health?. Neuroscience letters625, 56-63.

Canessa, N., Castronovo, V., Cappa, S. F., Aloia, M. S., Marelli, S., Falini, A., … & Ferini-Strambi, L. (2011). Obstructive sleep apnea: brain structural changes and neurocognitive function before and after treatment. American Journal of Respiratory and Critical Care Medicine183(10), 1419-1426.

Chatburn, A., Lushington, K., & Kohler, M. J. (2014). Complex associative memory processing and sleep: A systematic review and meta-analysis of behavioural evidence and underlying EEG mechanisms. Neuroscience and Biobehavioral Reviews, 47, 646–655. http://doi.org/10.1016/j.neubiorev.2014.10.018

Chiesa, A., & Serretti, A. (2009). Mindfulness-based stress reduction for stress management in healthy people: a review and meta-analysis. The journal of alternative and complementary medicine15(5), 593-600.

Cotman, C. W., & Berchtold, N. C. (2002). Exercise: a behavioral intervention to enhance brain health and plasticity. Trends in neurosciences25(6), 295-301.

Cotman, C. W., Berchtold, N. C., & Christie, L. A. (2007). Exercise builds brain health: key roles of growth factor cascades and inflammation. Trends in neurosciences30(9), 464-472.

Cotman, C. W., & Engesser-Cesar, C. (2002). Exercise enhances and protects brain function. Exercise and sport sciences reviews30(2), 75-79.

Dahl, R. E., & Lewin, D. S. (2002). Pathways to adolescent health sleep regulation and behavior. Journal of adolescent health31(6), 175-184.

Davidson, R. J., Kabat-Zinn, J., Schumacher, J., Rosenkranz, M., Muller, D., Santorelli, S. F., … & Sheridan, J. F. (2003). Alterations in brain and immune function produced by mindfulness meditation. Psychosomatic medicine65(4), 564-570.

Deslandes, A., Moraes, H., Ferreira, C., Veiga, H., Silveira, H., Mouta, R., … & Laks, J. (2009). Exercise and mental health: many reasons to move. Neuropsychobiology59(4), 191-198.

Drollette, E. S., Scudder, M. R., Raine, L. B., Moore, R. D., Saliba, B. J., Pontifex, M. B., & Hillman, C. H. (2014). Acute exercise facilitates brain function and cognition in children who need it most: an ERP study of individual differences in inhibitory control capacity. Developmental cognitive neuroscience7, 53-64.

Dunn, A. L., Trivedi, M. H., Kampert, J. B., Clark, C. G., & Chambliss, H. O. (2005). Exercise treatment for depression: efficacy and dose response. American journal of preventive medicine28(1), 1-8.

Ekstrand, B. R. (1967). Effect Of Sleep On Memory.Journal of Experimental Psychology, 75(1), 64-72. doi:http://dx.doi.org/10.1037/h0024907

Ellenbogen, J. M., Hulbert, J. C., Jiang, Y., & Stickgold, R. (2009). The sleeping brain’s influence on verbal memory: boosting resistance to interference. PLoS One, 4(1), e4117.

Fishbein, W. (1971). Disruptive effects of rapid eye movement sleep deprivation on long-term memory. Physiology & Behavior,6(4), 279-282.

Gadeikis, D., Bos, N., Schweizer, S., Murphy, F., & Dunn, B. (2017). Engaging in an experiential processing mode increases positive emotional response during recall of pleasant autobiographical memories. Behaviour research and therapy92, 68-76.

Guszkowska, M. (2004). Effects of exercise on anxiety, depression and mood. Psychiatria polska38(4), 611-620.

Haack, M., & Mullington, J. M. (2005). Sustained sleep restriction reduces emotional and physical well-being. Pain119(1-3), 56-64.

Hölzel, B. K., Lazar, S. W., Gard, T., Schuman-Olivier, Z., Vago, D. R., & Ott, U. (2011). How does mindfulness meditation work? Proposing mechanisms of action from a conceptual and neural perspective. Perspectives on psychological science6(6), 537-559.

Katcher, H. I., Ferdowsian, H. R., Hoover, V. J., Cohen, J. L., & Barnard, N. D. (2010). A worksite vegan nutrition program is well-accepted and improves health-related quality of life and work productivity. Annals of Nutrition and Metabolism56(4), 245-252.

Keng, S. L., Smoski, M. J., & Robins, C. J. (2011). Effects of mindfulness on psychological health: A review of empirical studies. Clinical psychology review31(6), 1041-1056.

Luders, E., Toga, A. W., Lepore, N., & Gaser, C. (2009). The underlying anatomical correlates of long-term meditation: larger hippocampal and frontal volumes of gray matter. Neuroimage45(3), 672-678.

Ma, Q. (2008). Beneficial effects of moderate voluntary physical exercise and its biological mechanisms on brain health. Neuroscience Bulletin24(4), 265-270.

Modinos, G., Ormel, J., & Aleman, A. (2010). Individual differences in dispositional mindfulness and brain activity involved in reappraisal of emotion. Social cognitive and affective neuroscience5(4), 369-377.

Murphy, T., Dias, G. P., & Thuret, S. (2014). Effects of diet on brain plasticity in animal and human studies: mind the gap. Neural plasticity2014.

Payne, M. E., Steck, S. E., George, R. R., & Steffens, D. C. (2012). Fruit, vegetable, and antioxidant intakes are lower in older adults with depression. Journal of the Academy of Nutrition and Dietetics112(12), 2022-2027.

Oja, P., & Titze, S. (2011). Physical activity recommendations for public health: development and policy context. EPMA Journal2(3), 253-259.

Pilcher, J. J., Ginter, D. R., & Sadowsky, B. (1997). Sleep quality versus sleep quantity: relationships between sleep and measures of health, well-being and sleepiness in college students. Journal of psychosomatic research42(6), 583-596.

Plihal, W., & Born, J. (1997). Effects of early and late nocturnal sleep on declarative and procedural memory. Journal of cognitive neuroscience, 9(4), 534-547.

Ploughman, M. (2008). Exercise is brain food: the effects of physical activity on cognitive function. Developmental neurorehabilitation11(3), 236-240.

Salmon, P. (2001). Effects of physical exercise on anxiety, depression, and sensitivity to stress: a unifying theory. Clinical psychology review21(1), 33-61.

Smaldone, A., Honig, J. C., & Byrne, M. W. (2007). Sleepless in America: inadequate sleep and relationships to health and well-being of our nation’s children. Pediatrics119(Supplement 1), S29-S37.

Stickgold, R., & Walker, M. P. (2013). Sleep-dependent memory triage: evolving generalization through selective processing. Nature Neuroscience, 16(2), 139–45. http://doi.org/10.1038/nn.3303

Sutoo, D. E., & Akiyama, K. (1996). The mechanism by which exercise modifies brain function. Physiology & behavior60(1), 177-181.

Tanaka, H., & Shirakawa, S. (2004). Sleep health, lifestyle and mental health in the Japanese elderly: ensuring sleep to promote a healthy brain and mind. Journal of psychosomatic research56(5), 465-477.

Tang, Y. Y., Yang, L., Leve, L. D., & Harold, G. T. (2012). Improving executive function and its neurobiological mechanisms through a mindfulness‐based intervention: Advances within the field of developmental neuroscience. Child development perspectives6(4), 361-366.

Taylor, C. B., Sallis, J. F., & Needle, R. (1985). The relation of physical activity and exercise to mental health. Public health reports100(2), 195.

Tsai, A. C., Chang, T. L., & Chi, S. H. (2012). Frequent consumption of vegetables predicts lower risk of depression in older Taiwanese–results of a prospective population-based study. Public Health Nutrition15(6), 1087-1092.

Vaz, J. S., Kac, G., Nardi, A. E., & Hibbeln, J. R. (2014). Omega-6 fatty acids and greater likelihood of suicide risk and major depression in early pregnancy. Journal of affective disorders152, 76-82.

Weinstein, N., Brown, K. W., & Ryan, R. M. (2009). A multi-method examination of the effects of mindfulness on stress attribution, coping, and emotional well-being. Journal of Research in Personality43(3), 374-385.

Xie, L., Kang, H., Xu, Q., Chen, M. J., Liao, Y., Thiyagarajan, M., … & Takano, T. (2013). Sleep drives metabolite clearance from the adult brain. science342(6156), 373-377.

Yaroush, R., Sullivan, M. J., & Ekstrand, B. R. (1971). Effect of sleep on memory: II. differential effect of the first and second half of the night.Journal of Experimental Psychology, 88(3), 361-366. doi:http://dx.doi.org/10.1037/h0030914

Zeidan, F., Grant, J. A., Brown, C. A., McHaffie, J. G., & Coghill, R. C. (2012). Mindfulness meditation-related pain relief: evidence for unique brain mechanisms in the regulation of pain. Neuroscience letters520(2), 165-173.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s