ES SABIO REÍRSE DE UNO MISMO

Publicado en Ciencia al alcance.
Léelo completo en su sitio: http://ift.tt/2db2dXS

En varias ocasiones hemos dicho que la ciencia suele ser vista con reverencia y temor por muchas personas. Se la describe como un área “formal”, “seria” donde no hay cabida para el humor y lo disparatado, que suelen ser asociados sobre todo al arte.

De Lijnis Nelemans - English Wikipedia, CC BY-SA 3.0, http://ift.tt/2daZL3XPero en este mundo todas las cosas pueden ser vistas desde diversos ángulos, y la ciencia no escapa de ello. Así, desde hace 25 años en Estados Unidos se está realizando una entrega de premios científicos muy particular: los IG Nobel (por un juego de palabras en inglés sobre premios “innobles”). Estos premios son una parodia de los afamados Premios Nobel escandinavos, aunque se entregan en un mayor número de categorías. Su visión está expresada claramente en su lema, ya que dicen premiar científicos e investigaciones que “primero hacen reír a la gente, y luego le hacen pensar”.

Una de sus características interesantes es que participan verdaderos premios Nobel en la ceremonia, las investigaciones a las que hacen alusión son reales y están publicadas en revistas que cumplen con todos los criterios científicos formales como la evaluación por otros científicos para valorar su pertinencia, y que con el tiempo se han consolidado como un interesante espacio para distender un poco la tradicional formalidad de la investigación y los laboratorios.

A lo largo del tiempo ham premiado investigaciones como la que hizo levitar a una rana mediante imanes (2000, uno de los autores ganaria años después un premio Nobel, este si de los “serios”), la investigación chilena que demostró que al adherir un palo al trasero de una gallina esta empieza a caminar como se supone caminaban los dinosaurios (2015), u otra donde otro chileno estudió cómo se arrugan las sábanas (2007). En el año 1993 se premió un trabajo publicado por un equipo de 975 científicos, teniendo más autores que páginas el trabajo.

Esta semana pasada fueron presentados los galardones 2016, con cosas tan interesantes como el estudio de que si se tiene picazón en el lado izquierdo del cuerpo puede rascarse el lado derecho (mientras te miras en un espejo) y eso te aliviará. O una donde un grupo de científicos se “disfrazaron” de diversos animales para poder estudiar de cerca el comportamiento de la manada (compartido con la persona que se hizo una prótesis para caminar como cabra y mezclarse con ellas). También hubo un premio para un estudio sobre el efecto de los pantalones de diversos materiales en la actividad sexual… de ratones de laboratorio.

Como vemos, la ciencia puede en ocasiones ser graciosa, aunque debamos “reir primero y pensar después”.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s