Salud en todas: un enfoque integral para la vida y salud de migrantes Por Editor

Publicado en Chile Científico.
Léelo completo en su sitio: http://ift.tt/2yB2oU9

Báltica Cabieses

Hoy en día existe, tanto a nivel mundial como nacional, evidencia que sugiere la importancia del carácter relacional del proceso migratorio, resultando en marginalización, dominación y exclusión social de algunos migrantes internacionales dependiendo de las condiciones de salida de su país y de llegada al nuestro.

Este aspecto relacional de la migración como proceso complejo y dinámico invita a la construcción de espacios de participación real, democracia participativa, políticas públicas centradas en derechos humanos, elección popular de autoridades locales y fortalecimiento de instituciones rectoras en su tarea de representar a aquel que ha sido vulnerado.

La migración internacional es un fenómeno de naturaleza multidimensional, complejo y dinámico, cuyo abordaje exige del Estado una respuesta integral, coordinada y necesariamente intersectorial.

El concepto de Salud en Todas las Políticas (SeTP) es un enfoque con potencial de facilitar el abordaje de problemas complejos que requieren coordinación intersectorial. Este enfoque de Salud intenta proporcionar soluciones prácticas a tomadores de decisiones para mejorar la salud y equidad. Ha sido ha sido definido por la OMS como un enfoque a las políticas públicas que toma en cuenta en forma sistemática el impacto de las decisiones en la salud y los sistemas de salud, busca sinergias y evita impactos negativos en la salud, con el objeto de mejorar la salud y equidad en salud.

SeTP se sustenta en los derechos humanos relacionados con la salud y las obligaciones derivadas y enfatiza las consecuencias de las políticas públicas en los determinantes de la salud, aspirando a mejorar la responsabilidad de tomadores de decisiones de sus impactos en salud en todos los niveles de toma de decisiones.

Tal como se desprende de la definición de la OMS, SeTP es una herramienta aplicable a la gran mayoría de los desafíos de la promoción de la salud y no únicamente en el abordaje de los determinantes sociales de la salud.

Siguiendo lo propuesto por Leppo y colaboradores el 2015, se destacan cuatro elementos claves para aplicar el enfoque de SeTP en Chile:

(i) Ventanas de oportunidad, (ii), Voluntad política, (iii) Estructuras y procesos intersectoriales y (iv) Conflictos de interés.

Según lo reportado por algunos autores, las ventanas de oportunidad  consideran tres corrientes -el problema, la solución, y el momento político- que fluyen en forma paralela. En un momento determinado, estas tres corrientes confluyen, por lo que un problema es visibilizado como tal, existen soluciones de política pública para abordarlo y ocurre en un momento político adecuado, con lo que se abre una ventana de oportunidad que facilita la acción. Estas ventanas de oportunidad se abren y cierran rápidamente, lo que implica que los tomadores de decisiones deben tener claridad en cómo aprovechar la oportunidad una vez que se presenta.

La visión a largo plazo, la existencia de recursos humanos competentes y la revisión continua de procesos de toma de decisiones de otros sectores ayuda en la preparación de ventanas de oportunidad.

En Chile la temática migratoria se ha visibilizado como un problema, se han desarrollado algunas soluciones y han existido momentos políticos pasajeros como oportunidades de definición de políticas públicas para esta población.

 

El enfoque de SeTP destaca la importancia de la voluntad política del más alto nivel de decisión para facilitar los procesos de políticas públicas intersectoriales. Siguiendo lo propuesto por Peña y colaboradores el 2016, en el sistema político chileno se refiere a la figura del Presidente de la República y al Intendente Regional y Alcalde en los niveles regionales y municipales, respectivamente.

En estos ejemplos la voluntad política existe y se manifiesta en la creación de estructuras y procesos intersectoriales o en el mandato directo a ministerios sectoriales para que conduzcan el proceso de toma de decisiones de manera coordinada e integral.

La voluntad política también puede lograrse, a través de la acción de la sociedad civil, que es capaz de influir y gatillar la decisión de la autoridad de dar prioridad a ciertas temáticas por sobre otras. La academia, por medio de la generación de evidencia y la colaboración en red, es otro actor potencialmente clave en sostener la temática migratoria para que sobreviva a cambios de autoridades políticas y otros procesos de índole social y nacional.

En la compleja relación entre migración internacional y salud, es importante reconocer el rol de estructuras y procesos intersectoriales. En nuestro país, es necesario continuar desarrollando estructuras y procesos intersectoriales que apoyen en el proceso de toma de decisiones  desde un enfoque lo más vinculante y democrático posible.

Chile destaca en su experiencia histórica de desarrollo de comisiones intersectoriales, muchas de las cuales han tenido consecuencias directas en políticas públicas. Mientras más deliberativo, sistemático y serio sea el trabajo intersectorial, mejores serán sus resultados en la construcción de políticas públicas.

En este sentido, Aguilera analizó el 2009 la experiencia de seis comisiones asesoras presidenciales, concluyendo que las que tuvieron mejores resultados fueron aquellas que no fueron reactivas a una crisis política, siendo de carácter técnico y con equilibrio de las fuerzas políticas.

Por último, es esencial aunque siempre complejo el discutir en torno a conflictos de interés existentes en el desarrollo de cualquier política pública incluyendo la de temática migratoria. Parafraseando a Peña y colaboradores el 2016, la implementación del enfoque de SeTP intersecta con temas críticos relativos, por ejemplo, a la transparencia en la toma de decisiones, el perfeccionamiento de instrumentos, los sistemas de financiamiento, la regulación del lobby, y otros temas que sin duda son de preocupación nacional y al mismo tiempo tienen impactos profundos en el espacio de acción de los tomadores de decisiones.

En definitiva, la migración internacional es un importante determinante social de la salud poblacional. La política pública enfrenta el desafío de ser capaz de dar una respuesta organizada a aquellos ciudadanos que por diversas razones se encuentran en estado de migración.

Se hace necesario por parte del Estado formalizar mecanismos de protección social que garanticen la misma protección social y oportunidades de desarrollo y progreso que la población local, a través del reconocimiento de derechos fundamentales. Es tarea del Estado y la sociedad en su conjunto proteger al más débil, al más pobre y al más falible en contra de la discriminación, corrigiendo el acceso equitativo al disfrute de los derechos de aquellos que están en desventaja, incluyendo a la población migrante internacional.

La entrada Salud en todas: un enfoque integral para la vida y salud de migrantes se publicó primero en Chile Científico.

Anuncios

Recalculando: rutas alternativas en la carrera científica Por Lorena Díaz

Publicado en Chile Científico.
Léelo completo en su sitio: http://ift.tt/2hinGlN

Lorena Díaz

La película Interestelar recibió el Óscar por mejores efectos visuales y recaudó más de 675 millones de dólares americanos a nivel mundial el año 2014.

En la más reciente entrega de los Premios Nobel, el físico teórico Kip Thorne fue galardonado con el Nobel de Física por su contribución al Observatorio de Ondas Gravitacionales por Interferometría Láser (LIGO por las siglas en inglés) y por la detección de ondas gravitacionales el año 2015, junto a sus colegas Rainer Weiss y Barry Barish.

Lo que pocos saben es que Kip Thorne fue consultor científico y productor ejecutivo de Interestelar, asegurándose de que la representación de los agujeros de gusano y agujeros negros fuera lo más precisa posible. El resultado fue elogiado transversalmente, tanto por la comunidad científica como por la crítica especializada en películas de ciencia ficción.

Hasta hace algunos años, el estudio de una carrera científica conducía inequívocamente a tres caminos posibles: la investigación, la pedagogía, o ambas combinadas.

Hoy el panorama ha cambiado y tenemos una gran variedad de donde escoger, aunque siempre hay rutas menos exploradas que otras, lo que depende fuertemente del contexto sociocultural -e incluso político- del científico.

En Estados Unidos, desde la llegada de Donald Trump a la presidencia, son varios los investigadores que decidieron iniciar una carrera política y actualmente son candidatos al Congreso. Trump ha insistido en negar el cambio climático y hacer caso omiso a la evidencia científica en temas relacionados a la salud pública, agricultura, exploración espacial y energía, entre otros.

Fue tanto el descontento que científicos y profesionales de áreas STEM (Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas) se transformaron en activistas políticos y fundaron 314 Action [1], una organización sin fines de lucro que promueve la elección de sus candidatos, todos de formación en ciencias, y defiende la construcción de políticas públicas basadas en la evidencia.

Otro “camino alternativo” con alta exposición pública es el trabajo de divulgador científico en medios de comunicación como la televisión o la radio.

En Argentina, a pesar de los múltiples recortes presupuestarios en Conicet (Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas), la TV Pública Argentina estrenó este año La Liga de la Ciencia [2], que acerca a la audiencia la investigación en ciencia y tecnología que se realiza en el país, además de experimentos en vivo, videos y clases magistrales resumidas. El programa es conducido por María Eugenia López, licenciada en Ciencias Biológicas y máster en Neurociencia y Educación, y Andrés Rieznik, doctor en Física, mago y Jefe de Investigación en la agrupación de ciencia ciudadana El Gato y La Caja [3].

En nuestro país, algunas radios nacionales han apostado por espacios regulares de divulgación científica, invitando a reconocidos investigadores a conversar sobre su área de trabajo y otras contingencias, en respuesta a resultados positivos de un público interesado en conocer más sobre estos temas. Este es el caso de Gabriel León, bioquímico mejor conocido como Dr Paper en el programa Un País Generoso de Radio Zero, y nuestra Bárbara Rojas-Ayala, astrónoma y columnista en Chile Científico, que tiene su espacio en Dimensión Futuro de Radio Futuro.

Hace diez años, la Premio Nacional de Ciencias Exactas (1997) y actual Presidenta de la Academia Chilena de Ciencias, María Teresa Ruiz, publicó por primera vez su libro Hijos de las Estrellas (Ediciones B). Este año fue lanzada una nueva edición del mismo, con material e imágenes actualizados, que llegó a las vitrinas de librerías nacionales a acompañar una nueva camada de publicaciones de divulgación científica.

El también astrónomo de extensa trayectoria y Premio Nacional de Ciencias Exactas en 1999, José Maza Sancho, se ganó su lugar en los estantes con el libro Somos polvo de estrellas (Planeta). No tan lejano, desde el mundo de la física, Andrés Gomberoff publicó el año 2015 su libro Física y Berenjenas (Aguilar), bestseller que inspiró su serie de cápsulas científicas en El Mostrador, Belleza física: el aperitivo. Destacan también los libros hechos por periodistas especializados en comunicación científica, que logran dar mayor protagonismo a la ciencia que se desarrolla en Chile, a su historia y a su relevancia, como Luces al fin del mundo (Planeta) de Nicolás Alonso y Tecnociencia: 30 Rutas de Turismo Científico en Chile (Compass) de la conductora del programa Tecnociencia, Andrea Obaid.

Otro de los nichos preferidos por chilenos fanáticos de la astronomía es YouTube, en donde el cineasta Ricardo García tiene su canal Astrovlog desde el año 2014, al igual que las tres astrónomas que conforman Star Tres, y el canal más “veterano” Charly Labs desde 2011.

Entre los “desvíos” menos tradicionales y, que uno podría pensar, más alejados de la carrera científica, está el stand up científico que realiza el Colectivo Bardo [4] de Uruguay. Son un grupo formado por estudiantes e investigadores de diferentes áreas que se dedica a hacer espectáculos de monólogos científicos para democratizar el acceso al conocimiento y fomentar la apropiación social de la ciencia.

Contrario a lo que se podría esperar del estereotipo del científico apático encerrado en su laboratorio, el humor de Los Bardos tuvo un éxito rotundo en su gira por Chile en agosto recién pasado, donde lograron acercar la experiencia científica a las personas que asistieron a sus presentaciones en Santiago, Valdivia y Punta Arenas.

Por la razón que sea, bien por falta de oportunidades o recursos para desarrollar la investigación en ciencias, o bien por la inquietud de explotar una faceta humana en el ámbito laboral, la elección de rutas menos convencionales es hoy una decisión que hace más felices a aquellos que la tomaron.

Lo que comenzó con investigadores que incursionaron primero en la industria, el emprendimiento, la innovación, la transferencia tecnológica y la propiedad intelectual, en la actualidad se amplía a científicos interesados en compatibilizar su trabajo con sus habilidades artísticas en la ilustración científica o con sus competencias comunicacionales en medios escritos, televisión, radios y canales de Youtube.

También es posible encontrar científicos trabajando por una mejor legislación en Ciencia y Tecnología, u otros asesorando en estudios jurídicos, productoras audiovisuales o grandes proyectos cinematográficos como Kip Thorne. La comunidad científica chilena del siglo XXI es más diversa y, por ello, más fuerte y más capacitada para generar los cambios que se requieren en el país.

Referencias:

  1. http://ift.tt/2iAOCJb

2. http://ift.tt/2zkzriW

3. http://ift.tt/1TQnMa3

4. http://ift.tt/2zkzrPY

La entrada Recalculando: rutas alternativas en la carrera científica se publicó primero en Chile Científico.

Pagar para trabajar Por Valentina Wyman

Publicado en Chile Científico.
Léelo completo en su sitio: http://ift.tt/2iNdceN

Valentina Wyman

“Hay que hacer carrera”- “Trabajar para ganar experiencia”- “Te tienes que mantener vigente”- “La clave está en los contactos”, entre muchas otras, son frases clichés de uso universal que se utilizan en el ámbito laboral.

No discuto la certeza de las frases, pero creo que es interesante analizar las condiciones en que se hace carrera, se gana experiencia, se mantiene la vigencia y se hacen contactos en el mundo de las ciencias.

Trabajar en prestigiosos laboratorios con investigadores connotados es una experiencia que a muchos profesionales jóvenes les gustaría experimentar. Y sí, las puertas por lo general están abiertas para recibir a ciertos perfiles y colaborar en trabajos de investigación. Dicen que nadie trabaja gratis, y es cierto.

En muchos casos, hacer carrera y ganar experiencia en el ámbito de las ciencias no es gratis y tampoco es remunerado, sino que tienes que pagar por ellas.  Sí, suena extraño y absurdo que alguien pague para trabajar, pero cuando estás iniciando tu carrera, es decir, cuando no tienes carrera, muchos investigadores trabajan sin remuneración y costean sus gastos (locomoción, almuerzo) para participar en proyectos de investigación que “sumarán” puntos para el CV, experiencia y contactos para su futuro profesional.

La inserción de personal joven o mano de obra gratis es valorada en los laboratorios y muchas veces los supervisores están conscientes de que el investigador (por lo general pre-doctoral) debería recibir una remuneración.

Sin embargo, usualmente el presupuesto es escueto. Existen muchas técnicas para atenuar el cargo de conciencia, por ejemplo, tener conocimiento de que el joven profesional está cubriendo una “necesidad” para abrirse camino en su profesión o que “todos hemos pasado por lo mismo”. Podríamos decir que la relación tiene características del tipo simbiótica y, que entregar un ambiente acogedor y un clima laboral agradable siempre se agradece.

Si la línea de investigación no está desarrolla en el país, trabajar es un poco más costoso, porque tienes que viajar. En este caso, hay que “pitutear” en lo que sea para comprar los pasajes. El costo de hacer carrera en esos campos también lleva asociado el hecho de dejar familias y empezar una nueva vida en otro lugar.

Esta etapa en que no sabes si presentarte como investigador porque no tienes publicaciones, es como un valle de la muerte, porque muchas veces te cuestionas por qué si estudié más años y tengo un grado académico mayor pago por trabajar, si como ingeniero estaría ganando una cifra de 6 ceros o cercana a ella.

Cuando la crisis económica azota al país, es sabido que el primer presupuesto que se reduce es el destinado a la ciencia. En estos casos, lamentablemente, no sólo los jóvenes trabajan gratis, sino que también los investigadores con años de carrera. Un ejemplo de ello es la situación que se vive en España, donde según declaraciones de Elena Carretón, vocal de la Federación de Jóvenes Investigadores/Precarios, “La falta de dinero para investigar y la escasez de plazas obliga a muchos investigadores a trabajar gratis para poder competir por un puesto”[1].

La alta competitividad en el mundo científico dada por los indicadores, en muchos casos no permite exigir una remuneración justa, sino que muchas veces tener acceso a una oficina, equipamiento y un par de estudiantes es suficiente para mantener la vigencia y la competitividad para el futuro.

No discuto que estas experiencias, aunque puedan significar un costo monetario considerable, no sean una inversión invaluable para la creación de redes de contacto, aprender otro idioma, trabajar en equipos multiculturales, conocer otros países y formar un buen CV. Sin embargo, me parece que es un tema que no debería ser parte de la cultura científica.

Referencia:

[1] http://ift.tt/2rch9bX

La entrada Pagar para trabajar se publicó primero en Chile Científico.

Las bacterias me controlan

Publicado en Chile Científico.
Léelo completo en su sitio: http://ift.tt/2yKJzjQ

Harold Nuñez

Nos gusta pensar que tenemos el control sobre nuestra vida, nuestras decisiones y nuestros gustos. A diario seguimos un patrón de conducta que, pensamos, sigue una causa o razón concreta. Pero ¿y si alguien estuviese tras bambalinas decidiendo por nosotros?

Durante los últimos años numerosos estudios han postulado e investigado una conexión entre nuestro cerebro y las bacterias que habitan en nuestro intestino. La conexión parece sorprendente y difícil de comprender. ¿De qué manera los microorganismos que habitan a lo largo de nuestro sistema digestivo podrían influir en nuestro estado de ánimo?

Los microorganismos que habitan nuestro intestino secretan una gran variedad de productos químicos, los que, asombrosamente, son los mismos que nuestro sistema nervioso utiliza para comunicarse y regular nuestro estado de ánimo. Algunos de ellos son la dopamina, la serotonina y el ácido gamma-aminobutírico, o GABA. Este último, es el principal neurotransmisor con capacidad de disminuir la actividad neuronal y cumple un rol fundamental en la reducción de la ansiedad.

Pero que estos microorganismos puedan producir neurotransmisores como GABA no implica que tengan un efecto sobre el sistema nervioso, ¿o sí?

Experimentos realizados en ratones desprovistos de microorganismos, o también llamados ratones gnotobióticos, mostraron que estos tenían reacciones fisiológicas exageradas frente al estrés, siempre comparados con ratones normales, y que estas reacciones anormales eran reversibles al introducir nuevamente bacterias a sus intestinos.

Un excelente ejemplo de esta capacidad es el de la especie bacteriana Lactobacillus rhamnosus. Cuando esta especie es administrada para tratar a ratones ansiosos y sensibles al estrés, logra inducir comportamientos menos depresivos y “tranquilizar” a los ratones, comparado con ratones que no reciben el tratamiento. Una de las características de esta bacteria es que produce grandes cantidades de GABA, lo que ayudaría a explicar este efecto.

Otro ejemplo interesante es la capacidad de Bacteroides fragilis de mitigar la tendencia hacia comportamientos repetitivos y mejorar la comunicación de ratones afectados por un cuadro similar al del autismo. Aunque el accionar de B. fragilis no está completamente comprendido, su acción sería la de restablecer la microbiota intestinal de estos ratones a niveles normales de diversidad, la cual esta distorsionada.

En una línea similar, el año 2016 investigadores radicados en EE.UU. demostraron que tan solo incorporando una sola especie de bacteria, Lactobacillus reuteri, a la dieta de ratones con déficit de comportamiento similares al autismo, estos se volvían más sociales, aunque sin mejorar su ansiedad.

Existen numerosos trabajos que abordan este denominado eje cerebro-intestino. Esta red de comunicación sería bi-direccional y en ella participarían el tracto gastrointestinal, el sistema nervioso asociado a nuestro intestino y el cerebro. Este eje regularía muchas funciones cruciales, como el estado inmune, la digestión, el metabolismo la sensación de saciedad y reacciones de estrés.

Pero, ¿por qué se ha desarrollado esta capacidad de los microorganismos de influir en nuestro comportamiento? Tal vez necesitan que seamos más sociales, para poder diseminarse con más facilidad.

Aún hay mucho que comprender para poder, potencialmente, utilizar estos hallazgos en tratamientos efectivos. Aunque para la próxima vez que sientas estrés, piensa que en tu intestino hay alguien trabajando por relajarte.

Fuentes

Buffington SA, Di Prisco GV, Auchtung TA, Ajami NJ, Petrosino JF, Costa-Mattioli M. Microbial Reconstitution Reverses Maternal Diet-Induced Social and Synaptic Deficits in Offspring. Cell. 2016;165(7):1762-1775.

Hsiao EY, McBride SW, Hsien S, et al. Microbiota modulate behavioral and physiological abnormalities associated with neurodevelopmental disorders. Cell. 2013;155(7):1451-1463.

Sarkar A, Lehto SM, Harty S, Dinan TG, Cryan JF, Burnet PWJ. Psychobiotics and the Manipulation of Bacteria–Gut–Brain Signals. Trends Neurosci. 2016;39(11):763-781.

La entrada Las bacterias me controlan se publicó primero en Chile Científico.

Ciencia, Tecnología y Empresa: Las proyecciones en Chile

Publicado en Chile Científico.
Léelo completo en su sitio: http://ift.tt/2yvPSbj

Romina Paillao

Cada año, Chile es escenario del encuentro nacional sobre Ciencia, Tecnología y Empresa, el que tiene como objetivo principal vincular el ecosistema de ciencia e innovación con el sector productivo del país. En esta oportunidad, el foco de interés de la sexta versión, fue el llamado a la colaboración para el desarrollo tecnológico[i].

En este sentido se destacaron tres grandes desafíos que debemos abordar para poder generar un diálogo entre estos dos mundos:

Economía del conocimiento: No es novedad el hecho de que necesitamos tener una mayor densidad de personas con conocimiento STEM (Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas, por sus siglas en inglés). Esta, es la única forma en la que podamos contar con una población capacitada para crear, innovar en tecnología y poder aplicar este desarrollo en las distintas industrias chilenas como lo son la minería, la salmonicultura, la agricultura y la astronomía, entre otros.

Una de las conclusiones destacadas es que este punto se lograría mejorando la educación chilena, aumentando la inversión en estudios de posgrado y mejorando su re-inserción. Además, contamos, como país, con un déficit en capital humano en Tecnologías de la Información (TI)[ii], profesionales que participan de manera directa en las áreas de tecnología de la información, esto a pesar de la alta proyección laboral.

Necesidad de negocios basados en ciencia: En el año 2015 Corfo lanzó los Hubs de Transferencia Tecnológica, lo que pretenden ser una plataforma que permita aumentar la cantidad y proyección de emprendimientos tecnológicos generados en universidades y centros de investigación. El reto hoy es que estos se puedan independizar para ser exitosos.

Juntar el mundo de la industria con el científico: Se deben conectar ambas áreas, partiendo por “traducir” temas científicos al mundo empresarial, y viceversa.

Además, los científicos deben dejar de rechazar el área comercial y las industrias deben ver la oportunidad que se genera creando alianzas y cooperando tanto con universidades como organizaciones de Investigación, lo que les permite innovar y hacer sus empresas más competitivas.

En resumen, tenemos como principales desafíos pendientes: Mejorar la educación, aumentar la inversión en I+D y promover la colaboración entre el mundo público, privado y la academia.

La colaboración es la clave para el éxito en el futuro y saber utilizar la tecnología a nuestro favor, nos permitirá encontrar nuevas soluciones a las distintas problemáticas tanto actuales, como a largo plazo.

[i] http://ift.tt/2yvA4Fk

[ii] http://ift.tt/2gpQU1W

La entrada Ciencia, Tecnología y Empresa: Las proyecciones en Chile se publicó primero en Chile Científico.