La manipulación de los clicks : por Macarena Rojas-Abalos

Publicado en Chile Científico.
Léelo completo en su sitio: http://chilecientifico.com/la-manipulacion-de-los-clicks-2/

¿Somos realmente dueños de nuestras decisiones? ¿Cuál es el costo que pagamos por estar tanto tiempo conectados? Estas son algunas de las preguntas que un ex chico Google esbozó a la audiencia chilena durante Congreso Futuro. Tristán Harris, elegido #16 de los 30 mejores empresarios menores de 30 años por la revista Inc en 2009 […]

La entrada La manipulación de los clicks se publicó primero en Chile Científico.

Anuncios

La manipulación de los clicks : por Macarena Rojas-Abalos

Publicado en Chile Científico.
Léelo completo en su sitio: http://chilecientifico.com/la-manipulacion-de-los-clicks/

¿Somos realmente dueños de nuestras decisiones? ¿Cuál es el costo que pagamos por estar tanto tiempo conectados? Estas son algunas de las preguntas que un ex chico Google esbozó a la audiencia chilena durante Congreso Futuro.

Tristán Harris, elegido #16 de los 30 mejores empresarios menores de 30 años por la revista Inc en 2009 y seleccionado como una de las “25 personas que dan forma al futuro en temas de tecnología, ciencia y medicina” por la revista Rolling Stone en 2017, por años trabajó como “filósofo de producto” en Google. “Soy experto en la manera en que la tecnología secuestra nuestras vulnerabilidades psicológicas”, relata, y agrega que parte de su trabajo era encontrar la forma de persuadir a la gente para provocar una mayor atención hacia sus productos.

Tristan Harris durante su presentación en Congreso Futuro.

Sin embargo, tras darse cuenta del impacto que tiene en las personas el uso excesivo de la tecnología, este ingeniero informático norteamericano decidió formar Time Well Spent, un movimiento que busca generar conciencia colectiva sobre el tiempo que perdemos en internet. “La tecnología no es una herramienta neutra, tras la pantalla hay cientos de personas trabajando para diseñar aplicaciones que capturen nuestra atención”, comenta Harris, quien hoy está empecinado en abrir el debate para que dejemos de ser consumidores pasivos de información sin tomar el peso de lo que significa. “Luchamos para resguardar la atención de los ciudadanos como un valor humano, para proteger la salud mental en un entorno democrático”, comenta sobre el objetivo de su organización.

Hoy, las cifras son escalofriantes. Estudios revelan que cada persona revisa su celular, en promedio, unas 150 veces al día, y a pesar de que la mayoría son interacciones rápidas, esto supone un alto costo social debido al excesivo tiempo que estamos conectados. “El teléfono es lo primero que miramos al despertar, e incluso lo tenemos cerca cuando estamos tomando un café con alguien. Cada día estamos más impacientes y ansiosos cuando vemos una notificación, y cuanto más tiempo pasamos utilizando estas aplicaciones, más lejos estamos de optimizar el tiempo”.

La caja de pandora

Hoy en día Facebook es la aplicación de mayor uso diario en el mundo, a través de ella compartimos nuestras experiencias, nos informamos e incluso nos validamos con nuestros amigos virtuales. Pero, ¿cuestionamos lo que sucede cuando damos un “me gusta”?

Harris menciona que Facebook abrió una caja de pandora y que ya no hay vuelta atrás. “Ellos no tienen el control de lo que han creado, todo está diseñado para que seamos adictos a la tecnología, para que aumente nuestra ansiedad por saber qué nos estamos perdiendo”.

Es sabido que el gran negocio de internet se basa en cuánto tiempo permanecemos en algún sitio, y es por ello que las grandes empresas como Facebook, Twitter e incluso Netflix compiten por nuestra atención, ganan a costa de nuestro tiempo y consiguen tenernos constantemente distraídos. “Hoy ya no esperan que hagas click sobre el siguiente vídeo o capítulo de una serie para empezar a reproducirlo, no te dejan elegir. Si esta situación sigue creciendo sin regulación, no tendrá ninguna salida”, advierte.

De esta forma, Harris comenta que no es extraño pensar que nuestras decisiones se ven influidas, de alguna manera, por lo que hemos visto en las redes sociales a lo largo del día. “Esta semana Twitter anunció que hay 5.000 cuentas falsas en Rusia, pero no han hecho nada. Por otro lado, sabemos que con tan sólo un 2% de esas cuentas falsas podemos influenciar sobre alguna materia y cambiar por completo la dirección de una conversación o tema, lo que significa que esta es la forma más fácil para lograr manipular a un gran grupo de personas. Esto está ocurriendo ahora mismo en Facebook y Twitter”. Además, agrega, “la premisa de Sillicon Valley es innovar, pero eso está corrompiendo a la sociedad, ahora todos somos adictos”.

Hoy, este joven ingeniero va dando vueltas por el mundo con su cruzada que busca crear conciencia y buscar crear alternativas a la forma en que estamos expuestos a la tecnología, “debemos generar un cambio en la manera en que las empresas influencian las decisiones que tomamos”. De esta forma, acciones como reducir las notificaciones de nuestros teléfonos, poner vibración sólo a las más imprescindibles o cargar nuestros aparatos fuera de nuestra pieza para evitar que sea lo último que veamos al acostarnos y lo primero al levantarnos, son algunos hábitos que podemos adoptar para volver a tomar el control de nuestro tiempo y decisiones.

La entrada La manipulación de los clicks se publicó primero en Chile Científico.

Las regiones se toman Congreso Futuro : por Macarena Rojas-Abalos

Publicado en Chile Científico.
Léelo completo en su sitio: http://chilecientifico.com/las-regiones-se-toman-congreso-futuro/

Por primera vez el encuentro cuenta con una masiva participación de la comunidad en los distintos puntos del país. Desde Tarapacá hasta Magallanes se realizan más de 30 actividades paralelas que complementan las 43 presentaciones gratuitas, con miras a potenciar la descentralización.

Se trata del encuentro de divulgación científica más importante de América Latina que este año está presente en 12 regiones del país. La séptima versión de Congreso Futuro cuenta con la participación de más de 120 expositores nacionales e internacionales que realizarán un total de 43 charlas abiertas a todo público en las regiones de Tarapacá, Coquimbo, Valparaíso, O’Higgins, Maule, Biobío, Los Ríos, Los Lagos, La Araucanía, Aysén y Magallanes, además de un centenar en Santiago.

El evento, inaugurado este lunes 15 con la presencia de la Presidenta Michelle Bachelet en el ex Congreso Nacional, inició sus actividades paralelas el 5 de enero en Magallanes, lugar estratégico para fomentar la descentralización de esta fiesta de la ciencia. Para Víctor Quezada, coordinador regional de Congreso Futuro, esto ha sido un esfuerzo de años en el que se vinculan diversas instituciones. “El objetivo de Congreso Futuro siempre ha sido llegar a todo Chile para democratizar la ciencia y crear puentes con la ciudadanía. En la medida en que hemos identificados actores locales motivados y comprometidos hemos ampliado la cobertura, para que este sea un evento ciudadano”.

Leming Shi en un conversatorio con los asistentes. Andrea Barría / Agencia Creativa Gestoo

Gracias al vínculo desarrollado con actores locales como universidades, centros de estudios, municipalidades y museos a lo largo de Chile, se ha logrado materializar la expansión del encuentro a ciudades tan remotas como Tarapacá, Coyhaique o Punta Arenas. “Los temas que son expuestos en cada región tienen que ver con lo que investiga la academia local, los desafíos productivos del lugar y, por sobre todo, con los intereses ciudadanos. Ejemplo de esto es Magallanes, donde el doctor Leming Shi habló el lunes de temáticas relacionadas con el cáncer, enfermedad que representa una de las principales causas de muerte en la región”.

Siguiendo la misma línea, este jueves Kelin Wang estará hablando de desastres naturales en La Araucanía, región con el mayor número de volcanes activos en América del Sur. De la misma manera, el sábado en la ciudad de Tarapacá, polo industrial del país, se contará con la presencia de Catherina Paukner, doctora en ciencia de los materiales, quien expondrá sobre el grafeno, denominado el material del futuro.

Sin embargo, este año la organización del encuentro quiso dar un paso más allá y llegar a otras ciudades, “en Chile tenemos un problema, nos cuesta mucho salir de Santiago y luego de las capitales regionales. Es por ello que quisimos proponer actividades en ciudades como Balmaceda, San Vicente de Tagua Tagua e incluso en Porvenir, lo que da cuenta de un esfuerzo por tratar de conectar a nuestro país a través ideas”.

De esta forma, y por primera vez, las transmisiones vía streaming se están realizando en 5 regiones del país; Coquimbo, Valparaíso, O’Higgins, Los Ríos y Magallanes. “Esto ayuda además a visibilizar lo que ocurre en regiones, posicionando a la academia regional que desarrolla trabajos de nivel internacional”, finalizó Quezada.

La respuesta ciudadana no se quedó atrás, y regiones como Magallanes, O’Higgins, Valparaíso y Biobío superaron sus expectativas de participación, llegando en algunos casos a superar los 1.000 inscritos. Por otra parte, las más de 30 actividades paralelas realizadas en regiones, que van desde el lanzamiento del documental Albatross del fotógrafo estadounidense Chris Jordan, pasando por talleres en buses científicos, hasta encuentros en museos, han contado con una masiva participación ciudadana, lo que da cuenta del interés de la población por participar en este tipo de actividades.

Nicolás Fernández, director ejecutivo del evento, destaca el entusiasmo local, “creemos que en la medida en la que uno genera estas conversaciones, que uno abre estos espacios, es posible generar cambios sociales. Este año estamos en 12 regiones en paralelo y la respuesta del público ha sido increíble. Santiago, Valparaíso, O’higgins y Biobío agotaron las entradas la semana previa al evento. La cantidad de personas que nos ven de manera presencial y de manera on line también nos dice algo”.

El futuro en del fin del mundo: Magallanes

Por tercer año consecutivo, Magallanes y la Antártica Chilena, región que se ha consagrado como un verdadero laboratorio natural gracias a su biodiversidad, es parte de este verdadero festival de la ciencia.

Avistamiento de aves en la Patagonia, laboratorio de ideas, conciertos, películas y la visita de un hospital con la historia del hadrosaurio más austral del mundo, fueron parte de las actividades realizadas que contaron con más de 400 participantes y que estuvieron orientadas a despertar la inquietud científica de la comunidad.

Los estudiantes exponen sus ideas en el Congreso Futuro Junior. Andrea Barría / Agencia Creativa Gestoo

El Congreso Futuro Junior, dio el puntapié inicial en la región, donde 8 estudiantes ganadores del Congreso Escolar de Ciencia y Tecnología de Magallanes, se reunieron frente a un centenar de jóvenes para exponer sus proyectos científicos y debatir sobre ciencia. Priscilla Espinoza, expositora y estudiante del Liceo Juan Bautista Contardi, destacó la importancia del Congreso Futuro en la región: “Al entrar al mundo de la ciencia uno conoce un universo nuevo. Creo que los niños deben interesarse más en la ciencia y el medio ambiente, porque si descuidamos el lugar donde vivimos, se va a destruir y no es la idea”.

El Congreso Fututo no es sólo para científicos, ni para quienes tengan una intención y vocación científica, sino que tiene que ser un espacio de conversación, de reflexión, en torno a temas tan importantes para nuestra región como es la biodiversidad y su cuidado, el cambio climático, la medicina y la vocación que ha definido nuestra región en temas estratégicos y específicos para el desarrollo”, destacó la gobernadora de Magallanes, Paola Fernández.

La región más austral del mundo es un ejemplo de lo que ha sido la recepción en regiones de este evento que ha superado las expectativas de sus organizadores. Siendo la descentralización y la democratización de la ciencia 2 de los objetivos fundamentales de este encuentro, resulta necesario potenciar su presencia en regiones para responder al creciente interés ciudadano por tener un rol activo en los principales avances y desafíos que presenta el futuro.

La entrada Las regiones se toman Congreso Futuro se publicó primero en Chile Científico.

Ciencia en el Vaticano: ¿El papa Francisco entiende si le hablo de CRISPR? Por Lorena Díaz

Publicado en Chile Científico.
Léelo completo en su sitio: http://chilecientifico.com/ciencia-en-el-vaticano-el-papa-francisco-entiende-si-le-hablo-de-crispr/

Lorena Díaz

La visita del papa Francisco a nuestro país coincide, en algunos días, con la realización del #CongresoFuturo2018 (entre 15 y el 21 de enero).

El interés de los medios por cubrir e informar acerca de estos dos eventos ha sido claramente dispar, lo cual es consecuencia directa del conjunto de medidas adoptadas por el gobierno ante la visita papal, comenzando por la rápida aprobación del feriado del día 16 de enero para la Región Metropolitana.

Los avances científicos y tecnológicos, y el vínculo de estos con la sociedad, la cultura, la salud, el trabajo, la política y el desarrollo sustentable, son materias que aún parecen ser “menos populares” y son relegadas al último lugar de nuestra lista de prioridades.

Ciencia y religión han sido enfrentadas históricamente bajo el argumento de “diferencias irreconciliables”, partiendo por la incompatibilidad entre la teoría darwiniana de la evolución y el creacionismo religioso.

Sin embargo, la Iglesia Católica se ha pronunciado en más de una ocasión con la intención de conciliar este conflicto, reconociendo la veracidad de la teoría de la evolución “en cuanto busca el origen del cuerpo humano en una materia viva preexistente -pero la fe católica manda defender que las almas son creadas inmediatamente por Dios[1]. Esta postura fue reiterada por el papa Juan Pablo II [2] y, más recientemente, por el papa Francisco al aclarar que “Él creó a todos los seres y los dejó desarrollarse según las leyes internas que dio a cada uno para que llegaran a su plenitud[3].

La Iglesia Católica no es una institución negada ni desactualizada en lo que a ciencias se refiere, contrario a lo que muchos podrían pensar. De hecho, la academia de ciencias más antigua del mundo es la Academia Pontificia de Ciencias, fundada el año 1603. Para tener una referencia, la Royal Society de Londres fue conformada el año 1660, mientras que la National Academy of Sciences de Estados Unidos fue fundada en 1863.

El académico de la Universidad Católica, Rafael Vicuña

La Academia Pontificia es la única academia de ciencias supranacional, con 36 países representados en sus 80 miembros vitalicios, dentro de los que se encuentra el chileno Rafael Vicuña. El bioquímico, doctor en filosofía y ex decano de la Facultad de Ciencias Biológicas de la Universidad Católica es miembro de la Academia Pontificia desde el año 2000 y, a partir de 2009, forma parte de su Consejo Directivo. Además, en 2014 fue convocado a participar en el Consejo Pontificio de la Cultura, donde junto al filósofo francés Jean-Luc Marion, son los únicos laicos.

La Academia Pontificia de Ciencias sesiona dos veces al año en Roma y, en conjunto con la Academia de Ciencias Sociales y el Consejo de la Cultura, asesoran e informan al papa en ejercicio sobre los temas contingentes. Según Vicuña, la Academia Pontificia no es ‘la voz’ del Vaticano en ciencias, sino una muestra de que la Iglesia se interesa en el avance de la ciencia. Y agrega que “en el caso de Francisco, él ha manifestado un interés muy especial por nuestro trabajo[3].

El papa Francisco ha promovido la discusión en torno a la dignidad del hombre, proponiendo temas como el de los narcóticos, el desarrollo sustentable, el cambio climático, la contaminación del aire y el tráfico de órganos. En la última plenaria, por ejemplo, Vicuña comenta que tuvo que exponer acerca de la modificación genética de embriones[3], un tema tremendamente controversial desde las primeras publicaciones sobre la tecnología CRISPR-Cas9.

Stephen Hawking, miembro vitalicio de la Academia Pontifica de Ciencias desde 1986.

Desde la vereda de la comunidad científica, la participación activa en la Academia Pontificia se remonta a sus primeros años, cuando Galileo Galilei fue incorporado en 1610. Más tarde, los premios Nobel de física Max Planck (1918), Niels Bohr (1922) y Werner Heisenberg (1932), también formaron parte de la Academia. Así mismo lo hicieron los premios Nobel de fisiología Alexander Fleming (1945) y Rita Levi-Montalcini (1986).

Actualmente en la Academia Pontificia participan los premios Nobel David Baltimore (fisiología y medicina, 1975), Ada E. Yonath (química, 2009), Shinya Yamanaka (fisiología y medicina, 2012) y Robert Eric Betzig (química, 2015), entre otros, además de científicos connotados como Stephen W. Hawking, Beatrice Mintz, Yves Coppens y Francis Collins.

El que una institución como la Iglesia Católica, fuertemente enraizada en su tradición e ideología, con el alcance que tiene su postura sobre los católicos -que se estima alcanzan cercadel 31% de la población mundial[4]– muestre preocupación por mantenerse al día con respecto a la ciencia y la tecnología, es una señal muy positiva.

A pesar de que hoy la iglesia se percibe como arcaica y desactualizada, desconectada con los tiempos modernos y con los cambios sociales que experimenta el mundo -lo cual es cierto en muchos aspectos-, al parecer sí existe preocupación por mantenerse al día en el ámbito de los avances científicos. Más aún, saber que su máxima autoridad recibe asesoría respecto a estos temas de manera periódica y que existe completa libertad para discutirlos en todos sus aspectos, puede ayudar a derribar algunos de los prejuicios que tenemos frente a esta institución y sus representantes.

Llevándolo al ámbito político, sería deseable que un presidente contara con esta asesoría, un comité de expertos de diversas áreas de las ciencias naturales y de las ciencias sociales, que expongan sobre las problemáticas actuales y logren llegar a una postura consenso respecto a ellos. Especialmente en el Chile de hoy, una iniciativa de este tipo se agradecería enormemente.

Referencias:

[1] Pio XXI.Vaticano II. Carta Encíclica Humani Generis del Sumo Pontífice Pio XXI “Sobre las falsas opiniones contra los fundamentos de la Iglesia Católica”. 12 de agosto de 1950, Roma, Italia. Obtenido de:http://w2.vatican.va/content/pius-xii/es/encyclicals/documents/hf_p-xii_enc_12081950_humani-generis.html

[2] Juan Pablo II. Mensaje del Santo Padre Juan Pablo II a los miembros de la Academia Pontificia de Ciencias. 22 de octubre de 1996, Ciudad del Vaticano, Roma, Italia. Obtenido de: http://w2.vatican.va/content/john-paul-ii/es/messages/pont_messages/1996/documents/hf_jp-ii_mes_19961022_evoluzione.html

[3] Vergara, P. & Vial, M. S. “El papa en su dimensión más cotidiana y en la de los grandes temas que hoy lo preocupan” [en línea]. El Mercurio, domingo 24 de diciembre de 2017. <http://impresa.elmercurio.com/Pages/NewsDetail.aspx?dt=2017-12-24&dtB=24-12-2017%200:00:00&PaginaId=16&bodyid=10> [consultado: 2 de enero 2018].

[4] PewResearch Center.The Changing Global ReligiousLandscape [enlínea]. 5 de abril de 2017. <http://www.pewforum.org/2017/04/05/the-changing-global-religious-landscape/> [consultado: 5 de enero 2018].

La entrada Ciencia en el Vaticano: ¿El papa Francisco entiende si le hablo de CRISPR? se publicó primero en Chile Científico.

Un partido que no podemos perder (si lo jugamos con la buena pelota) Por Andrés Navas

Publicado en Chile Científico.
Léelo completo en su sitio: http://chilecientifico.com/partido-no-podemos-perder/

Andrés Navas

Nuestro país se ha autoimpuesto un enorme desafío: pasar de un modelo de desarrollo básico y extractivista a uno que se apoye en el conocimiento, la ciencia y la innovación. En pro de esta tarea han surgido iniciativas de diversa índole (blogs de difusión, organizaciones, etc), como por ejemplo Chile Científico, EtilMercurio, Más Ciencia para Chile y el recientemente constituido Consejo de Sociedades de Ciencias Exactas y Naturales.

En este escenario, el Consejo Nacional de Innovación para el Desarrollo ha querido dar un impulso aún mayor a este cambio cultural implementando el sitio interactivo Más Goles Para Chile. En un intento deconectar con la mística de nuestros últimos triunfos futbolísticos (…), allí se recogen testimonios de proyectos que apuntan en tal sentido, especialmente en lo que concierne a seis retos para el desarrollo muy bien concebidos: salud conectada, resiliencia ante desastres, minería verde, laboratorio natural, energías limpias y agua para todos.

Se trata, sin duda alguna, de una iniciativa extraordinaria, que debemos apoyar con todas nuestras fuerzas. Sin embargo, hay un detalle muy visible en esta plataforma sobre el cual vale la pena detenerse: el diseño del imagotipo (logo).

¿Ha visto alguna vez una pelota tapizada con hexágonos?

El modelo clásico del balón, aquel que incorpora 20 hexágonos blancos y 12 pentágonos negros (la famosa “pelota de los 32 cascos”), fue ideado por Adidas a fines de los años 60. Genéricamente, estos balones llevan el nombre de Telstar, honrando con ello el primer satélite comercial de comunicaciones de la historia, el cual tenía un diseño geométrico y una coloración similar (fue gracias a ese satélite que el mundial de 1970, el último de Pelé, pudo ser seguido en directo por televisión en casi todo el mundo).

Geométricamente, un balón Telstar corresponde a un objeto denominado icosaedro truncado esférico. El icosaedro es uno de los cinco poliedros regulares convexos que existen, a saber, aquel de 20 caras triangulares.

El icosaedro truncado se obtiene al cortar las puntas del icosaedro a lo largo de planos bien posicionados, de modo que tras el corte todas las aristas tengan la misma longitud. Dichos cortes hacen brotar las caras pentagonales y transforman lascaras triangulares en hexagonales.

Tal como señala el gran Carlos Caszely en este simpático video promocional, ahora solo basta “inflar” este objeto para tornarlo esférico y, de ese modo, obtener el tan venerado balón de fútbol.

¿Por qué no se puede hacer una pelota con todas sus caras hexagonales y regulares?

Cada ángulo de un hexágono regular mide 120º, por lo que al juntar tres de ellos en un vértice común formarán un ángulo total de tres veces 120º, es decir, 360º, que es un ángulo completo. Dicha configuración es, por lo tanto, plana, por lo que usando este tipo de hexágonos no podremos jamás “cerrar” un poliedro. Debido a esto, no es posible construir una pelota con todas sus caras hexagonales regulares.  Es necesario,entonces,introducir caras con ángulos menores (cada ángulo de un pentágono regular mide tan solo 108º).

Y si variamos la forma de los hexágonos, ¿aún es imposible?

Al autorizar estos cambios, estamos sacando nuestro problema del ámbito puro de la geometría y llevándolo al terreno de una teoría muy profunda: la topología. Para esta, no son las medidas y formas lo fundamental, sino las propiedades ligadas a las configuraciones de objetos. Afortunadamente, el primer resultado de esta teoría, obra del genio suizo Leonhard Euler (1707-1783), nos permite resolver el enigma de la pelota. Se trata de la famosa igualdad:

V – A + C = 2,

la cual es válida para cualquier poliedro convexo de V vértices, aristas y C caras. A modo de ilustración, a continuación aparece una lista de varias configuraciones en las cuales se constata rápidamente esta ley.

V A C V – A + C
Tetraedro 4 6 4 2
Cubo 8 12 6 2
Octaedro 6 12 8 2
Dodecaedro 20 30 12 2
Icosaedro 12 30 20 2
Balón Telstar 60 90 32 2
Balón Jabulani 36 54 20 2
Balón vóleibol 32 48 18 2

 

Sabiendo esto, intentemos ahora dividir un balón en piezas hexagonales de modo que, por ejemplo, converjan tres hexágonos en cada vértice. Si utilizamos C hexágonos, entonces cada una de estas caras aporta 6 vértices, por lo que tenemos una cantidad total de 6C vértices. Sin embargo, como en cada vértice convergen 3 hexágonos, estamos contabilizando 3 veces cada vértice. Por lo tanto,

V = 6C / 3 = 2C

Por otra parte, cada hexágono aporta 6C aristas, pero ellas son contabilizadas 2 veces (una vez por cada hexágono que delimitan). Consecuentemente,

A = 6C / 2 = 3C

Calculamos entonces:

V – A + C = 2C – 3C + C = 0,

lo cual está en contradicción con la igualdad de Euler.

 

Si autorizamos que converjan más de 3 hexágonos en algunos vértices, no habremos resuelto el problema. Por el contrario, tendremos que

V – A + C  0,

lo cual sigue siendo imposible.

La naturaleza “topológica” de la imposibilidad anterior queda de manifiesto en el hecho de que otros cuerpos sí pueden ser descompuestos en hexágonos, tal como se exhibe más abajo. Por lo mismo, el espacio “toroidal” en el cual ocurre esta descomposición tiene una configuración intrínsecamente diferente de la esférica, noción que es capturada por la topología a través de un número, la “característica de Euler” (la cual es igual a 2 para la esfera y 0 para la “dona” o “toro”).

Tratándose de leyes matemáticas, estas operan tanto a nivel macro como microscópico. En nanotecnología, por ejemplo, todo lo anterior es muy conocido en relación a las nuevas formas alotrópicas de carbono conocidas como fullerenos: mientras las moléculas del futbolenoasumen la disposición de una pelota Telstar (ilustración a izquierda abajo), el grafeno se articula en configuraciones planareso tubulares puramente hexagonales (ilustración a derecha).

Esto ha permitido establecer un hermoso puente de comunicación entre científicos, matemáticos, ingenieros, arquitectos y artistas visuales.

Una historia ya conocida

La historia de la pelota mal hecha no es nueva. En Inglaterra, el país donde se inventó el fútbol, las señales de tránsito que indican la presencia de un terreno de juegocercano incurren en el mismo error. Ante esto, el matemático Matt Parker ha reaccionado solicitando al Parlamento que considere la modificación de estas señales. Para ello, ha lanzado una campaña de recolección de firmas en que promociona en:

Así como diversos estudios señalan que los chilenos entendemos poco de lo que leemos, lo que se conoce como analfabetismo funcional, sería interesante indagar si también sufrimos de otros analfabetismos, como el relacionado con la percepción geométrica. Sería también muy útil estudiar si este último problema se ha visto agravado en los últimos años por la escasa presencia de la geometría en el currículum escolar, junto con la supresión de la trigonometría.

Es contra este mismo tipo de problemas que Matt Parker lucha en Inglaterra, esperanzado en lograr las cien mil firmas que necesita para que el Parlamento discuta su petición en sesión de sala. Ciertamente, sería difícil en Chile exigir tal nivel madurez política para enfrentar un problema que, en estricto rigor, se reduce a cambiar hexágonos por pentágonos…

Sin embargo, tratándose de un espacio de conversación científica, hubiera sido deseable que el logo de Más Goles Para Chile hubiese sido modificado en el momento en que se les notificó el error de su diseño.

La divulgación y la promoción de la ciencia requieren de la interacción entre numerosos actores, y los artistas y diseñadores están llamados a jugar un rol fundamental en esta tarea.

Foto principal: ESPN

La entrada Un partido que no podemos perder (si lo jugamos con la buena pelota) se publicó primero en Chile Científico.