Tesis doctoral de Isabel Salinas – Didáctica de la Física Experimental con Smartphones

Publicado en el blog de Martín Monteiro .
Léelo completo en su sitio: http://fisicamartin.blogspot.com/2019/09/tesis-doctoral-de-isabel-salinas.html

En el mes de julio, nuestra colega Isabel Salinas Marín presentó su tesis doctoral: “Didáctica de la Física Experimental con Smartphones”, en la Universitat Politècnica de València (UPV).
La tesis estuvo dirigida por Juan Antonio Monsoriu Serra y Juan Ángel Sans Tresserras, mientras que el tribunal estuvo integrado por Francisco Villatoro, Augusto Beléndez y Jorge Curiel.
Aquí comparto la tesis completa y nuestra pequeña colaboración en la misma.

Foto final tras la presentación de la tesis el 23 de julio de 2019 en la UPV: Juan Antonio Monsoriu, Francisco Villatoro, Jorge Curiel, Isabel Salinas, Juan Ángel Sans y Augusto Beléndez.

La tesis está dividida en 4 capítulos: 1. Introducción, 2. Publicaciones, 3. Discusión general de los resultados y 4. Conclusiones. Se puede leer completa más abajo.

El capítulo 2 contiene 5 artículos publicados por Isabel, sobre física con smartphones, uno de los cuales es el artículo: “Dynamics of a yoyo using a smartphone gyroscope sensor”, en el que tuvimos el honor de colaborar desde Uruguay, junto con Arturo Martí.
Aquí se puede leer este artículo en español o en inglés.

“Didáctica de la Física Experimental con Smartphones”

AUTORA: Isabel Salinas Marín.

DIRECTORES: Juan Antonio Monsoriu Serra y Juan Ángel Sans Tresserras.

TRIBUNAL: Francisco Villatoro, Augusto Beléndez y Jorge Curiel.

INSTITUCIÓN: Universitat Politècnica de València. Escuela Técnica Superior de Ingeniería del Diseño – Escola Tècnica Superior d’Enginyeria del Disseny

RESUMEN:
El objetivo fundamental de esta Tesis es explorar nuevas vías de aplicación de los sensores de los smartphones a la didáctica de la Física. Al mismo tiempo que se introduce un elemento innovador, como es el uso de un dispositivo móvil como herramienta de medida, se ha optado por ensayos sencillos que se puedan adaptar tanto a las enseñanzas a nivel de educación secundaria como universitaria. En este documento se recopila, en formato de compendio de publicaciones, una serie de experiencias que aportan una perspectiva diferente al trabajo realizado en un laboratorio. Se utiliza el sensor de aceleración para el estudio del movimiento rectilíneo vibratorio forzado con amortiguamiento débil, en un carril cinemático, y del movimiento oscilatorio armónico, en un aparato de torsión; el sensor de presión para el análisis de las oscilaciones amortiguadas en un medio viscoso; el giroscopio para estudiar la dinámica de un yoyó; y, finalmente, el sensor de luz ambiente para el análisis de la dependencia de la iluminancia con la distancia.
ABSTRACT:
The main objective of this Thesis aims to explore new ways of applying the sensors of smartphones to the didactics of Physics. At the same time that an innovative element is introduced, such as the use of a mobile device as a measuring tool, simple experiments have been chosen to being adapted to both secondary and university education. This document compiles a series of publications that show a different approach to the laboratory work. The acceleration sensor enables us to study the forced and damped oscillations in a dynamic track, and the harmonic oscillatory motion, in a torsion apparatus; the pressure sensor is used for the analysis of damped oscillations in a viscous medium; the gyroscope to study the dynamics of a yo-yo; and, finally, the ambient light sensor is used to determine the dependence of the illuminance of several light sources with the distance.
PALABRAS CLAVE: Smartphone , Laboratorio de Física , Didáctica de la Física , Sensores físicos.

TESIS COMPLETA:

En el siguiente enlace se puede acceder al texto completo de la tesis en PDF:

Si te ha gustado esta nota puedes agradecerme de diferentes formas, por ejemplo dejando un comentario al final de esta página, o compartiendo esta nota en tus redes o si eres más generoso con una modesta donación equivalente a una simple y cálida taza de café (en el botón de abajo). ¡Muchas gracias por leerme!
DONACIÓN:
Buy Me a Coffee at ko-fi.com
Gracias por el apoyo

https://redlbc.files.wordpress.com/2019/09/f8545-20190801_202501.jpg?w=225

Anuncios

200 años de Léon Foucault

Publicado en el blog de Martín Monteiro .
Léelo completo en su sitio: http://fisicamartin.blogspot.com/2019/09/200-anos-de-leon-foucault.html

“Fue entonces cuando vi el Péndulo.
La esfera, móvil en el extremo de un largo hilo sujeto de la bóveda del coro, describía sus amplias oscilaciones con isócrona majestad.[…]
La Tierra giraba, pero el sitio donde estaba anclado el hilo era el único punto fijo del universo. Por tanto, no era hacia la Tierra adonde se dirigía mi mirada, sino hacia arriba, allí donde se celebraba el misterio de la inmovilidad absoluta.”
Umberto Eco (El péndulo de Foucault)

Hace 200 años, el 18 de setiembre de 1819, en París, nacía Léon Foucault,  el científico que entre muchos otros aportes, midió la velocidad de la luz, inventó el giroscopio y demostró la rotación de la Tierra mediante el péndulo que lleva su nombre. Hoy en día el Péndulo de Foucault (además de dar título a la novela de Umberto Eco), es un clásico en casi todos los museos de ciencia del mundo y está presente en muchas otras instalaciones como universidades, parques y edificios, tanto por su significación histórica y científica como por su característica casi escultórica, que sumada a la originalidad que los diseñadores y arquitectos le otorgan en cada variante, lo destacan dentro de cada espacio en donde se encuentre instalado. El edificio de las Naciones Unidas, en New York, es sede de una variante muy conocida de un péndulo de Foucault elevado. Es el que figura en la portada del libro de Félix Cernuschi, Experimento, Razonamiento y Creación en Física.

El 26 de marzo de 1851, en el Panteón de París, Foucault instaló un péndulo construido con una esfera de 26 kg colgada de un alambre de 67 metros de largo. Al hacerlo oscilar, se pudo observar que el plano de oscilación del péndulo cambiaba lentamente de dirección, demostrando de ese modo la rotación de la Tierra sobre su propio eje.
A modo de homenaje comparto el inicio de la novela de Umberto Eco y algunas fotos de péndulos de Foucault con los que me he encontrado. Lamentablemente ninguno de esos pertenece a Uruguay. Una deuda que todavía no hemos saldado con una de las demostraciones icónicas de la historia de la ciencia.
Con el péndulo de Foucault de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la Universidad de Buenos Aires, durante la Reunión de la Asociación Física Argentina 2018.
Gracias a Guillermo Mattei, del Museo de Física.




El Péndulo de Foucault (Umberto Eco)
Fue entonces cuando vi el Péndulo.
La esfera, móvil en el extremo de un largo hilo sujeto de la bóveda del coro, describía sus amplias oscilaciones con isócrona majestad.
Sabía, aunque cualquiera hubiese podido percibirlo en la magia de aquella plácida respiración, que el período obedecía a la relación entre la raíz cuadrada de la longitud del hilo y ese número “pi” que, irracional para las mentes sublunares, por divina razón vincula necesariamente la circunferencia con el diámetro de todos los círculos posibles, por lo que el compás de ese vagar de una esfera entre uno y otro polo era el efecto de una arcana conjura de las más intemporales de las medidas, la unidad del punto de suspensión, la dualidad de una dimensión abstracta, la naturaleza ternaria de él, el tetrágono secreto de la raíz, la perfección del círculo.
También sabía que en la vertical del punto de suspensión, en la base, un dispositivo magnético, comunicando su estímulo a un cilindro oculto en el corazón de la esfera, garantizaba la constancia del movimiento, artificio introducido para contrarrestar las resistencias de la materia, pues no sólo era compatible con la ley del Péndulo, sino que, precisamente, hacía posible su manifestación, porque en el vacío, cualquier punto material pesado, suspendido del extremo de un hilo inextensible y sin peso, que no sufriese la resistencia del aire ni tuviera fricción con su punto de sostén, habría oscilado en forma regular por toda la eternidad.
La esfera de cobre despedía pálidos, cambiantes reflejos, comoquiera que reverberara los últimos rayos del sol que penetraban por las vidrieras.
Si, como antaño, su punta hubiese rozado una capa de arena húmeda extendida sobre el pavimento del coro, con cada oscilación habría inscrito un leve surco sobre el suelo, y el surco, al cambiar infinitesimalmente de dirección a cada instante, habría ido ensanchándose hasta formar una suerte de hendidura, o de foso, donde hubiera podido adivinarse una simetría radial, semejante al armazón de una mándala, a la estructura invisible de un pentaculum, a una estrella, a una rosa mística. No, más bien, a la sucesión, grabada en la vastedad de un desierto, de huellas de infinitas, errantes caravanas. Historia de lentas, milenarias migraciones; quizá fueran así las de los Atlántidas del continente Mu, en su tenaz y posesivo vagar, oscilando de Tasmania a Groenlandia, del Trópico de Capricornio al de Cáncer, de la Isla del Príncipe Eduardo a las Svalvard. La punta repetía, narraba nuevamente en un tiempo harto contraído, lo que ellos habían hecho entre una y otra glaciación, y quizá aún seguían haciendo, ahora como mensajeros de los Señores; quizá en el trayecto desde Samoa a Nueva Zembla la punta rozaba, en su posición de equilibrio, Agarttha, el Centro del Mundo. Intuí que un único plano vinculaba Avalón, la hiperbórea, con el desierto austral que custodia el enigma de Ayers Rock. 
En aquel momento, a las cuatro de la tarde del 23 de junio, el Péndulo reducía su velocidad en un extremo del plano de oscilación, para dejarse caer indolente hacia el centro, acelerar a mitad del trayecto, hendir confiado el oculto cuadrilátero de fuerzas que marcaban su destino.
Si hubiera permanecido allí, indiferente al paso de las horas, contemplando aquella cabeza de pájaro, aquella punta de lanza, aquella cimera invertida, mientras trazaba en el vacío sus diagonales, rasando los puntos opuestos de su astigmática circunferencia, habría sucumbido a un espejismo fabulador, porque el Péndulo me habría hecho creer que el plano de oscilación habría completado una rotación entera para regresar, en treinta y dos horas, a su punto de partida, describiendo una elipse aplanada, la cual giraba también alrededor de su centro con una velocidad angular uniforme, proporcional al seno de la latitud. ¿Cómo habría girado si el punto hubiese estado sujeto en el ápice de la cúpula del Templo de Salomón? quizá los Caballeros también habían probado allí. quizá el cálculo, el significado final, hubiera permanecido inalterado. quizá la iglesia abacial de Saint Martin-des-Champs era el verdadero Templo. En cualquier caso, el experimento sólo habría sido perfecto en el Polo, único lugar en que el punto de suspensión se sitúa en la prolongación del eje de rotación de la Tierra, y donde el Péndulo consumaría su ciclo aparente en veinticuatro horas. 
Pero no por aquella desviación con respecto a la Ley, prevista por lo demás en la Ley, no por aquella violación de una medida áurea se empañaba la perfección del prodigio. Sabía que la Tierra estaba girando, y yo con ella, y Saint Martin-des-Champs y toda París conmigo y que juntos girábamos bajo el Péndulo, cuyo plano en realidad jamás cambiaba de dirección, porque allá arriba, en el sitio del que estaba suspendido, y en la infinita prolongación ideal del hilo, allá en lo alto, siguiendo hacia las galaxias más remotas, permanecía, eternamente inmóvil, el Punto Quieto.
La Tierra giraba, pero el sitio donde estaba anclado el hilo era el único punto fijo del universo.
Por tanto, no era hacia la Tierra adonde se dirigía mi mirada, sino hacia arriba, allí donde se celebraba el misterio de la inmovilidad absoluta.
El Péndulo me estaba diciendo que, siendo todo móvil, el globo, el sistema solar, las nebulosas, los agujeros negros y todos los hijos de la gran emanación cósmica, desde los primeros eones hasta la materia más viscosa, un solo punto era perno, clavija, tirante ideal, dejando que el universo se moviese a su alrededor. Y ahora yo participaba en aquella experiencia suprema, yo, que sin embargo me movía con todo y con el todo, pero era capaz de ver Aquello, lo Inmóvil, la Fortaleza, la Garantía, la niebla resplandeciente que no es cuerpo ni tiene figura, forma, peso, cantidad o calidad, y no ve, no oye, ni está sujeta a la sensibilidad, no está en algún lugar o en algún tiempo, en algún espacio, no es alma, inteligencia, imaginación, opinión, número, orden, medida, substancia, eternidad, no es tinieblas ni luz, no es error y no es verdad.
///
Algunos péndulos de Foucault que en conocido:
Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la Universidad de Buenos Aires

Observatorio Griffith de Los Ángeles, California.

Eyring Science Center, Brigham Young University (BYU), Provo, Utah.

Science Building, Utah State University, Provo, Utah.

Clark Planetarium, Salt Lake City, Utah.

El péndulo de Foucault del edificio de la ONU en New York: portada del libro de Félix Cernuschi, Experimento, Razonamiento y Creación en Física.

Si te ha gustado esta nota puedes agradecerme de diferentes formas, por ejemplo dejando un comentario al final de esta página, o compartiendo esta nota en tus redes o si eres más generoso con una modesta donación equivalente a una simple y cálida taza de café (en el botón de abajo). ¡Muchas gracias por leerme!
DONACIÓN:
Buy Me a Coffee at ko-fi.com
Gracias por el apoyo

https://redlbc.files.wordpress.com/2019/09/1d6af-20180918_155856.jpg?w=300

Fotogalería astronómica 100 años bajo un mismo cielo

Publicado en el blog de Martín Monteiro .
Léelo completo en su sitio: http://fisicamartin.blogspot.com/2019/09/fotogaleria-astronomica-100-anos-bajo.html

En la Fotogalería a cielo abierto del Centro Cultural Goes (en Montevideo), se encuentra en exhibición la muestra fotográfica “100 años bajo un mismo cielo. Un siglo que transformó nuestra visión del Universo,” que organizamos desde la Sociedad Uruguaya de Astronomía, con el Centro de Fotografía de Montevideo, en el marco de las celebraciones por el centenario de la Unión Astronómica Internacional, #IAU100.

Se trata de una exposición fotográfica de grandes dimensiones que recorre algunos de los hitos de la astronomía y la exploración espacial en estos últimos 100 años, así como parte de la historia de la astronomía en Uruguay. En la selección de las imágenes y los textos trabajamos junto a Julio Fernández y Pablo Lemos, del Departamento de Astronomía de la Facultad de Ciencias de la Universidad de la República.

La exposición estará abierta hasta el 4 de noviembre de 2019.
Comparto aquí la exposición completa en pdf, junto con los textos, los créditos y algunas imágenes de la fotogalería.
Eventos en Uruguay por los 100 años de la UAI: http://www.iau-100.edu.uy/eventos-en-uruguay/

La exposición “100 años bajo un mismo cielo” ha sido creada por la Sociedad Uruguaya de Astronomía en el marco del centenario de la Unión Astronómica Internacional (UAI) (1919-2019), a partir de imágenes internacionales de la UAI y otras fuentes, complementada con registros históricos sobre la astronomía en Uruguay. Es un intento modesto de navegar por algunos de los logros más importantes y espectaculares de la astronomía moderna. Un viaje global a través de un siglo de avances científicos y tecnológicos, en una era de inspiración que expandió las fronteras sociales y estimuló la imaginación. Una celebración del trabajo de investigación y descubrimiento para darle sentido a nuestro fascinante y misterioso hogar, el Universo.

Créditos de la exposición:
Coordinación de exposición: Hella Spinelli/CdF, Victoria Ismach/CdF, Martín Monteiro/SUA
Edición: Unión Astronómica Internacional (IAU), Science Now, Sociedad Uruguaya de Astronomía (SUA)
Preparación de archivos y control de impresión: Martín Picardo/CdF
Textos: Julio Ángel Fernández, Pablo Lemos y Martín Monteiro
Revisión de textos: Natalia Mardero / CdF
Gráfica: Mathías Domínguez/CdF
Montaje: Darwin Ruiz/CdF, José Martí/CdF

Muestra completa en PDF:


“100 años bajo un mismo cielo” 
Un siglo que transformó nuestra visión del Universo

Una gran cantidad de logros notables han tenido lugar durante el último siglo. Mientras el mundo se recuperaba de la devastación de la Primera Guerra Mundial, la comunidad astronómica se encontraba en la frontera del conocimiento, al borde de una revolución de dimensiones copernicanas. Los pilares de la física estaban a punto de cambiar y la comprensión de nuestro lugar en el Universo pronto se expandiría a paisajes previamente impensados.

Lo que siempre nos ha llevado hacia adelante ha sido la curiosidad. Durante mucho tiempo hemos buscado respuestas para comprender mejor algunas de las preguntas más universales y existenciales de la humanidad. ¿Cuál es el tamaño y la estructura de esta entidad que llamamos “Universo”? ¿Hay vida fuera de la Tierra? ¿De dónde sale la energía de las estrellas? ¿Cómo comienzan a brillar y qué pasa cuando mueren?

Algunas de estas preguntas pueden parecer obsoletas hoy, mientras que otras son tan abiertas como lo fueron hace cien años. Como en toda la historia de la ciencia y los descubrimientos, eso fue sólo el comienzo. Las respuestas a algunas preguntas traen aparejadas nuevas preguntas, que le dan a la ciencia nuevo vigor y frescura, en un ciclo que parece repetirse indefinidamente.

La exposición “100 años bajo un mismo cielo” es un intento modesto de navegar por algunos de los logros más importantes y espectaculares de la astronomía moderna. Es un viaje global a través de un siglo de avances científicos y tecnológicos y una era de inspiración que expandió las fronteras sociales y estimuló la imaginación. La exposición celebra el trabajo de investigación y descubrimiento de un siglo al darle sentido a nuestro fascinante y misterioso hogar, el Universo.

También describimos aquí brevemente las iniciativas más importantes que se llevaron a cabo en nuestro país para acompañar los notables avances de la astronomía en todo el mundo. En este sentido se destaca la construcción de algunos observatorios astronómicos universitarios, de Enseñanza Secundaria y de aficionados, el Planetario de Montevideo y el Departamento de Astronomía en la Universidad de la República que junto con varias otras iniciativas, constituyen hitos que muestran que en el último siglo hubo un interés y un esfuerzo sostenido en el país para no quedar al margen de tal espectacular desarrollo.

Esta exposición ha sido creada por la Sociedad Uruguaya de Astronomía en el marco del centenario de la Unión Astronómica Internacional (UAI) (1919-2019). Las imágenes expuestas provienen en parte de una muestra internacional organizada por la UAI, la cual ha sido ampliada y complementada con registros de otros acontecimientos astronómicos relevantes, así como con documentos históricos y recientes sobre instituciones y actividades astronómicas desarrolladas en nuestro país durante el último siglo.

Sociedad Uruguaya de Astronomía

Si te ha gustado esta nota puedes agradecerme de diferentes formas, por ejemplo dejando un comentario al final de esta página, o compartiendo esta nota en tus redes o si eres más generoso con una modesta donación equivalente a una simple y cálida taza de café (en el botón de abajo). ¡Muchas gracias por leerme!
DONACIÓN:
Buy Me a Coffee at ko-fi.com
Gracias por el apoyo

https://redlbc.files.wordpress.com/2019/09/1b7fd-20190907_112813.jpg?w=300

Nuevo visitante interestelar

Publicado en el blog de Martín Monteiro .
Léelo completo en su sitio: http://fisicamartin.blogspot.com/2019/09/nuevo-visitante-interestelar.html

El pasado 30 de agosto de 2019, el astrónomo ruso Gennady Borisov descubrió un cometa que según los primeros cálculos tiene órbita hiperbólica, tratándose entonces de un objeto extrasolar, es decir con origen externo al Sistema Solar, con lo cual sería el segundo objeto interestelar de la historia en ser observado después del célebre ‘Oumuamua, del año 2017.
Simulación de la órbita (en verde) del C/2019 Q4 (Borisov), según estimación de sus elementos orbitales con respecto a las órbitas de los planetas del Sistema Solar (órbita de Neptuno en azul). Crédito: Project Pluto

El Centro de Planetas Menores de la Unión Astronómica Internacional, informó oficialmente el descubrimiento este 11 de setiembre en su circular M.P.E.C. 2019-R106, donde se le asigna el nombre provisional C/2019 Q4 (Borisov):
“En base a las observaciones disponibles, la solución orbital para este objeto ha convergido a los elementos hiperbólicos que se muestran a continuación, lo que indicaría un origen interestelar. Varias otras computadoras orbitales han llegado a conclusiones similares, inicialmente D. Farnocchia (JPL), W. Gray y D. Tholen (UoH). Claramente es muy deseable obtener observaciones adicionales, ya que todas las observaciones disponibles hasta el momento se han obtenido para pequeñas elongaciones solares y bajas elevaciones. En ausencia de un desvanecimiento o desintegración inesperada, este objeto debería ser observable durante al menos un año.”

El descubrimiento de C/2019 Q4 (antes, gb00234), fue realizado desde Crimea mediante un telescopio de 65 cm de apertura diseñado por el propio descubridor, Gennady Borisov, astrónomo aficionado, ingeniero del Instituto Astronómico Estatal Shtérnberg (GAISh), dependiente de la Universidad Estatal de Moscú.
El objeto parece presentar una cola, lo que origina su clasificación como cometa. En el momento de su descubrimiento se movía con una velocidad de 30 km/s, a una distancia de 3 unidades astronómicas del Sol, en una órbita de excentricidad 3, con una inclinación de 57º con respecto al plano de la eclíptica. Las predicciones establecen que en diciembre estaría ocurriendo su máximo acercamiento al Sol, que sería de 2 unidades astronómicas. Su tamaño parece no ser mayor a los 20 km de diámetro.
Cometa C/2019 Q4 (Borisov), moviéndose a través del cielo. Crédito: Gennady Borisov
Detalle del cometa C/2019 Q4 (Borisov). Crédito: Gennady Borisov
Telescopio de 65 cm, diseñado por Gennady Borisov, con el cual descubrió el cometa C/2019 Q4, el 30 de agosto de 2019. Crédito: Gennady Borisov

https://redlbc.files.wordpress.com/2019/09/ae3d1-gb00234c.jpg?w=300

Tecnología y Educación en Astronomía OAS-IAU100

Publicado en el blog de Martín Monteiro .
Léelo completo en su sitio: http://fisicamartin.blogspot.com/2019/09/tecnologia-y-educacion-en-astronomia.html

Este fin de semana tuve el honor de dar una charla sobre educación y astronomía con nuevas tecnologías, en la primera Escuela Nacional de Astronomía: “100 años de la UAI: uniendo al mundo para explorar el universo”. La actividad se desarrolló entre el 5 y el 7 de setiembre en el Centro Cultural de La Paloma, Rocha, como un seminario de tres días integrado por charlas y talleres de diversos tópicos, dirigidos a docentes de astronomía y estudiantes de formación docente. Allí estuve hablando de “Nuevas Tecnologías en Educación: Astronomía Ciudadana,” invitado por la organizadora, la doctora en astronomía Andrea Sosa, quien es la directora del Observatorio Astronómico del Centro Universitario de la Región Este, OA-CURE y es además la coordinadora de los eventos en Uruguay por los 100 años de la Unión Astronómica Internacional #IAU100. La Escuela Nacional de Astronomía 2019 se enmarca dentro de esas actividades, como parte del proyecto global Open Astronomy Schools Teacher Training, IAU-OAS. Ha sido declarada de interés educativo por el Consejo de Formación en Educación y el Consejo de Educación Secundaria y cuenta con el auspicio de la Sociedad Uruguaya de Astronomía.
Desde aquí las felicitaciones para los organizadores y colaboradores por llevar adelante esta actividad por primera vez en Uruguay: Néstor de la Llana, Andrea Sosa, Katyuska Motta, Valentina Pezano y Emilio Viera.
Aquí comparto algunas fotos de la actividad, junto con las diapositivas de la charla y algunos enlaces y referencias. Lo que vimos se resume en actividades con el sensor de luz (curvas de luz de asteroides, tránsitos planetarios, explicación de las estaciones), con la cámara (paralaje, espectros, astrofotografía), con los sensores de orientación y posición (reconocimiento de cielo, realidad virtual, realidad aumentada) y herramientas de información astronómica.
En este enlace: “Los Smartphones y la Enseñanza de la Ciencia”, cuento sobre varios experimentos básicos y nuestro posicionamiento frente a las relaciones entre tecnología y educación.

Para un desarrollo muy similar al de esta charla se puede leer aquí: “Astronomía con Smartphone”

Y aquí más referencias sobre Astronomía con Smartphones.

Aquí las diapositivas de la charla en PDF

Si te ha gustado esta nota puedes agradecerme de diferentes formas, por ejemplo dejando un comentario al final de esta página, o compartiendo esta nota en tus redes o si eres más generoso con una modesta donación equivalente a una simple y cálida taza de café (en el botón de abajo). ¡Muchas gracias por leerme!
DONACIÓN:
Buy Me a Coffee at ko-fi.com
Gracias por el apoyo

https://redlbc.files.wordpress.com/2019/09/8206b-20190906_180323.png?w=300