EL LARGO VIAJE DE LA HUMANIDAD

Publicado en Ciencia al alcance.
Léelo completo en su sitio: http://ift.tt/2aNOtSA

p { margin-bottom: 0.25cm; direction: ltr; color: rgb(0, 0, 0); line-height: 120%; }p.western { font-family: “Liberation Serif”,”Times New Roman”,serif; font-size: 12pt; }p.cjk { font-family: “Noto Sans CJK SC Regular”; font-size: 12pt; }p.ctl { font-family: “FreeSans”; font-size: 12pt; }a:link { }

Beringia at Arctica surfaceUn estudio publicado esta semana asegura que el estrecho de Bering, considerado el principal puente para el poblamiento de América, no estaba apto para realizar dicha función en la época en la que los primeros pobladores se asentaron en nuestro continente. Esto ha reavivado el largo debate acerca de la forma como los hombres nos hemos propagado a lo largo y ancho del planeta.

La teoría más aceptada hoy día apunta a que el hombre moderno apareció en África, desde donde fue migrando en oleadas primero a Europa y Asia, luego a Oceanía y América. Pero la forma como se llegó a América sigue siendo discutida, y si el estudio del que hablamos está en lo cierto entonces el poblamiento debió realizarse vía marítima primero en Suramérica, y tiempo después de forma terrestre cuando el Estrecho de Bering finalmente estuviera en condiciones de sostener esta migración. A esta conclusión se ha podido llegar analizando a profundidad los estratos formados en dicho estrecho, lo que llevó al grupo investigador a concluir que la vegetación y fauna de la zona no eran lo suficientemente abundantes como para que una masa de migradores se sostuviera en la zona mientras llegaba a zonas más templadas. Aunque no niega la posibilidad de que se migrara por el estrecho, si pone en duda que fuera tan temprano como se creía, lo que podría indicar que primero llegaron por mar, ya que hay indicios de poblaciones de periodos previos a eso.

En cualquiera de los casos una de las cosas que nos distingue como especie es nuestra capacidad de conquista y adaptación, que nos ha permitido poblar todos los continentes incluyendo la Antártida, y tener presencia permanente tanto en los océanos como en la atmósfera, e incluso en el espacio.

Tanta ha sido nuestra capacidad de expandirnos y nuestro deseo de conocer que incluso nuestro sistema solar parece que se nos quedará chico en algún momento, ya que esta semana se cumplieron 4 años de que la nave Voyager 1 se convirtiera en el primero objeto creado por el hombre en alcanzar el espacio interestelar, en un recorrido que pronto llegará a los 40 años y que nos ha llevado más allá que ningún otro viaje. La Voyager fue nuestro primer embajador en alcanzar la Heliósfera, la zona de incluencia del viento solar, y ahora está en el medio interestelar rumbo a la Nube de Oort, última frontera del Sistema Solar.
Outersolarsystem-probes-4407b
Como vemos, lo que empezó hace algunos miles de años como el viaje de una pequeña especie para conocer su entorno, se ha convertido en una aventura que hoy sigue rumbo hacia los confines del universo.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s