Treinta años del telescopio espacial Hubble: fragmentación del cometa C/2019 Y4

Publicado en zemiorka.
Léelo completo en su sitio: http://zemiorka.blogspot.com/2020/04/treinta-anos-del-telescopio-espacial.html


 En estas fechas el telescopio espacial Hubble cumple nada mas y nada menos que treinta años de servicio y lo hace a lo grande. Este muy especial satélite ha definido el concepto de telescopio y revolucionado la astronomía y la astrofísica con sus observaciones. Todo venía impecable mientras se acercaba el aniversario del telescopio espacial, al mismo tiempo lo hacía la gran promesa astronómica de 2002, el cometa C/2019 Y4 (ATLAS). De acuerdo a las predicciones este cometa sería visible a simple vista en pocas semanas y sería un evento de gran magnitud. Hacía décadas que no teníamos un espectáculo de estas características. Era esperable que el cometa fuera especialmente visible desde el hemisferio norte a partir de mediados de abril hasta mitad de mayo. El cometa C/2019 Y4 había sido descubierto el 28 de diciembre de 2019, y su en ese momento era de +19.6, es decir unas cien mil veces mas brillante que las estrellas visibles en un entorno suburbano. 


 Todo parecía indicar que la rutina del confinamiento iba a ser rota por este evento astronómico de gran visibilidad. Sin embargo el 7 de abril pasado se reportaba un súbito, inesperado y desconocido descenso en el brillo del cometa: había perdido mas de media magnitud. Algo raro sucedía. No pasaron muchos días mas hasta que el 11 de abril astrónomos aficionados captaban las primeras imágenes de lo que sin dudas era la fragmentación del cometa y su inevitable desintegración. Las imágenes mostraban tres grandes piezas y no daba lugar a otra interpretación. El cometa C/2019 Y4 se está deshaciendo ante nuestros ojos, antes de alcanzar su máximo esplendor.


 El telescopio espacial Hubble, fiel a su legado, ha sido un testigo privilegiado a la hora de registrar este notable evento astronómico, proporcionando imágenes de gran calidad que han sino animadas, mostrando el proceso de desintegración del cometa.

 El cometa C/2019 Y4 captado por el Hubble el pasado 20 de abirl. Vía: Hubble Space Telescope.-

 A pesar de lo inesperado del evento, la desintegración de un cometa es un hecho frecuente pero pocas veces reportado en tiempo real. El cometa C/2019 Y4 fue detectado por el programa ATLAS (Asteroid Terrestrial-impact Last Alert System) ubicado en Hawai, Estados Unidos. ATLAS está formado por dos telescopios con espejos de medio metro de diámetro y una distancia focal muy corta que les permite abarcar un gran campo angular imposible de obtener mediante los telescopios convencionales, de unos 7,4 grados, a una definición de 110 megapíxeles. Separados a una distancia relativa muy pequeña este sistema de telescopios permite detectar el pestañeo de los pequeños asteroides y cometas que busca detectar. Esta técnica permite detectar a estos pequeños objetos de forma muy precisa y sin precedentes.
 El telescopio espacial Hubble realizó dos observaciones del cometa, detectando unas 30 piezas el 20 de abril. Para la segunda observación realizada el 23 de abril el número de fragmentos detectados era de unos 25. Claramente el cometa C/2019 Y4 se había fragmentado y estaba en pleno proceso de desintegración. Esto se produjo a una distancia de unos 145 millones de km de la Tierra, es decir por “dentro” de la órbita de Marte. Se espera que los fragmentos del malogrado cometa alcancen su punto mas cercano a nuestro Planeta el 23 de mayo, cuando la distancia con el cometa sea de unos 115 millones de kilómetros con respecto de nosotros, a unos 31 millones de kilómetros de distancia del Sol.

Imagen de los fragmentos del cometa obtenida por el telescopio Hubble el pasado 23 de abril. Vía: Hubble Space Telescope.-


 El proceso mediante el cual se desintegra un cometa es súbito e impredecible. A pesar del fiasco observacional se trata de un evento casi sin precedentes de enorme interés astronómico. El mecanismo que explica el fenómeno de fragmentación de un cometa es fisicoquímico. En el núcleo del cometa es la zona principal donde se encuentran los materiales que conforman al mismo. A medida que se acerca al Sol, los materiales presentes en el núcleo del cometa comienzan a sublimar, dando origen a la coma y la cola del cometa. Está última aparece a medida que se produce el acercamiento al Sol y está compuesta por iones, polvo y material eyectado por el núcleo. La presencia de la coma y la cola del cometa representan los aspectos mas visuales y atractivos a la hora la observación del mismo. 


 La fragmentanción de un cometa dice mucho sobre los compuestos que lo integran. En general en el núcleo de un cometa existen formaciones de hielo que experimentan las llamadas fuerzas de marea, de origen gravitatorio. El hielo presenta distintas formas alotrópicas en el núcleo de un cometa. En general, el hielo rocoso de tipo I, que es el que conocemos y usamos en nuestras casas, pasa formar hielo VI, una forma alotrópica del hielo que existe a más de 10 atmósferas. La acción de las fuerzas gravitatorias experimentadas por el cometa al acercarse al Sol y a los planetas internos del Sistema Solar genera este proceso altamente energético que compromete la cohesión del núcleo del cometa. Al igual que lo sucedido en el caso del cometa Shoemaker-Levi 9 en 1994, el cometa C/2019 Y4 se fragmentó en forma imprevista. En el caso del Shoemaker-Levi los restos del cometa impactaron en Júpiter, el escudo del Sistema Solar. Fue la primera vez que se registraba un evento de estas características. De más está decir que este evento también fue detectado por el Hubble.


 Lo sucedido con el cometa C/2019 Y4 es una oportunidad única para entender a fondo este tipo de procesos, estudiar la composición del cometa y especialmente estudiar que sucede con los restos del mismo. Los cometas y asteroides son portadores de agua y moléculas orgánicas clave para la compleja bioquímica que en algún momento de nuestro Sistema Solar originó la vida en la Tierra. 


 En el marco de sus 30 años de impecable servicio, el telescopio espacial Hublle nos permitió ser testigos privilegiados de este extraordinario evento astronómico. Que así sea, por mucho tiempo mas.










 Las imágenes y el video provienen del sitio del Hubble de la Agencia Espacial Europea.-




Pedazo de Marte

Publicado en zemiorka.
Léelo completo en su sitio: http://zemiorka.blogspot.com/2020/03/pedazo-de-marte.html

Imagen de 1920×1200 visibñe por aquí.-
 La NASA acaba de publicar la imagen de mayor resolución obtenida hasta el momento desde la superficie de Marte. El fotógrado responsable es por cierto el robot marciano Curiosity, que con sus sieta años de exploración marciana contínua enviando datos, realizando descubrimientos alucinantes y por cierto obteniendo imágenes espectaculares de las zonas exploradas.
 El enorme panorama se compuso a partir de 1.000 imágenes tomadas por la Mastca entre el 24 de noviembre y el 1° de diciembre del año pasado. El relevo diario de imágenes comenzó a las 14 hrs locales a efectos de garantizar una iluminanción pareja a lo largo de los días. En total la toma de imágenes llevó unas seis horas y media, que inlcuyó las tareas de enfoque de la cámara. El resultado es espectacular y posee una resolución de 180 mil millones de píxeles. Bestial. Este mozaico supera el anterior de 130 mil millones de píxeles pixeles realizado en 2013.
El resultado es visualmente espectacular y además un enorme logro técnico apreciable para todo el público. Poder acceder a una resolución de imágenes como estas es absolutamente necesario para saber más sobre Marte. Pero es más importante ver, apreciar y porqué no, sentir la familiraridad con un planeta al que algún día llegará la Humanidad. Mientras tanto a disfrutar de estas imágenes. 
 Afortunadamente tenemos tres formas para hacerlo, la última es sin dudas la mejor de las experiencias:
 – En la web del Jet Propulsion Laboratory (JPL) de la NASA están disponibles diversas versiones del wallpaper, incluyendo esta de menor resolución en la que se pueden ver mas detalles de Curiosity.
– En este video elaborado por el equipo del JPL que trabajó en estas imágenes:



 – Y finalmente en estas panorámicas interactivas absolutamente alucinantes preparadas por el JPL:


 Curiosity contínua descubriendo Marte y esta noticia se publica cuando la NASA está a punto de dar el nombre del futuro explorador de Marte.
 Vía: NASA.-

Conversando sobre El Futuro, temporada I

Publicado en zemiorka.
Léelo completo en su sitio: http://zemiorka.blogspot.com/2019/12/conversando-sobre-el-futuro-temporada-i.html

 Comparto por aquí la serie de capítulos El Futuro, proyecto en el que tuve el privilegio de participar gracias a la invitación de Miguel Angel Dobrich. Me pareció una excelente iniciativa, de lo mejor que he hecho este año sin dudas. La posibilidad de pensar libremente sobre algo tan intangible como el futuro es algo que no hacemos habitualmente. 
 Quizá estamos algo convencidos de que, en alguna forma, ya estamos en el. Los avances científico-técnicos en general y los usos inmediatos que le damos a los mismos quizá puedan engañarnos. Quizá también influya nuestra percepción del impacto ambiental global que le estamos produciendo a nuestro Planeta. En todo caso para el futuro siempre falta, aunque no sabemos cuanto. Por eso está bueno darse un tiempo para pensar en estos temas. En este caso el privilegio de poder hacerlo está en compartir estas reflexiones con gente de primera.
 Quiero destacar un aspecto que me sorprendió gratamente: la gran coincidencia en cuanto a la necesidad o posibilidad de planificar. No me parece nada ocioso subrayar las coincidencias en este punto, aparentemente tan polémico, pero aparentemente no lo tanto. Nos debemos profundizar en este concepto sin dudas. Espero que el intercambio recién esté empezando. Ha sido un enorme placer y desafío participar en este proyecto junto a gente tan capa y talentosa. Le agradezco mucho a Migue y a la gente de Dobcast y Amenaza Roboto.


 Los dejo entonces con los seis capítulos de El Futuro:









Vía: Amenaza Roboto.-

El comienzo del fin del agujero de la capa de ozono

Publicado en zemiorka.
Léelo completo en su sitio: http://zemiorka.blogspot.com/2019/11/el-comienzo-del-fin-del-agujero-de-la.html

Allá por los años 80′ irrumpió en la opinión pública uno de los primeros temas de la agenda global ambiental. Quienes tenemos recuerdos de nuestra infancia no podemos olvidar la impresión que causó el problema del agujero de la capa de ozono. Treinta años después, y luego de un importante consenso global y político resumido en el Protocolo de Montreal, este problema ambiental ha comenzado a solucionarse. El acuerdo político alcanzado no solo ha sido clave para solucionar un problema muy específico, sino que además es un ejemplo excepcional de amplia aceptación mundial de compromisos basados en aspectos técnicos. Por ciero, a la luz de otros desafíos globales tan complejos como el calentamiento global un buen ejemplo a seguir, y una esperanza realista para comenzar a revertir los efectos del calentamiento global. Pocos acuerdos internacionales alcanzaron un nivel de éxito técnico y a la vez político.

El agujero de la capa de ozono ha comenzado a cerrarse. Hemos escuchado varias veces esta noticia a lo largo de los últimos tres años, y eso se debe a varios factores. En primer lugar porque si bien aún no se ha completado el cierre de esta enorme agujero, el proceso de recuperación de las concentraciones normales de ozono ha sido claramente demostrado. Por otro lado la dinámica de esta enorme estructura atmosférica está sujeta a diversas variables que modifican la misma. La actividad volcánica y los efectos del calentamiento global influyen significativamente en la estructura del agujero y deben ser convenientemente determinados. El primero de estos factores tiende a disminuir la concentración de ozono atmosférico, mientras que la expansión de la atmósfera debido al calentamiento globlal tiende a disminuir el tamaño del agujero.
 El ozono, una forma alotrópica del oxígeno, se encuentra distribuido entre los 15 y 50 km de altura y su presencia en la atmósfera es clave para la depuración de la atmósfera y absorción de radiaciones de altas energías y rayos ultravioletas. La llamada capa de ozono es la franja de la estratosfera en la que se concentra el 90% del ozono gaseoso. Esta capa forma parte de los delicados elementos imprescindibles para el surgimiento y sustento de la vida en nuestro planeta. El incremento en el uso de los cloroflurocarbonos (CFC) es el principal responsable de la disminución de la concentración del ozono atmosférico. Esta familia de gases fue ampliamente utilizada en la industria de la refrigeración y de envases de aerosol, y son altamente persistentes en la atmósfera.
Variación de la supericie del agujero de ozono antártico en el último año. Fuente: ESA.-
 Los primeros indicios de la disminución de la concentración de ozono atmosférico debido al incremento de los CFC datan de finales de los años 70′. A mediados de los años 80′ el problema de la capa de ozono estaba plenamente instalado en la agenda pública, y probablemente se trate del primer caso de toma de consciencia global sobre la problemática ambiental. Este tema, junto con la deforestación de la Amazonia, la lluvia ácida y el accidente nuclear de Chernóbil fueron los temas ambientales que impactaron decididamente en nuestra visión global de nuestro Planeta. La percepción de nuestro lugar en el mundo y el impacto de nuestra forma de vida cambió drásticamente a partir de estos años.
 El Protocolo de Montreal fue la clave para comenzar a disminuir el consumo de los CFC, y establecer programas de monitoreo exhaustivos de la concentración de ozono atmosférico. La implementación de este tratado internacional es probablemente uno de los mejores ejemplos de colaboración internacional, ya que no hay estado alguno que no lo haya suscrito en sus términos originales. Es sin dudas un precedente más que importante para el abordaje de otros desafíos ambientales globales que inexorablemente requieren de compromisos internacionales decididos y de largo aliento.

Variación anual de la superficie del agujero de la capa de ozono para los años 2013 a 2019. La línea naranja corresponde a las predicciones para el año siguiente. El proceso de recuperación de la capa de ozono es evidente y sostenido. Vía: ESA.-

 La recuperación de la capa de ozono es un proceso complejo, que se inicia con la disminución de la tasa de degradación del gas ozono, seguido por una nivelación de la concentración y un progresivo y lento proceso de recuperación de las concentraciones atmosféricas normales. Desde el año 2000 la recuperación del ozono atmosférico se ha realizado a una tasa promedio de 1 a 3% anual. Hacia 2008 se reportaba lo que se dió en llamar la primera etapa de recuperación del ozono atmosférico. En 2011 una evaluación de la World Meteorological Organization publicaba los primeros indicios de recuperación de la capa de ozono a gran altitud, en las regiones medias y las capas inferiores de la misma.

 El estado actual del agujero de la capa de ozono de la Antártida es de unos 10 millones kilómetros cuadrados, menos de la mitad de la superficie que tenía en los 80, según los modelos utilizados por la Agencia Espacial Europea, si el ritmo de recuperación se mantiene es de esperar que los niveles normales de ozono se recuperen completamente en 2030 para el hemisferio norte y 2050 para el hemisferio sur. Se estima que para 2060 el agujero de las zonas polares haya desaparecido, que es equivalente a decir que la recuperación completa de los valores normales de ozono se habrá completado en esos años.

 Además de la actividad antropogénica, la dinámica de la capa de ozono tiene una variación estacional y es afectada por las emisiones de aerosoles de origen volcánico. Con respecto al agujero del Polo Sur, es en octubre donde se registra la menor concentración anual de ozono. Esta variación estacional permite establecer este mes como indicador clave de la dinámica de la capa de ozono. La gran actividad volcánica de la cordillera andina es responsable de bajas puntuales en la concentración de ozono. Típicamente las erupciones de los volcanes Puyehue en 2011 y Calbuco en 2015 han incidido y directamente correlacionadas con disminuciones del ozono. La contribución de los gases y aerosoles volcánicos puede representar un 30 a 50% de la baja del ozono, aspecto que depende directamente de las temperaturas, presión y dinámica de arrastre de las capas superiores de la atmósfera.

 Es necesario mantener y respetar los acuerdos del Protocolo de Montreal a efectos de sostener este lento proceso de recuperación de la capa de ozono. Es sin dudas una noticia muy esperanzadora: somos capaces de asumir el impacto que la actividad ha realizado sobe nuestro planeta y tomar medidas exitosas para mitigarlo e incluso revertirlo. Que ejemplo cunda y se logre emular para resolver problemas globales extremadamente complejos y acuciantes como el cambio climático. El primer escollo en este caso es claramente político: requerirá aislar y reducir la influencia de las posiciones negacionistas y anticientíficas. En plena era de postverdad ramplona y omnipresente el desafío es muy superior a las capacidades tecnológicas que requiere un compromiso de estas características. La ciencia y el enfoque racional de problemas ofrece conocimiento, soluciones y muy especialmente, un camino positivo y posible de esperanzas. Plantearnos este objetivo como Humanidad es entonces un imperativo ético al cual no podemos fallar.

  Referencias: Nature, Science.

  Vía: ESA.-

Diez mil años de explosiones volcánicas en dos minutos

Publicado en zemiorka.
Léelo completo en su sitio: http://zemiorka.blogspot.com/2019/10/diez-mil-anos-de-explosiones-volcanicas.html

 Este corto video resume una serie de procesos geológicos que abarcan los últimos 10.000 años de la dinámica geológica de nuestro Planeta. Condensados en dos minutos, se puede observar el registro de erupciones volcánicas producidas en nuestro Planeta durante ese período de tiempo. En poco tiempo podemos apreciar una nueva perspectiva de la Tierra, habitualmente poco vista: la de su rica y compleja tectónica de placas. La estructura de continentes tal como la conocemos se debe al desplazamiento de las placas tectónicas que conforman el manto de la Tierra. El movimiento relativo de estas placas es el responsable de las cadenas montañosas, los terremotos y la formación de los volcanes. Las placas tectónicas se desplazan sobre el manto terrestre y se hunden una sobre otra, en un proceso que se conoce como subducción.
 El mapa dinámico muestra en forma muy evidente las zonas de subducción en las que se aprecia claramente el llamado cinturón de fuego del Pacífico, la costa indica de Indonesia, Nueva Guinea, Japón, las Antillas o la Península de Kamchatka entre otras. Estas zonas son las de mayor actividad volcánica. Naturalmente se pueden apreciar erupciones aisladas en diversas zonas de la Tierra. La apreciación de este video merece una aclaración mas que necesaria. A priori podría parecer que en los últimos años la actividad volcánica ha estado en aumento. En realidad lo que sucede es que lo que si ha aumentado es nuestra capacidad para el registro global de estos violentos y espectaculares eventos geológicos.
 Nuestro Planeta, junto con la luna de Júpiter Io, son los únicos cuerpos del Sistema Solar en los que se observa este tipo de procesos geológicos.
 El vídeo fue elaborado utilizando el sistema ArcGIS Pro, utilizando la base de datos del Programa Global de Vulcanismo del Instituto Smithsoniano.
Vía: Rocky Planet.