Cassini y el último retrato de Saturno

Publicado en zemiorka.
Léelo completo en su sitio: http://ift.tt/2xdc9Ys

Con las imágenes obtenidas por Cassini el pasado 13 de setiembre se elaboró el último, y espectacular, retrato completo de Saturno. Vía: Jason Major.-
 El pasado 15 de setiembre todos experimentamos algo extremadamente raro pero cada vez más frecuente: emoción, tristeza, angustia. Finalizaba una de las misiones espaciales más caras, largas y exitosas de la historia. Nos emocionamos ante el fin de vida de un robot real, que nos introdujo en la rutina de maravillarnos con uno de los planetas más fascinantes de nuestro Sistema Solar. Eso, que ya pasó cuando desconectaron a HAL, me parece una inequívoca señal de que hace rato estamos en el futuro.
 El final de Cassini está pletórico de imágenes épicas, que quedarán en las mejores páginas de la historia de la exploración espacial. Aún queda mucho por hacer con los datos recolectados por la misión. La foto de portada es el último retrato que tenemos de Saturno tomado desde la distancia orbital de Cassini. Fue captada en una secuencia de once fotografías obtenidas el pasado 13 de setiembre, mientras Cassini se aproximaba a su final en la atmósfera de Saturno. Si bien la toma de imágenes se realizó con los filtros para el rojo, el verde y azul, los mismos han sido exagerados para aumentar el contraste de los detalles del planeta y sus anillos.
 Y el resultado es espectacular. Esta es la última imagen de Saturno provista por Cassini, y por mucho tiempo será el retrato definitivo de Saturno.
 Vía: Jason Major.-

Anuncios

Más Júpiter gracias a Juno

Publicado en zemiorka.
Léelo completo en su sitio: http://ift.tt/2vZCITE

El crédito de esta imagen corresponde a Séan Doran, y está elaborada en base a las imágenes enviadas durante el octavo perijovio de la sonda Juno. Se puede ampliar aquí. Vía: JunoCam.-
 El pasado viernes la NASA publicó nuevas imágenes de Júpiter tomadas por la sonda Juno. El plato fuerte de la misión no es la fotografía: Juno está concebida para el estudio en detalle de la estructura interna de Júpiter. Sus resultados científicos fundamentales serán poco visibles, por decirlo de alguna manera: el sistema de cámaras que porta no fue concebido para la toma de imágenes de gran resolución. Sin embargo, y por suerte, esto no es problema para conocer nuevos detalles visuales de Júpiter gracias a la existencia de una comunidad de curadores que se encargan de procesar las imágenes en crudo recibidas de la sonda. Este buen y sano ejemplo de ciencia abierta ha permitido conocer un nuevo Júpiter, y sus resultados mejoran en cada perijovio:

Imagen curada por Sean Doran. Click para ampliar. Vía: NASA.-

 Más allá de las imágenes, los datos enviados por Juno vuelven a poner el foco en las extraordinarias auroras polares de Júpiter, descubiertas por el telescopio espacial Hubble. A finales del año pasado Juno captaba los primeros datos de estos potentes fenómenos desde la órbita de Júpiter. El pasado 7 de setiembre conocimos datos realmente sorprendentes sobre las características generales de las auroras jovianas.
 Con los datos del espectrómetro ultravioleta y el detector de partículas de Juno (JEDI) se logró profundizar en el conocimiento de estos intensos fenómenos. En primer lugar, las estructuras del campo magnético más cercano a Júpiter son más débiles en cuanto a su intensidad y más desordenadas en cuanto a su estructura de lo esperado. En particular ha llamado la atención que los picos de energía de los electrones detectados son también más bajos de lo esperado, según los modelos previos utilizados.
 Aún así, y como es de esperar en el caso del planeta más grande del Sistema Solar, Júpiter posee las auroras más potentes y energéticas jamás detectadas. Los electrones acelerados por el campo magnético de Júpiter poseen una energía mayor a los 400.000 electron volts. Esto es, aproximadamente, entre 10 a 30 veces mayor a las energías detectadas en las auroras terrestres. Aún así, el mecanismo mediante el cual se producen estos intensos fenómenos no ha sido determinado.

Imágenes captada por el espectrómetro ultravioleta de Juno (UVS) correspondientes al polo sur (izquierda) y al polo norte (derecha). Se aprecia la intensidad de los espectros ultravioletas para energías altas (rojo), medias (verde) y bajas (azul). En rojo se representan las líneas del campo magnético de Júpiter, en base a modelos físicos. En traza azul se representa la posición promedio de las respectivas auroras. Imagen vía Nature.-

  Júpiter es un gran laboratorio para entender la compleja dinámica de las interacciones entre partículas y campos magnéticos. El interés del estudio de estos procesos abarca la astronomía profunda y también los fenómenos meteorológicos de nuestro planeta. El principal desafío que plantea el potente campo magnético joviano es el de poder diseñar instrumentos capaces de estudiarlo. Esto quedó patente con el primer encuentro de la sonda Pioneer 10, y produjo efectos que hicieron preocupar a los ingenieros en ocasión del sobrevuelo de las misiones Voyager. Juno ha sido diseñada específicamente para el estudio de estos campos. Todo el conocimiento generado a partir de estos estudios tiene, además de su interés fundamental, aplicaciones críticas en materia de diseño de equipos espaciales y de futuras misiones tripuladas a otros destinos del Sistema Solar.

 Mientras conocemos más sobre Júpiter, nos seguiremos maravillando con el intenso espectáculo de sus auroras polares:

 Elaborado en base a: NASA, Johns Hopkins University, Nature.-

Carl Sagan y el 40 aniversario de las sondas Voyager

Publicado en zemiorka.
Léelo completo en su sitio: http://ift.tt/2eE6DpG

Set original de imágenes del punto azul pálido. Es nuestro Planeta tal como se ve desde 6.000 millones de kilómetros. Esa es la distancia a la que se encontraba la sonda Voyager 1 el 1° de febrero de 1990. La imagen de la Tierra es parte del retrato de familia solar, en la que se pueden apreciar además Venus, Marte, Saturno, Urano y Neptuno. Ampliar. Vía: JPL.-
 
 Ayer se cumplieron 40 años del lanzamiento de la sonda Vogayer 1. Junto con su nave gemela, Voyager 2, estas dos misiones interplanetarias cambiaron por completo nuestra visión del Sistema Solar. Con las Voyager exploramos los gigantes gaseosos que orbitan más allá del cinturón de asteroides, pero además se inició la era de la exploración espacial interestelar. Hace nada menos que 30 años, con el sobrevuelo de Neptuno, se daba por concluída la misión fundamental de estas naves. Hace tan solo cinco años atrás conocíamos nuevos y excelentes materiales gráficos de Júpiter. Los aportes al conocimiento de estas misiones distan tanto como ellas de la Tierra de estar agotados. Aún así, nadie duda de que la imagen de la Tierra que se obtuvo en 1990, el punto azul pálido, ha tenido una importancia histórica absolutamente trascendente para la Humanidad. Somos nosotros y nuestro entorno planetario cercano, a una distancia inimaginable, mostrando lo increíblemente pequeño que somos. Ningún otra imagen de la naturaleza nos ha permitido obtener una imagen de conjunto y unificada sobre nuestra condición de único planeta con vida conocido.
La imagen más célebre de las misiones Voyager: el retrato de familia de nuestro Sistema Solar. Ampliar. Vía: JPL.-
  Así, como en su momento, las imágenes captadas por los astronautas que viajaron a la Luna gneraron un profundo impacto, las obtenidas por la Voyager 1 son particularmente difíciles de igualar en un corto plazo. Quién logró captar la escencia de esta imagen, fue también su ideólogo: Carl Sagan propuso que la Voyager 1 realizara estas imágenes y resumió como nadie el significado de la misma.
 Un reciente video de The Planetary Society recrea las palabras de Sagan en boca de Robert Picardo:
 En otro video publicado se puede ver al mismísimo Carl Sagan presentando los hallazgos de la Voyager 1. El registro data del 6 de junio de 1990 y se puede ver a un Sagan profundamente político, con los pies muy en la Tierra preocupado por el armamento nuclear, el cambio climático, la pobreza y la injusticia. La misión de las Voyager nos recuerda nuestra frágil presencia en el universo. Y Sagan nos lo hace notar con el pesimismo de la inteligencia. Las palabras son breves, el video es corto y hay lugar para pequeños traspiés técnicos absolutamente habituales. Al final del brief Sagan hace gala de esperanza y cifra esperanzas en un nuevo orden mundial. No el nuevo orden que devino luego de los cismas políticos que por aquellos años reconfiguraron Europa, por cierto. Sagan tiene el admirable mérito de poner horizontes políticos profundamente significativos: entiende que la fraternidad entre pueblos y naciones será necesariamente condición para una exploración espacial profunda, que nos lleve a planetas y estrellas como ha soñado la Humanidad durante siglos. No hay una gota de ingenuidad en cada palabra pronunciada en ese breve reporte. Hay un llamado revolucionario a encontrar un destino superador a nuestra Humanidad en nuestro Planeta y el Universo que nos rodea:
 Solo alguien como Carl Sagan, con sus palabras llenas de permanente futuro nos permiten homenajear a estas históricas misiones espaciales, aún activas. Sagan fue un maestro y además el más digno intérprete del mensaje que las Voyager nos enviaron.