La verdadera forma del Boomerang

Publicado en Cosmo Noticias.
Léelo completo en su sitio: http://ift.tt/2ssremM

Nebulosa del Bumerán

La nebulosa del Bumerán observada por ALMA (naranja) y el Hubble (azul). Crédito: ALMA (ESO/NAOJ/NRAO); NASA/ESA Hubble; NRAO/AUI/NSF.

Esta imagen muestra a la nebulosa del Bumerán, una nebulosa protoplanetaria, vista por ALMA (Atacama Large Millimeter/submillimeter Array). La estructura morada del fondo, tal y como se ve en luz visible con el Telescopio Espacial Hubble de NASA/ESA, muestra una forma clásica de doble lóbulo con una región central muy estrecha. La capacidad de ALMA para ver el gas molecular frío revela, en naranja, una forma más alargada de la nebulosa.

Desde el año 2003, la nebulosa, ubicada a unos 5.000 años-luz de la Tierra, ha mantenido el récord del objeto conocido más frío del universo. Se cree que la nebulosa se formó a partir de la envoltura de una estrella en sus últimas etapas que envolvió a su vez a una compañera más pequeña del sistema binario. Es posible que esta sea la causa de los chorros ultrafríos, que están iluminados por la luz de la moribunda estrella central.

ALMA observó el polvoriento disco central de la nebulosa y los chorros que expulsa, que abarcan una distancia de casi cuatro años-luz. Estos chorros son incluso más fríos que el fondo cósmico de microondas, alcanzando temperaturas por debajo de -270 °C. Los chorros también se expanden a una velocidad de 590.000 kilómetros por hora.

El artículo “The coldest place in the Universe: Probing the ultra-cold outflow and dusty disk in the Boomerang Nebula” fue publicado en la edición del 1 de junio de 2017 de The Astrophysical Journal.

Fuente: ESO

Charla “Arqueoastronomía: nuestros ancestros en la astronomía” en Antofagasta

Publicado en Cosmo Noticias.
Léelo completo en su sitio: http://ift.tt/2rzZHCP

Echinopsis Atacamensis y Vía Láctea

Echinopsis Atacamensis y la Vía Láctea, de la exhibición “El Mundo de Noche”. Crédito: ESO/S. Guisard

La arqueoastronomía es una ciencia que estudia cómo se practicaba la astronomía en el pasado y cómo nuestros ancestros usaban el cielo. Se repasará algunos estudios conocidos a nivel mundial y en las Américas. Se hará un paralelo con la astronomía moderna.

La charla, titulada “Arqueoastronomía: nuestros ancestros en la astronomía”, será dictada por Máxime Boccas, jefe del departamento de soporte, mantenimiento e ingeniería del Observatorio Europeo Austral (ESO).

Cuándo: Jueves 22 de junio de 2017 a las 18:30 h.
Dónde: Biblioteca Regional. Jorge Washington 2623, Antofagasta.
Valor: Entrada liberada.

Aplicación “Universo y Astronomía”

Publicado en Cosmo Noticias.
Léelo completo en su sitio: http://ift.tt/2tvtysu

App Universo y Astronomía

Una aplicación completa para los amantes de la astronomía; aquí podrás ver todas las noticias y artículos de “Cosmo Noticias”, vídeos en directo de la NASA, consultar términos astronómicos, guías sobre estrellas, galaxias, planetas, satélites… Esta aplicación ha sido creada para nosotros, a los que nos encanta ver más allá, para los curiosos del universo.

El creador lleva muchos años leyendo cosmonoticias.org y tuvo esta idea; espera convertir esta guía del universo en una App de referencia en el mundo de la astronomía.

Esta aplicación se actualizará añadiendo más planetas y estrellas, más secciones. Se espera contar con vuestras opiniones positivas pues esto nos hace crecer, y toda opinión negativa nos resulta constructiva por ello pedimos que para estas opiniones negativas nos escribáis a prometeoapps@gmail.com para así poder hacer una App mejor para vosotros.

Descarga la app de Android: Play Store.

Logran medir la masa de una estrella gracias a su gravedad

Publicado en Cosmo Noticias.
Léelo completo en su sitio: http://ift.tt/2reuC34

Stein 2051 B desvía luz de estrella

La estrella Stein 2051 B en primer plano desvía la luz de una estrella de fondo. Crédito: NASA, ESA, y A. Feild (STScI).

La deflexión o desviación gravitatoria de la luz estelar que pasó alrededor del Sol durante el eclipse solar de 1919 proporcionó mediciones que confirmaron la teoría de la relatividad general de Albert Einstein. Ahora, los científicos han utilizado una técnica parecida para registrar esas desviaciones luminosas en una estrella y medir su masa.

Unos cien años después de que Einstein desarrollara la teoría de la relatividad general, que ha revolucionado la forma en que los seres humanos comprendemos el Universo, un grupo de investigadores liderados desde el Instituto de Ciencia del Telescopio Espacial (EE.UU.) ha logrado determinar la masa de una estrella enana blanca a partir de sus leyes.

Hasta el momento, la posibilidad de medir la masa de una estrella en función de los efectos gravitacionales que esta ejerce sobre la luz pertenecía al plano teórico. En un artículo publicado en 1936 en Science, el propio Einstein sostenía que era imposible: “No hay esperanza de observar este fenómeno de forma directa”.

Una de las predicciones clave de su relatividad general establecía que la curvatura del espacio cerca de cuerpos enormes, como las estrellas, hace que cualquier rayo de luz que pase cerca de estas se desvíe el doble de lo que se esperaría en función de las leyes de gravedad tradicionales.

El padre de la relatividad predijo que, cuando una estrella frontal se interpone entre nosotros y otra estrella situada de fondo, se produce un fenómeno llamado microlente gravitacional que genera un anillo de luz perfecto, también llamado “anillo de Einstein”.

Sin embargo, tras un siglo de avances tecnológicos, no se había logrado observar un escenario un poco diferente a este: dos estrellas apenas desalineadas que generen un anillo de Einstein asimétrico. Según Einstein, esta asimetría es importante debido a que ocasionaría que la estrella de fondo se viera desviada del centro, de forma que podría utilizarse para determinar la masa de otra estrella frontal localizada delante.

El equipo de científicos coordinados por Kailash Chandra Sahu desde el Instituto de Ciencia del Telescopio Espacial buscó de forma proactiva esta rara alineación asimétrica en más de 5.000 estrellas. En marzo de 2014 descubrieron que la estrella enana blanca Stein 2051 B estaba en la posición perfecta, justo delante de una estrella de fondo.

La ayuda del telescopio Hubble

Entonces, los científicos dirigieron el Telescopio Espacial Hubble de NASA/ESA para observar el fenómeno y midieron pequeños cambios en la posición aparente de la estrella de fondo a lo largo del tiempo. A partir de la información recopilada, los autores pudieron estimar que la masa de la enana blanca era equivalente aproximadamente al 68% de la de nuestro Sol.

“En concreto, la medición de esta deflexión en múltiples momentos nos permitió determinar la masa de Stein 2051 B –la sexta enana blanca más próxima al Sol– como 0,675 ± 0.051 masas solares”, señalan los autores en su estudio, que se presentó en la reunión de primavera que la Sociedad Astronómica Americana celebra estos días en Austin (EE.UU.).

La medición directa de la masa de Stein 2051 B también ofrece datos importantes para comprender mejor la evolución de las enanas blancas, el tipo de estrellas más común en el universo. De hecho, la mayoría de las estrellas que se han formado en nuestra galaxia, incluido el Sol, se convertirán o son ya enanas blancas.

El estudio “Relativistic deflection of background starlight measures the mass of a nearby white dwarf star” fue publicado el 7 de junio de 2017 en Science.

Fuente: SINC

Si los extraterrestres se contactaran con nosotros, no entenderíamos

Publicado en Cosmo Noticias.
Léelo completo en su sitio: http://ift.tt/2sl8pVt

Contacto

Crédito: Roen Kelly, Astronomy.

El 2016 nos dio un buen número de detecciones falsas de SETI. Pero imaginemos que este año es el año.

Quizá se detecte por primera vez con un radiotelescopio en Rusia, o un telescopio óptico en California. Pero en 2017, en algún lugar alguien detecta una señal. Los astrónomos escépticos alertan a sus colegas, lo suficientemente seguros, que lo leen en los telescopios de todo el mundo. Es demasiado específico o demasiado raro para ser un fenómeno natural conocido, y se repite con alta fidelidad de manera sospechosa durante cierto intervalo. Con cautela, pero con entusiasmo, se difunde la noticia. Hemos recibido un mensaje de las estrellas.

Merece la pena preguntarse: ¿qué pasaría después?

Bueno, si se sigue la lógica del reconocido filósofo y escritor polaco de ciencia ficción Stanisław Lem, después de mucho alboroto y frustración: absolutamente nada. De acuerdo con la lógica de Lem, puede que nuestra especie nunca sea capaz de leer o comprender un mensaje de extraterrestres.

Lem expuso este argumento en su obra maestra de 1968, La voz de su amo. La novela relata las pruebas y la falta de un masivo esfuerzo, similar al del Proyecto Manhattan, para descifrar una transmisión alienígena. Y a medida que el libro se adentra en la discusión de filosofía, lingüística, matemáticas, teoría de la información y más, Lem cristaliza lentamente el caso de los cínicos acerca de por qué la comunicación de larga distancia con extraterrestres está casi seguro condenada al fracaso.

En su forma más simple, Lem llega a la conclusión de que hay dos barreras insuperables para la comunicación que existirá de forma natural entre especies foráneas. Son la brecha lingüística, y la brecha de la inteligencia.

La brecha lingüística

Démosle a la humanidad un poco de crédito inmerecido, y asumamos que el hipotético mensaje extraterrestre de 2017 no está totalmente más allá de nuestro entendimiento mamífero. Lem argumenta que, sin embargo, aún un mensaje teóricamente comprensible podría ser ilegible.

Razón #1: Casi con toda seguridad no compartiremos ninguno de los puntos de referencia de los que dependemos para el lenguaje

En La voz de su amo, Lem trae a flote la cuestión de que, en todos los idiomas humanos conocidos, del latín al vasco o al kiñaruanda, podemos traducir el mensaje, “abuela muerta, el funeral el miércoles”, y se entenderá.

Pero esta traducción sólo es posible porque, biológica y culturalmente, ya todos compartimos los mismos puntos de referencia necesarios para entender las palabras. Todos morimos. Todos nos reproducimos entre los dos sexos, y tenemos abuelas. A pesar de enormes disparidades culturales a nivel de especie, todos honramos el acto de la muerte. Y, por último pero no menos importante, todos estamos sujetos a la gravedad de la Tierra y marcamos el paso del tiempo en función de los períodos de luz y oscuridad causados por la rotación de nuestro planeta.

Pero imaginen un extraterrestre, publica Lem, que se reproduzca asexualmente, como una ameba. Un ser unisex no tendría abuela, ni la dicción para describir una. Del mismo modo, los seres que se dividen al final de su vida, en lugar de descomponerse, también podrían “ignorar el concepto de muerte y los funerales”, escribe Lem. Todos estos conceptos requerirían explicación. Sin embargo, el único medio en nuestra caja de herramientas para explicarlos, bien, es más idioma, que estará plagado de sus propios conceptos desconocidos.

El idioma, argumenta Lem, requiere puntos de referencia compartidos entre los comunicadores. Y a menos que la vida inteligente se vea y actúe alarmantemente similar a la nuestra, cualquier especie foránea será diferente de nosotros en un número sin fin de maneras concebibles. Bordear los cimientos del lenguaje humano es nuestra percepción del mundo que nos rodea, y no hay garantía de que la vida extraterrestre será capaz de comunicar un mensaje que entendamos, o en una forma que entendamos. Y diantres, incluso si lo hacen, ¿quién sabe si alguna vez podríamos analizar la dicción de algo tan extraño como una criatura de mente-colmena con una biología basada en el arsénico?

Razón #2: Una comunicación extraterrestre podría tomar un número de formas ininteligibles diferentes

He aquí un enigma interesante examinado por la superproducción nominada al Oscar el año pasado, La llegada. ¿Quién sabe qué forma tomaría un mensaje de un ser con una biología totalmente foránea?

En La voz de su amo, Lem brinda cuatro ejemplos como una muestra de las diferentes posibilidades que podría tomar una comunicación extraterrestre. Cada uno tiene sus propias dificultades para confundirnos y desconcertarnos.

La primera posibilidad es que el mensaje podría escribirse en la forma en que los seres humanos se comunican entre sí, dice Lem, en algún “lenguaje declarativo-transaccional como el nuestro”, con unidades individuales de significado, como palabras que refieren a objetos y conceptos. Si bien el vocabulario y la gramática de ese lenguaje en sí mismo podrían estar más allá de nuestro alcance, al menos podríamos saber cómo iniciar nuestros esfuerzos en la traducción.

Pero la comunicación también podría “ser un sistema de señales de ‘modelado’, como la televisión o la radio”, dice Lem. Esto significaría que la comunicación que estamos recibiendo no es sólo el mensaje en sí, como un mensaje en código binario. Por el contrario, la señal que recibiríamos codificaría un mensaje. En este caso, podríamos estar totalmente perdidos. Aunque sea improbable, nuestros pares alienígenas podrían comunicarse principalmente a través de algo así como el olfato y sus señales están destinadas a ser interpretadas por algo así como un aparato olfativo de TV. Para un comunicador olfativo, esto podría ser la forma más lógica para comunicarse a través de largas distancias.

Las tercera y cuarta posibilidades son que la comunicación “podría representar una ‘receta’, es decir, un conjunto de instrucciones necesarias para la producción de un determinado objeto”, escribe Lem o “podría contener la descripción de un objeto –de una ‘cosa’ particular– en un código que fuera ‘acultural’, uno que se refiere únicamente a ciertas constantes en el mundo de la naturaleza, capaz de ser descubierta por la física y las matemáticas”. En el libro, el protagonista de Lem juega brevemente con el concepto de que los comunicadores extraterrestres enviarán la receta para crecer/construir uno de ellos, que luego podrían comunicarse en persona.

Razón #3: Las matemáticas sólo nos llevarán lejos

La idea de enviar una ‘receta’ o una descripción de un objeto puede sonar descabellada como el diablo en un primer momento, pero tiene su propia lógica. Si está limitando a las matemáticas y la física –hasta donde sabemos, el idioma nativo del universo, tal vez el único punto de referencia seguro entre especies alienígenas– la comunicación más simple podría ser una descripción matemática o física de algo.

Sin embargo, Lem es pesimista sobre la capacidad de las matemáticas para facilitar la comunicación. Su protagonista sostiene que, “con las matemáticas no se puede decir nada sobre el mundo, se llama ‘puro’ por la sencilla razón de que ha sido purificado de toda escoria material y su pureza absoluta es su inmortalidad. Pero precisamente ahí radica su arbitrariedad, ya que puede engendrar cualquier tipo de mundo, siempre y cuando ese mundo sea consistente”.

Por ejemplo, “supongamos que nos envían un hexágono. En él uno puede ver el esquema de una molécula química, o del panal de una abeja, o de un edificio. Un número infinito de objetos corresponden a esa información geométrica”. No se puede mover más allá de las abstracciones matemáticas en el mundo de la especificidad sin el uso del lenguaje, y que ese punto se está ejecutando en los otros problemas lingüísticos que hemos discutido.

“Con las matemáticas uno solamente puede señalar que uno Es, que uno Existe”, escribe Lem.

La brecha de la inteligencia

Ahora, imaginemos que a través de algún episodio absurdo de suerte lingüística, podemos leer nuestra transmisión entrante. El mensaje llega a nosotros como una carta, en código binario con vocabulario y gramática descifrables. De acuerdo con Lem, eso en realidad sólo resuelve la mitad del problema, es muy probable que todavía sea demasiado tonta o diferente para comprenderlo.

Esto, más o menos, es lo que sucede en La voz de su amo. “Al recuperar el mensaje de las estrellas, hicimos con él no más que un salvaje que, calentándose junto al fuego de la quema de libros… cree que ha dibujado tremendo beneficio de su hallazgo”, escribe Lem.

Razón #4: Los amigos extraterrestres por correspondencia pueden estar fundamentalmente más allá de nuestro entendimiento

Podría pasar la mayor parte de toda una vida tratando de comunicarme con una colonia de hormigas, y todo será en vano. Lo que tengo que decir está fundamentalmente más allá de las capacidades cognitivas de cualquiera de las hormigas individuales, o la colonia en su conjunto.

De manera similar, puedo comunicarme con mi perra, un animal muy inteligente, pero sólo en la medida máxima a la que las capacidades cognitivas de la perra lo van a permitir. ‘Estoy enojado contigo’, es comprensible para Lucy, pero conceptos más elevados, tales como ‘así es como funciona Wi-Fi’ está fundamentalmente más allá de ella. (Diablos, ni siquiera se puede conseguir a través de “el baño no te matará”.)

No es un argumento complicado, pero nuestra especie podría simplemente no haber evolucionado lo suficiente para entender lo que nuestros comunicadores alienígenas desean expresar. Tal vez el mensaje esté destinado para cualquier Inteligencia Artificial que tome el relevo de la humanidad; no para nosotros, seres con cerebros a base de carne, que se centran casi exclusivamente en el sexo y la alimentación. (En nuestra defensa, ambos son geniales.) Después de todo, nuestra civilización actual está básicamente sentada hacia atrás para ver en cámara lenta como hervimos nuestros mares y horneamos nuestra tierra con el cambio climático y, ¿quién demonios quiere hablar a esa civilización?

Razón #5: La disparidad entre nuestras civilizaciones probablemente será demasiado grande

Incluso si nuestros comunicadores alienígenas están intelectualmente cerca de nuestro nivel, si su civilización está lo suficientemente avanzada podríamos también ser dejados en la oscuridad.

Lem sostiene esto con una analogía (ciertamente extraña): Si un historiador de arte, un antropólogo, un médico y un químico estudian la cabeza y “la máscara mortuoria de oro de [el antiguo gobernante egipcio] Amenhotep”, pueden deducir “en los tiempos modernos, con mucha más información que la que poseían sus creadores”, escribe Lem.

A partir de ese objeto de 6000 años de antigüedad, nuestros investigadores podrían deducir las creencias religiosas de los egipcios, el método utilizado para trabajar el oro, si Amenhotep se diferencia fisiológicamente de los humanos modernos, y el diagnóstico de que “Amenhotep sufría de un desequilibrio hormonal, la acromegalia, que le otorgó su mandíbula deformada”, escribe.

Sin embargo, “si invertimos el procedimiento a tiempo y le enviamos una carta  escrita hoy a un egipcio de la época de Amenhotep, no la entenderá, no sólo porque no sabe nuestro idioma, sino que también porque no tiene ni las palabras ni los conceptos para confrontarlos a los nuestros”, escribe Lem.

En un sentido geológico, nuestra especie prácticamente sigue siendo un recién nacido aún. (Apenas hemos comenzado a explorar el cielo de ondas de radio de una inteligencia extraterrestre.) Si una comunicación dirigida hacia nosotros es de una civilización que ha progresado unos pocos cientos de miles de años desde que descubrieron las ondas de radio, ¿podríamos ser capaces de entender lo que tenían para decir? Incluso si la simplificaran para incluir sólo los conceptos que descubrieron unos pocos miles de años después de sus transmisiones de onda de radio, todavía estaríamos en la oscuridad.

Fuente: Astronomy Magazine