El regreso del cometa 45P

Publicado en El Sofista.
Léelo completo en su sitio: http://ift.tt/2hJS3kf

Aurora a cielo completo sobre Noruega

Publicado en El Sofista.
Léelo completo en su sitio: http://ift.tt/2hZbSjM

Más arriba que el edificio más alto, más arriba que la montaña más alta, más arriba que el vuelo más alto de un avión (*), se encuentra el reino de las auroras (clic en la imagen para ampliarla a 900 x 600 píxeles o verla aún más grande y sin comprimir).

Las auroras raramente descienden por debajo de los 60 km y pueden extenderse hasta 1000 km.

Las luces de la aurora se deben al choque de electrones y protones contra las moléculas de la atmósfera terrestre.

Una aurora completa. La corona es visible en naranja cerca de la parte superior de la fotografía. Más información (en inglés)

Una aurora completa observada desde el espacio aparecerá a menudo como un círculo en torno a uno de los polos magnéticos de la Tierra.

La imagen de gran angular mostrada arriba y comprimida digitalmente en sentido horizontal registró la imprevista aparición de una aurora que hace cico años cubrió todo el cielo de Noruega oriental. Otra toma de la mencionada aurora (clic en la imagen para ampliarla a 592 x 900 píxeles):

Vía Foto astronómica del día correspondiente al 1° de enero de 2017. Esta página ofrece todos los días una imagen, fotografía o video del universo, junto con una breve explicación escrita por un astrónomo profesional. Crédito de la imagen y derechos de autor: Sebastian Voltmer.

(*) El vuelo del Helios

Este prototipo de avión básicamente consistía en un ala ultraligera equipada con 14 motores eléctricos. El ala del Helios estaba totalmente cubierta de células fotovoltaicas y sus impresionantes 75 m de extensión no sólo superaban la envergadura de un Boeing 747 sino también su longitud. Llegó a alcanzar los 30 km de altura, donde el aire es tan tenue que se asemeja a la atmósfera de Marte (clic en la imagen para ampliarla). Leer la entrada completa.

Nota: Síganme en Twitter (@astrosofista) para saber más sobre el universo y mi mundo. Desde que comencé a tuitear hace once equinoccios, unos 48 000 tweets ilustran y amplían las más de 4600 entradas publicadas en el blog desde su inicio, en mayo de 2004. ¿Qué esperan para unirse a esta gran conversación? Ya somos más de tres mil.

La nebulosa Trífida en infrarrojo

Publicado en El Sofista.
Léelo completo en su sitio: http://ift.tt/2hDeplM

La nebulosa Trífida, también conocida como Messier 20, es fácil de encontrar, incluso con un telescopio de aficionado (clic en la imagen para ampliarla a 1024 x 630 píxeles o verla aún más grande).

Es un lugar muy conocido de la constelación de Sagitario, una región en la que abundan las nebulosas (ver la imagen al pie de la entrada).

Pero donde las fotografías en luz visible muestran bandas de polvo oscuro que dividen la nebulosa en tres sectores (en el siguiente video), la imagen infrarroja revela filamentos de nubes de polvo brillante y estrellas recién nacidas.

La espectacular vista en falso color mostrada arriba fue registrada por el Telescopio Espacial Spitzer.

Los astrónomos utilizaron datos de la imagen infrarroja del Spitzer para contar no sólo las estrellas recién nacidas sino también las embrionarias, las que en registros captados en otras longitudes de onda pueden pasar desapercibidas tras las nubes de polvo y gas de la curiosa guardería estelar.

La nebulosa Trífida mide aproxidamente 30 años-luz de ancho y se encuentra a tan sólo 5 500 años-luz de la Tierra.

El triplete de Sagitario. Estas tres nebulosas brillantes son paradas casi obligadas en los recorridos telescópicos de la constelación Sagitario y los hacinados campos estelares situados en el centro de la Vía Láctea. En efecto, Charles Messier, el turista cósmico del siglo XVIII, describió dos de ellas en su catálogo: M8, la gran nebulosa situada a la izquierda del centro, y M20, la nebulosa multicolor que se distingue hacia la derecha. La tercera nebulosa, NGC 6559, se encuentra por encima de M8, separada de la gran nebulosa por una banda de polvo oscuro. Las tres nebulosas son regiones de formación estelar situadas a unos 5 mil años-luz de distancia. M8, con más de cien años-luz de diámetro y en expansión, también es conocida como la Nebulosa de la Laguna, mientras que el apodo de M20 es el de Nebulosa Trífida. El gas hidrógeno resplandeciente da lugar a que el rojo sea el color dominante en las nebulosas de emisión, que contrasta con los tonos azulados, muy notables en la Trífida, debidos al reflejo de la luz estelar en el polvo cósmico (clic en la imagen para ampliarla). Leer la entrada completa.

Vía Foto astronómica del día correspondiente al 31 de diciembre de 2016. Esta página ofrece todos los días una imagen, fotografía o video del universo, junto con una breve explicación escrita por un astrónomo profesional. Crédito de la imagen: J. Rho (SSC/Caltech), JPL-Caltech, NASA.

Nota: Síganme en Twitter (@astrosofista) para saber más sobre el universo y mi mundo. Desde que comencé a tuitear hace once equinoccios, unos 48 000 tweets ilustran y amplían las más de 4600 entradas publicadas en el blog desde su inicio, en mayo de 2004. ¿Qué esperan para unirse a esta gran conversación? Ya somos más de tres mil.

La cara opuesta de la Luna

Publicado en El Sofista.
Léelo completo en su sitio: http://ift.tt/2il4WOQ

Debido a la rotación sincrónica con relación a la Tierra provocada por el acoplamiento de marea, la Luna siempre nos presenta a los habitantes de la Tierra la misma cara familiar y nos oculta la cara opuesta (clic en la imagen para ampliarla a 800 x 800 píxeles o verla aún más grande).

Pero para una nave espacial colocada en una órbita en torno a la Luna, la cara oculta pronto revelará sus secretos.

Salida de Tierra. La Tierra desde la órbita lunar, registrada por la Apolo 8 en diciembre de 1968 (clic en la imagen para ampliarla).

La detallada imagen de arriba es en realidad un mosaico registrado con la cámara de gran angular de la Sonda de Reconocimiento Lunar (LRO). Está centrada en la otra cara de la Luna y forma parte de un mosaico global de más de 15 000 imágenes tomadas entre noviembre de 2009 y febrero de 2011. La versión en alta resolución de esta imagen muestra las características de la superficie lunar a una escala de 100 metros por píxel.

Sorprende a muchos que la cara oculta presente un aspecto tan diferente de la cara que vemos desde la Tierra, pues ésta muestra áreas oscuras muy suaves, conocidas como mares, mientras que aquella está muy craterizada.

El contraste podría explicarse en razón de que la corteza lunar es más gruesa en el lado oculto que en el lado visible, una característica que habría erigido una barrera más difícil de superar para el material fundido del interior que no encontró tales inconvenientes para formar los suaves mares en la cara visible de la Luna.

La primera fotografía de la otra cara de la Luna. El 7 de octubre de 1959, la nave espacial soviética Luna 3 pasó por la cara opuesta de la Luna y tomó las primeras fotografías de otro mundo desde el espacio. En aquel momento esa cara estaba totalmente iluminada de manera que las primeras fotografías sólo registraron el albedo y variaciones de luminosidad. Aunque se usaron lentes de 200 mm y de 500 mm, la sonda estaba tan alejada de la Luna —unos 65 000 km— que la resolución era escasa. Pero el deseo de ser otra vez el primero en algo —el Luna 2 había impactado en la Luna un mes antes— funcionó y los soviéticos ampliaron su delantera en la carrera espacial sobre los norteamericanos, cuyas sondas lunares Pioneer habían fallado en 1958 y cuya serie Ranger no tendría éxito hasta 1964. Las imágenes del Luna 3 fueron tan pobres que sólo unas pocas estructuras pudieron identificarse correctamente, entre ellas las manchas oscuras de Tsiolkovskiy, Julio Verne y del Mar de Moscú o “Mare Moscoviense” —la mancha negra en el cuadrante superior derecho— (clic en la imagen para ampliarla). Leer la entrada completa.

Vía Foto astronómica del día correspondiente al 30 de diciembre de 2016. Esta página ofrece todos los días una imagen, fotografía o video del universo, junto con una breve explicación escrita por un astrónomo profesional. Crédito de la imagen: NASA / GSFC / Arizona State Univ. / Lunar Reconnaissance Orbiter.

Nota: Síganme en Twitter (@astrosofista) para saber más sobre el universo y mi mundo. Desde que comencé a tuitear hace once equinoccios, unos 48 000 tweets ilustran y amplían las más de 4600 entradas publicadas en el blog desde su inicio, en mayo de 2004. ¿Qué esperan para unirse a esta gran conversación? Ya somos más de tres mil.

Juego de capas en la Gran Nube de Magallanes

Publicado en El Sofista.
Léelo completo en su sitio: http://ift.tt/2hzietJ

La Gran Nube de Magallanes es una vista fascinante del cielo del hemisferio sur, captada aquí por medio de filtros de banda estrecha (clic en la imagen para ampliarla a 960 x 964 píxeles o verla aún más grande).

Los filtros están diseñados para registrar sólo la luz emitida por los átomos de azufre, hidrógeno y oxígeno. Los átomos son ionizados por la energética luz estelar y emiten la luz que los caracteriza cuando recapturan los electrones y transitan a un estado de energía inferior.

La imagen publicada en falso color muestra el resultado: la Gran Nube de Magallanes parece cubierta de numerosas capas o burbujas de nubes de gas ionizado (ver la imagen al pie de la entrada) que envuelven estrellas jóvenes y masivas.

La forma de las nubes se debe a la acción de los fuertes vientos estelares y la radiación ultravioleta. Predomina en ellas la emisión del hidrógeno y se las conoce como regiones H II (hidrógeno ionizado).

La nebulosa de la Tarántula (en la imagen de la derecha), también compuesta por múltiples capas superpuestas, es la gran región de formación estelar que ocupa el área superior central de la imagen de más arriba.

La Gran Nube de Magallanes es una galaxia irregular y un satélite de la Vía Láctea. Cuenta unos 15 000 años-luz de longitud, se encuentra a sólo 180 000 años-luz de distancia en dirección de la constelación del Dorado.

El hidrógeno y el polvo de la nebulosa Roseta. Este primer plano de la nebulosa Roseta muestra de una manera espectacular que la formación estelar es un proceso muy activo en la región, donde estrellas jóvenes y calientes emiten vientos y radiación para modelar oscuros filamentos. La radiación ultravioleta procedente de las estrellas jóvenes también despoja de electrones a los átomos del hidrógeno circundante. A medida que los electrones y los átomos se recombinan, emiten luz de menor energía y longitud de onda más larga en un patrón característico muy bien conocido de líneas espectrales brillantes. La línea de emisión más potente de este patrón se halla, en longitudes de onda visibles, en el sector rojo del espectro y se la denomina “hidrógeno-alfa” o, más brevemente, H-alfa (clic en la imagen para ampliarla). Más información (en inglés).

Vía Foto astronómica del día correspondiente al 29 de diciembre de 2016. Esta página ofrece todos los días una imagen, fotografía o video del universo, junto con una breve explicación escrita por un astrónomo profesional. Crédito de la imagen y derechos de autor: John Gleason.

Nota: Síganme en Twitter (@astrosofista) para saber más sobre el universo y mi mundo. Desde que comencé a tuitear hace once equinoccios, unos 48 000 tweets ilustran y amplían las más de 4600 entradas publicadas en el blog desde su inicio, en mayo de 2004. ¿Qué esperan para unirse a esta gran conversación? Ya somos más de tres mil.