Universo en Expansión #154 Nuevos exoplanetas. Capítulo 4 Habitabilidad

Publicado en Revista Persea.
Léelo completo en su sitio: http://ift.tt/2y0faKW

En este capítulo el doctor en Astrofísica y científico planetario Pablo Cuartas, el astrobiólogo Andrés Ruiz y la comunicadora social Paulina Londoño hablarán sobre los nuevos exoplanetas, capítulo 4.

Anuncios

Faltam dados e estratégias para combater evasão no ensino superior

Publicado en Ciência em Revista.
Léelo completo en su sitio: http://ift.tt/2eTCzGz

O ensino superior expandiu no Brasil a partir do ano 2000 e, com ele, também a evasão (estudantes que não concluem o curso). Entender como a evasão evolui desde a década de 1970 é estratégico para consolidar um ensino superior de qualidade e para traçar metas futuras. A última edição da revista Avaliação: Revista da…

O post Faltam dados e estratégias para combater evasão no ensino superior apareceu primeiro em Ciência em Revista.

Iniciativas locales para el emprendimiento femenino

Publicado en Chile Científico.
Léelo completo en su sitio: http://ift.tt/2wUuThY

Romina Paillao

Es una realidad que en ciencia el porcentaje de mujeres es bajo, sin embargo poco sabemos de las cifras reales y las iniciativas que existen en nuestro país. Por ejemplo, en los años 80’, un 34% de las mujeres estudiaba ciencias de la computación, sin embargo, con el tiempo esta cifra ha bajado hasta llegar a un 12%. Realidad que también es representativa a nivel internacional [1].

En cuanto a los emprendimientos tipo startup (emprendimiento con base tecnológica de tipo escalable), el panorama no deja de ser desalentador. Aquí tenemos a menos de un 5%[2] de mujeres que se dedican a realizar este tipo de emprendimientos.

Con la finalidad de evitar la fuga de talentos, motivar a las mujeres a acercarse a las áreas STEM (Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas, por sus siglas en inglés) y empoderarlas a crear startups, en nuestro país se han creado diversas iniciativas. Entre ellas podemos encontrar programas de emprendimiento, financiamiento, clases de programación y espacio de coworking.

En los programas de Emprendimiento que existen, se entregan diversas herramientas académicas para que se puedan adquirir las competencias y habilidades para emprender, como por ejemplo, clases, orientación, mentorías, entre otros. A continuación describiremos dos programas destacados en este ámbito:

Academia Ada: La academia fue nombrada así en honor a Ada Lovelace, matemática y escritora pionera en la programación. Es un curso de cuatro meses que busca formar a nuevas emprendedoras tecnológicas.

El programa tiene como propósito pulir las ideas de negocios de sus participantes y entregarles todas las herramientas necesarias para que una vez egresadas, los proyectos de las alumnas logren despertar el interés de diversas instancias de financiamiento.

El proyecto fue creado por la organización sin fines de lucho,  Girls in Tech Chile,  quienes tienen como objetivo identificar, conectar y dar visibilidad a creadoras de tecnología en Chile, convirtiéndolas en fuente de inspiración y conocimiento específico para otras mujeres.

Her Global Impact Academy: Este año se seleccionaron 50 participantes a nivel nacional para formar parte del programa académico conformado por clases de: Modelos de negocio, marketing digital, estrategia de E-Commerce, educación financiera, desarrollo de prototipos, emprendimiento y propiedad intelectual con diversos expertos.

De esta forma, cada una de las 50 participantes debe presentar un proyecto y sólo 10 serán las finalistas que lucharán por el primer lugar. Quien gane podrá asistir al programa GPS: Global Solution problems de Singularity University, en el campus de la NASA en Silicon Valley.

En cuanto a los tipos de Financiamiento orientados a mujeres, podemos encontrar:

The S Factory: Es un programa de financiamiento perteneciente a Start-Up Chile, dirigido a fundadoras o titulares en la ejecución de un proyecto global que utilice a Chile como plataforma. Quien postule como beneficiario del equipo, debe ser una persona del sexo femenino. El fondo apoya a emprendimientos de alto impacto liderados por mujeres en donde se entrega entrenamiento en la forma de crear negocios, junto con un financiamiento de $10.000.000 de pesos chilenos.

Capital Abeja Emprende: Fondo concursable del Servicio de Cooperación Técnica, Sercotec, que apoya la puesta en marcha de nuevos negocios liderados por mujeres y con oportunidad de participar en el mercado. Cofinancia un plan de trabajo destinado a implementar un proyecto de negocio, entregando capacitación, asistencia técnica y acciones de marketing. Su aporte es de hasta $3.500.000 de pesos chilenos.

En cuanto a cursos de Programación, con la finalidad de acercar a las mujeres a esta industria, se encuentran:

Mujeres programadoras: Es un programa de cofinanciamiento de cursos de Programación de Software que otorga DuocUC y Fundación Kodea, bajo el financiamiento de J.P. Morgan Chase Foundation, en el marco de una estrategia de inclusión para el sector de las tecnologías de la información (TI), que busca atraer a mujeres al mundo digital.

Laboratoria: Se definen como mucho más que un “centro de formación”. Identifican jóvenes de bajos recursos con un potencial enorme y les dan la oportunidad de convertirse en desarrolladoras web. El resultado es una gran transformación para cada estudiante y una gran fuente de talento femenino de América Latina para el mundo tech.

Y por último, se creó el primer coworking femenino del país. Este corresponde a:

 Urban Station Mujer: Es un espacio de trabajo que busca promover emprendimientos de mujeres apasionadas y creativas que necesitan una red de apoyo, visibilidad en medios y redes de inspiración para potenciar sus negocios. Además, es un espacio el cual ha sido pensado de tal manera que cuentan con lugares diseñados para que quienes son madres, puedan llevar a sus hijos a sus lugar de trabajo.

A pesar de las desalentadoras cifras, nuestro país está dando luces de un cambio de mentalidad. Hoy es el Estado y los privados quienes están ofreciendo distintas iniciativas con el objetivo de acercar a las mujeres a áreas STEM y emprendimiento.

De manera que me gustaría hacer un llamado a todas las jóvenes y mujeres para que se atrevan a participar y postulen a los distintos programas, para insertarse en el mundo de la ciencia, la tecnología y el emprendimiento. Las alternativas están, simplemente hay que hacer uso de ellas.

Referencias: 

[1] Cita de directora de Girls in Tech Chile

[2] Kauffman Foundation http://ift.tt/h6gpm3

Terapias “alternativas” y charlatanerías varias

Publicado en Chile Científico.
Léelo completo en su sitio: http://ift.tt/2vZCITE

Creo que todos estamos de acuerdo en que la ciencia tradicional no tiene las respuestas para todo. Esto corre tanto para preguntas a cuestiones relevantísimas, pero de interés “oscuramente” teórico, como para asuntos de interés más práctico e inmediato, como la cura de enfermedades. Por su importancia social, no es de extrañar que las últimas resulten más relevantes para la población general.

Ya lo decía Newton: “Lo que sabemos es una gota de agua; lo que ignoramos es el océano”. Más aún, desde la neurobiología (con trabajos como los de Humberto Maturana y Francisco Varela) sabemos que nuestro sistema nervioso construye realidades. Al menos en el caso de los humanos, estas realidades construidas son intersubjetivas [1]; o sea, no se construyen individualmente, sino en la interacción de diferentes individuos. Ahora, afirmar por esto que toda realidad u opinión es igualmente válida, es una arrogancia que puede ser peligrosa. En una sociedad medianamente compleja, todos los actores aportamos con un grano de arena, desde nuestras motivaciones, talentos y especialidades, a obtener e implementar soluciones para las necesidades que como humanidad enfrentamos. Pero que todos tengamos experticias distintas no significa que todos seamos expertos en todo ni que nuestra experticia sea incuestionable.

Einstein afirmaba: “Todos somos muy ignorantes. Lo que ocurre es que no todos ignoramos las mismas cosas”. Planteado al revés: “Hay temas en los que algunos somos menos ignorantes que otros”. Ciertamente la ciencia puede, junto a otros actores, aportar de un modo muy útil en muchos de estos temas. En la presente opinión, quiero referirme al status de charlatanería de muchas de las denominadas “terapias alternativas”, y a la culpa que los científicos tenemos al respecto. Expondré mi opinión tomando como ejemplo la afirmación de que “las emociones inciden en nuestras enfermedades”.

Sabemos, a partir de numerosos estudios, que las emociones inciden en nuestros cuerpos (lo que no es descabellado si dejamos de pensar en mente y cuerpo como entidades separadas e irreconciliables: de hecho, las emociones son indisociables de su correlato fisiológico [2]).

La hipótesis de que las emociones pueden facilitar o prevenir enfermedades es una hipótesis plausible y atractiva, y existen muchos científicos serios trabajando en ello.

 

El problema está cuando aparecen ciertos “especialistas” que llegan al punto de cobrar por un tratamiento que ellos afirman cura una enfermedad, a partir de esta asociación vaga (“las emociones inciden en nuestros cuerpos, por tanto te vendo una cura para tu enfermedad”). Este camino, que nos convierte de “ignorantes honestos” a charlatanes, tiene varios pasos, que podría resumir así:

Pregrado en charlatanería

Cuando digo “dado que las emociones inciden en nuestros cuerpos” (nótese ya algo raro, dado que las emociones son parte de nuestro cuerpo), “entonces, yo sé que la emoción (específica) E causa el trastorno (específico) T”. Ya no estamos reconociendo el océano de ignorancia, y podemos llegar a afirmaciones del tipo “el odio causa cáncer” o, peor aún, algo como que el cáncer en los niños es el reflejo del odio de sus padres [3]. La frase, además de peligrosa, es singularmente descorazonada.

Magíster en charlatanería

Yo no sólo  que la emoción E causa el trastorno T, sino que también conozco el mecanismo M que hace que E cause T. Aquí no sólo estamos dejando de reconocer que ignoramos el océano, sino que además estamos afirmando cosas, arrogantemente, respecto al océano que ignoramos.

Doctor en charlatanería

No sólo conozco el mecanismo M que provoca que E cause T, sino que también sé cómo curar la enfermedad T con el procedimiento P. Ahora tengo el poder de curación, un nuevo nivel de arrogancia sobre el océano que ignoramos.

Doctor honoris causa en charlatanería

 Este es el paso final: te vendo el tratamiento. Los seminarios sobre “activación cuántica de la glándula pineal” (sic) cuestan, aproximadamente, $150.000. En marzo de este año el bullado Dr. Soto tenía agotadas sus horas de atención médica para todo el 2017. Como anécdota, una vez llame a uno de estos seminarios, diciendo que era un trabajador de escasos recursos que estaba interesado en inscribirme, pero quería saber primero en qué consistía la “activación cuántica”, porque me interesaba ese tema. Créanme que la respuesta, además de petulante (les dije que trabajaba en una actividad generalmente asociada con bajo nivel educacional), no mostraba el más mínimo conocimiento sobre mecánica cuántica. Inmediatamente recordé a Richard Feynman, Nobel de física, uno de los eminentes en este tema: “Si usted piensa que entiende la mecánica cuántica… entonces usted no entiende la mecánica cuántica”. Pero créame que el asunto puede ser aún peor:

Algunos de estos charlatanes incitan a la gente a abandonar los tratamientos convencionales.

 

Ahora, usted se preguntará: ¿Por qué la culpa es de nosotros, los científicos? Es nuestra culpa porque esta situación difícilmente cambiará en la medida en que construyamos muros entre nosotros, con nuestro metódico, pero acotado conocimiento, y el resto de la población. Y nosotros hemos cooperado en levantar estos muros cuando incurrimos en (al menos) dos errores: uno es el cientificismo [4] y, el otro, los vicios presentes en el sistema bajo el cual hacemos ciencia; vicios contra los cuales no hemos luchado con el suficiente vigor.

Pecamos de cientificismo cada vez que, por ejemplo, descartamos a priori intuiciones que pueden ser bastante válidas (y muchas veces muy imaginativas) porque pensamos que la realidad se reduce a nuestro campo de especialización. Si no hay una publicación indexada “demostrando” la existencia del fenómeno, entonces el fenómeno no existe. Pensar así, si aplicamos rigor lógico, es absurdo.

El mundo es algo mucho más rico que lo publicado en las revistas científicas. Casos vergonzosos han ocurrido donde negamos la existencia de algo o abusamos de la acusación de “teoría de la conspiración” y luego se destapa que el azúcar sí tiene efectos nocivos [5-7], que sí hay una relación entre tabaco y cáncer [8-10], o que sí existe intervención de la industria farmacéutica en la investigación científica [11-14], mientras negábamos estos fenómenos porque “no existe un paperpublicado que lo demuestre” (o, peor aún, porque nuestros papers afirmaban que esto no ocurría [5-14]). Quizá un caso ejemplar es el de la economía: creo que el resto de la población percibe, con justa razón, que la actividad de los economistas parece ser “más la de porristas de los negocios y las finanzas que la de un médico del funcionamiento económico de la sociedad”[15]. Estos casos nos ponen en el mismo status que el de los charlatanes que tanto criticamos.

En cuanto a los vicios contra los que no luchamos con el suficiente vigor, la ciencia, al menos en Chile, parece ser más “una actividad de interés privado subsidiada por el Estado, es decir, con recursos de toda la sociedad” [16], que una actividad orientada con algún sentido de impacto social. Recordemos que la ciencia se financia, en buena medida, con fondos públicos. Más aún: la ciencia no es individual, sino esencialmente social. Newton vislumbró sus descubrimientos parado “sobre hombros de gigantes”; esto es, sobre un montón de conocimientos desarrollados por la comunidad humana que lo antecedió.

Por otra parte, en la actualidad trabajamos bajo un esquema de incentivos orientado casi exclusivamente a la publicación de papers en revistas indexadas. Está bien, el científico debe comunicar a sus pares, bajo los más rigurosos estándares técnicos, las investigaciones con que aporta al conocimiento humano. Pero tanto contenido ultra específico y aislado conlleva, paradójicamente, a que a veces la ciencia pierda contenido. ¿Cómo esperar que la población general profundice sus conocimientos científicos si el producto final de nuestro trabajo queda expresado, casi exclusivamente, en un lenguaje que a veces ni nosotros mismos entendemos?¿Cómo esperamos acercar a la población si, en el fondo, lo que estamos haciendo es armar un muro y, estando arriba, patear la escalera?

En conclusión, aislados, cientificistas, produciendo exclusivamente para una publicación que nadie entenderá, para sobrevivir en condiciones que no hemos sido capaces de cambiar. Actuando así, ¿Cómo esperamos que la gente se nos acerque y nos considere actores importantes? ¿O que apoye que haya más presupuesto para ciencia? ¿Cómo esperamos que considere que el estatus epistemológico del conocimiento científico es superior al del charlatán de turno, cercano, empático, que habla en un lenguaje comprensible?

Ok. Exageré. Evidentemente, no toda la culpa es de los científicos. Pero comencemos por asumir nuestra parte.

Referencias y links de interés:

[1] https://introduccionlenguaje2010.files.wordpress.com/2010/10/varela-francisco-conocer.pdf

[2] https://www.youtube.com/watch?v=uefD0Tydc9Q&t=14s

[3] http://www.eldinamo.cl/tendencias/2017/04/04/doctor-de-canal-13-ahora-dice-que-los-ninos-pueden-tener-cancer-por-que-son-espejos-de-sus-papas/

[4] https://es.wikipedia.org/wiki/Cientificismo

[5] https://www.nytimes.com/es/2016/09/14/como-la-industria-del-azucar-logro-manipular-la-ciencia-de-la-nutricion/

[6] http://jamanetwork.com/journals/jamainternalmedicine/article-abstract/2548255

[7] https://www.nytimes.com/es/2015/08/20/coca-cola-financia-a-cientificos-que-buscan-explicaciones-alternativas-para-la-obesidad/

[8] http://www.elmundo.es/elmundosalud/2005/01/14/tabaco/1105703563.html

[9] http://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0140673600020985

[10] http://ajph.aphapublications.org/doi/abs/10.2105/AJPH.2004.061507

[11] https://www.scientificamerican.com/espanol/noticias/muchos-estudios-de-antidepresivos-estan-contaminados-por-la-influencia-de-la-industria-farmaceutica/

[12] http://www.jclinepi.com/article/S0895-4356%2815%2900429-1/abstract

[13] http://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1137-66272005000100001

[14] http://journals.plos.org/plosmedicine/article?id=10.1371/journal.pmed.0040286

[15] http://sttpml.org/wp-content/uploads/2014/08/capitalism-and-its-economics-a-critical-history-douglas-dowd.pdf pp xii

[16] http://ciperchile.cl/2016/12/19/ciencia-sin-alma-la-impronta-neoliberal-en-la-investigacion-cientifica-chilena/

Imagen principal: La Venganza de Hipatia

Más Júpiter gracias a Juno

Publicado en zemiorka.
Léelo completo en su sitio: http://ift.tt/2vZCITE

El crédito de esta imagen corresponde a Séan Doran, y está elaborada en base a las imágenes enviadas durante el octavo perijovio de la sonda Juno. Se puede ampliar aquí. Vía: JunoCam.-
 El pasado viernes la NASA publicó nuevas imágenes de Júpiter tomadas por la sonda Juno. El plato fuerte de la misión no es la fotografía: Juno está concebida para el estudio en detalle de la estructura interna de Júpiter. Sus resultados científicos fundamentales serán poco visibles, por decirlo de alguna manera: el sistema de cámaras que porta no fue concebido para la toma de imágenes de gran resolución. Sin embargo, y por suerte, esto no es problema para conocer nuevos detalles visuales de Júpiter gracias a la existencia de una comunidad de curadores que se encargan de procesar las imágenes en crudo recibidas de la sonda. Este buen y sano ejemplo de ciencia abierta ha permitido conocer un nuevo Júpiter, y sus resultados mejoran en cada perijovio:

Imagen curada por Sean Doran. Click para ampliar. Vía: NASA.-

 Más allá de las imágenes, los datos enviados por Juno vuelven a poner el foco en las extraordinarias auroras polares de Júpiter, descubiertas por el telescopio espacial Hubble. A finales del año pasado Juno captaba los primeros datos de estos potentes fenómenos desde la órbita de Júpiter. El pasado 7 de setiembre conocimos datos realmente sorprendentes sobre las características generales de las auroras jovianas.
 Con los datos del espectrómetro ultravioleta y el detector de partículas de Juno (JEDI) se logró profundizar en el conocimiento de estos intensos fenómenos. En primer lugar, las estructuras del campo magnético más cercano a Júpiter son más débiles en cuanto a su intensidad y más desordenadas en cuanto a su estructura de lo esperado. En particular ha llamado la atención que los picos de energía de los electrones detectados son también más bajos de lo esperado, según los modelos previos utilizados.
 Aún así, y como es de esperar en el caso del planeta más grande del Sistema Solar, Júpiter posee las auroras más potentes y energéticas jamás detectadas. Los electrones acelerados por el campo magnético de Júpiter poseen una energía mayor a los 400.000 electron volts. Esto es, aproximadamente, entre 10 a 30 veces mayor a las energías detectadas en las auroras terrestres. Aún así, el mecanismo mediante el cual se producen estos intensos fenómenos no ha sido determinado.

Imágenes captada por el espectrómetro ultravioleta de Juno (UVS) correspondientes al polo sur (izquierda) y al polo norte (derecha). Se aprecia la intensidad de los espectros ultravioletas para energías altas (rojo), medias (verde) y bajas (azul). En rojo se representan las líneas del campo magnético de Júpiter, en base a modelos físicos. En traza azul se representa la posición promedio de las respectivas auroras. Imagen vía Nature.-

  Júpiter es un gran laboratorio para entender la compleja dinámica de las interacciones entre partículas y campos magnéticos. El interés del estudio de estos procesos abarca la astronomía profunda y también los fenómenos meteorológicos de nuestro planeta. El principal desafío que plantea el potente campo magnético joviano es el de poder diseñar instrumentos capaces de estudiarlo. Esto quedó patente con el primer encuentro de la sonda Pioneer 10, y produjo efectos que hicieron preocupar a los ingenieros en ocasión del sobrevuelo de las misiones Voyager. Juno ha sido diseñada específicamente para el estudio de estos campos. Todo el conocimiento generado a partir de estos estudios tiene, además de su interés fundamental, aplicaciones críticas en materia de diseño de equipos espaciales y de futuras misiones tripuladas a otros destinos del Sistema Solar.

 Mientras conocemos más sobre Júpiter, nos seguiremos maravillando con el intenso espectáculo de sus auroras polares:

 Elaborado en base a: NASA, Johns Hopkins University, Nature.-